¿Quién se opuso a la boda de Mike Tindall y Zara Phillips?


A día de hoy Mike Tindall y Zara Phillips forman uno de los matrimonios más estables y queridos de la familia real británica. La pareja, que se conoció en 2003 y se casó en 2011, se ha ganado el respeto de propios y extraños gracias a su discreción y su buena disposición a la hora de participar en actos oficiales cuando la ocasión lo requiere, para mostrar su apoyo a la reina Isabel II.

Sin embargo, en un principio hubo alguien que se opuso a su enlace, y en contra de lo que pudiera parecer en un primer momento, no fue la soberana ni la princesa Ana, madre de Zara. La abuela materna de Mike era quien no veía con buenos ojos su relación sentimental con la joven jinete debido a su conexión con la realeza, a pesar de que ella en concreto no cuenta con ningún título por expreso deseo de sus progenitores, que quisieron ofrecerle una vida lo más normal posible desde su infancia.

En realidad, la anciana no tenía nada en contra de Zara, porque nunca llegó a conocerla en persona, pero temía que su nieto fuera menospreciado por los Windsor.

"La madre de mi esposa Linda se oponía radicalmente a esa unión", ha confesado ahora Philip Tindall, el padre del antiguo capitán de la selección de rugby de Inglaterra, en una entrevista al dominical The Sunday Times. "En su época, los miembros de la realeza se casaban con otros royals. Estaba convencida de que la boda sería un desastre y que todo el mundo la boicotearía".

Sin embargo, no podría haber estado más equivocada: "Desde el principio, toda la familia fue encantadora", ha insistido.

Los Tindall empezaron a pasar cada vez más tiempo con la princesa Ana con la excusa de ver juntos los partidos de Mike, a lo que solía seguir una invitación para quedarse a cenar, y eventualmente también tuvieron la oportunidad de conocer a otros royals en un ambiente informal.

"Enrique solía estar siempre cerca para ver el rugby. Poco a poco y sin armar jaleo, fuimos encontrándonos con todos, y así se desarrollaron las cosas durante unos cuantos años", ha desvelado Philip. "La madre de Linda falleció antes de poder ver a Zara, pero estoy convencido de que la hubiese querido tanto como la queremos nosotros porque Mike y ella están hechos el uno para el otro. Lo que uno empieza, lo termina el otro; son el equipo perfecto", ha concluido.