¿Has oído hablar de la depresión vaginal? Esta condición existe, y tiene cura

Sí, tu vagina puede deprimirse. [Foto: Getty]

¿Recuerdas aquella escena de Sexo en la ciudad en la que Charlotte va al ginecólogo porque cree que tiene candidiasis y descubre que sufre una depresión vaginal? En términos médicos, Charlotte sufría una condición llamada vulvodinia, la cual es bastante común.

La vulvodinia es una alteración que provoca dolor en la vulva, la parte externa de la vagina, y no se relaciona necesariamente con una causa específica. En 2014, la Revista Internacional de Salud Femenina calculó que alrededor del 16% de las mujeres de todo el mundo padecen distintos grados de vulvodinia en algún momento de la vida.

La depresión vaginal puede afectar a mujeres de todas las edades, aunque generalmente se presenta en mujeres sanas. Su síntoma principal es una sensación de ardor o quemazón que se desencadena al tocar la vulva, ya sea durante el sexo o al insertar un tampón.

Algunas mujeres también padecen trastornos como el vaginismo, que se debe a la contracción involuntaria de los músculos de alrededor de la vagina, la cistitis intersticial, una condición que causa dolor en la vejiga, períodos menstruales dolorosos y el síndrome del intestino irritable.

La vulvodinia es un problema crónico, es decir, que se mantiene a largo plazo, y en muchos casos resulta difícil de gestionar, aunque dichas mujeres podrían mejorar con sesiones de terapia grupal, según reveló un estudio reciente.

Investigadores de la Facultad de Salud y Ciencia de la Universidad de Oregón en Portland descubrieron que la mayoría de las mujeres que sufren vulvodinia presentaron una mejoría significativa de los síntomas tras seis meses de “terapia cognitiva-conductual grupal, que incluía meditación”.

Aunque este tipo de terapia se suele indicar para el tratamiento de la ansiedad y la depresión, también se utiliza para abordar otros problemas de salud psicológica y física.

Según el estudio, publicado en la Journal of Lower Genital Tract Disease, una revista dedicada a las enfermedades del tracto genital inferior, el grupo sometido al tratamiento cognitivo-conductual obtuvo mejores resultados, en comparación con otros grupos de apoyo, además de brindar “ventajas en la reducción de la incomodidad asociada a la vulvodinia localizada”.

La terapia cognitiva-conductual podría ayudar a las mujeres que sufren vulvodinia. [Foto: Getty]

¿Cómo tratar la depresión vaginal?

Shamir Patel, farmacéutico y director administrativo de chemist-4-u.com, explicó que la vulvodinia puede resultar muy angustiante para quien la padece ya que es un problema crónico.

“A diferencia de las enfermedades de transmisión sexual, que se tratan con antibióticos, la vulvodinia se trata con antidepresivos, los cuales alteran la percepción del dolor en vez de aliviar el estado depresivo”.

Según el especialista, las cremas y lubricantes vaginales ayudan a hidratar el área, y la aplicación gel térmico frío en la vulva puede aliviar el dolor.

“Aplicar un gel anestésico unos 10 minutos antes de la actividad sexual puede ayudar a mejorar los síntomas y hacer que el sexo sea menos doloroso”, agregó el médico.

Utilizar ropa interior 100% de algodón y prendas más holgadas también ayuda a prevenir los síntomas y aliviar los dolores.

“El bienestar mental también es importante. La terapia y el asesoramiento, como la terapia cognitiva-conductual, a menudo ayudan a las mujeres a lidiar con el impacto que la vulvodinia causa en sus vidas”, agregó.