Opinión: Querido Brooklyn Peltz Beckham: ¿sabías que no por ser un bebé del nepotismo tienes que ser insoportable?

·4  min de lectura

Hablando de bebés nepo (o bebés del nepotismo), porque en estos días todo el mundo lo es, conoce a Brooklyn Peltz Beckham. Ahora bien, por si no conoces el término, los bebés nepo son los hijos de personas ricas, famosas o con gran influencia; y Peltz Beckham, hijo de la superestrella del deporte David y la Spice Girl Victoria, es un excelente ejemplo. El joven Brooklyn ha estado intentando encontrar su vocación profesional durante varios años, siempre a la vista del público. A los 16 años, tuvo un breve periodo como futbolista profesional (el hecho de que su padre sea nada más y nada menos que David Beckham fue una mera coincidencia). Siguió un breve lapso como modelo. Luego llegaron los fugaces días en que Brooklyn estudió fotografía en la Parsons School of Design de Nueva York. Publicó (por supuesto) un libro “curado” de sus fotos favoritas, producido por una importante editorial en 2017, titulado What I See. Una de las fotografías incluidas era la silueta borrosa de un elefante junto a las palabras: “Elefantes en Kenia: tan difíciles de fotografiar, pero increíbles de ver”.

Pero esos eran meros pasatiempos, pruebas de lo que es la vocación real y verdadera de Brooklyn: cocinar. Como todo chef principiante, el hijo mayor de Beckham tiene una serie popular en las redes sociales. “Cookin’ with Brooklyn” cuenta con un personal de 62 personas para ayudar a B a hacer sándwiches y cosas por el estilo. A pesar de que el programa ha sido criticado, tal vez porque Brooklyn parece ser un cocinero terrible, su confianza permanece inquebrantable.

Justo esta semana, el productor Daniel Mac vio al joven conduciendo su automóvil de US$1,2 millones, un MacLaren P1, por la calle principal de Los Ángeles, Rodeo Drive. El presentador de “What Do You Do for a Living?” [¿A qué te dedicas?] de TikTok le hizo a Brooklyn esa misma pregunta, lo que implicaba claramente que la nave de Brooklyn era impresionante y que quería saber cómo había ganado la cantidad de dinero necesaria para pagarlo. La orgullosa respuesta de Peltz Beckham fue: “Soy chef”. Algunas personas en los comentarios señalaron que al parecer no entendió el punto.

Además de los talentos de Brooklyn en la cocina, aparentemente él y su esposa (la actriz y heredera Nicola Peltz) son responsables de un fenómeno completamente nuevo: la combinación de apellidos (apellidos unidos por guion). Si bien la mayoría podría argumentar que esto no es original, Brooklyn está convencido de que “Peltz Beckham” es producto de su mente infinitamente creativa. Apellidos combinados: tan difíciles de encontrar, pero increíbles de ver.

Con ganas de sacar hasta mis trapitos al sol, compartiré que mi hijo, que no tiene un nombre combinado, también es chef en un restaurante en las afueras de Filadelfia. Patrick maneja un Kia “antiguo” que vale quizás US$12.000, y según el estándar del automóvil de un cocinero promedio, él está en lo más alto. Resulta que uno no entra en este campo por riquezas y gloria. Los chefs se sacrifican con incontables horas en las sofocantes cocinas de los restaurantes, y llevan sus quemaduras y cortes de cuchillo como insignias de honor. Es difícil imaginar que Brooklyn realmente dé alguno de los pasos necesarios para escalar en las filas culinarias; lo más probable es que la próxima vez que cambiemos la página del calendario lo veamos intentando con otra profesión.

Otros ejemplos de hijos que recibieron un “pequeño” empujón por parte de sus padres famosos incluyen a Dakota Johnson, Zoë Kravitz, Maud Apatow y Jaden Smith. Es a la vez honesto y refrescante cuando algunos de ellos confiesan sus vidas de privilegios e influencias. La misma cineasta Destry Spielberg (hija de Steven Spielberg y Kate Capshaw) lo dice: “¡Reconozco que nací con privilegios! ¡Soy plenamente consciente de ello! Mi misión es traer nuevos talentos a la industria y brindar oportunidades a artistas de todos los orígenes. Nadie debería quedar fuera por las conexiones que no tiene”. Destry está usando su plataforma para destacar a aquellos que no vienen de una familia con un director superestrella.

La generación Z ve en gran medida a los bebés nepo con filosofía. Los jóvenes de hoy parecen haber aceptado que, justa o injustamente, algunos nacen con grandes ventajas en el mundo. La actriz Jess Elgene, citada en The New York Times, tiene un mensaje para los privilegiados: “Solamente digan: ‘Sí, soy hijo de una celebridad y estoy muy agradecido por las oportunidades que obviamente me ha brindado’. Así no hay problema. Creo que lo que me molesta es cuando hay una negación de esa diferencia situacional: la pura pinta del trabajo duro”.

Entonces, Brooklyn, te deseo lo mejor en todas tus actividades futuras. Y estoy segura de que te esfuerzas en lo que haces. Pero, por favor, deja de fingir que eres un adulto joven típico, o que tener padres famosos no ayuda. Actuar como si fueras una persona cualquiera insulta a la gran mayoría de los jóvenes chefs, fotógrafos y jugadores de fútbol a los que sí les cuesta trabajo lograr sus objetivos. Reconoce tu extrema buena fortuna, trabaja duro y con humildad, y retribuye al mundo. Entonces serás verdaderamente un éxito.