Paradoja en Vaca Muerta: pese al congelamiento interno de precios, la producción de petróleo sigue en aumento

·4  min de lectura
Sorpresa en Mendoza: hallan petróleo convencional en Vaca Muerta
Sorpresa en Mendoza: hallan petróleo convencional en Vaca Muerta

Tras sufrir una de las peores crisis de su historia, la industria petrolera tuvo un fuerte crecimiento el año pasado en la Argentina. De hecho, en diciembre se alcanzó una producción de 559.000 barriles diarios, el mayor nivel desde octubre de 2012, según datos de la Secretaría de Energía. La producción total de petróleo superó en un 14% el volumen del mismo mes del año anterior.

Esta producción fue posible gracias al crecimiento que tuvo desde entonces la no convencional, la técnica que se utiliza en la formación Vaca Muerta, donde la roca es más dura y es necesario usar el fracking (se inyecta mucha agua para romper el suelo y los pozos se hacen de manera horizontal, en forma de “L”). Hace 10 años, esta actividad no era rentable, pero gracias al avance de la tecnología, su desarrollo fue exponencial y hoy representa el 38% del total de la producción local (212.420 barriles).

Todas las variables indican que el crecimiento de la producción en Vaca Muerta seguirá en ascenso, sobre todo si se tiene en cuenta que el incremento fue de 64% cuando se lo compara con los niveles de diciembre de 2020.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el jueves 20 de enero

“Le dimos reglas claras y previsibilidad a la actividad y mes a mes aumentó la producción. Esto nos permite generar más energía para acompañar el proceso de crecimiento que está viviendo la Argentina”, dijo Darío Martínez, secretario de Energía, en un comunicado.

En la práctica, el contexto macro no ayuda mucho al sector, como el congelamiento de facto del precio de los combustibles (no se actualizan los valores desde el 16 de mayo pasado), la brecha cambiaria de más del 100% y, en particular, el cepo y la imposibilidad de girar divisas al exterior.

Las empresas también están a la expectativa de lo que ocurrirá con la ley de Promociones de Inversiones Hidrocarburíferas, que el Presidente ya envió al Congreso en septiembre último, pero que todavía no consigue, paradójicamente, consenso en el oficialismo para tratarla. Si bien ninguna petrolera cree que la iniciativa será un game changer (un punto de inflexión), podría incentivar algunas nuevas inversiones.

¿Por qué crece la producción entonces? En primer lugar, el valor del Brent, la cotización internacional que se toma de referencia en la Argentina, se mantuvo mucho más alto de lo que la industria esperaba, en niveles superiores a los US$80 por barril de petróleo. Hoy, por caso, está arriba de US$88. Si bien la legislación local obliga a las petroleras a abastecer el mercado interno antes de permitirles vender al exterior, el sector se vio favorecido con la reducción de retenciones que hizo el Gobierno en 2020, que estableció la alícuota en 8%. Esto generó que algunas empresas puedan exportar hasta el 30% de su producción.

La producción en Vaca Muerta representa casi el 40% del total en la Argentina
La producción en Vaca Muerta representa casi el 40% del total en la Argentina


La producción en Vaca Muerta representa casi el 40% del total en la Argentina

En segundo lugar, las empresas hablan de una mayor eficiencia en la producción, lo que hizo bajar los costos a niveles antes impensados para esta tecnología. Vista, por ejemplo, la compañía que fundó Miguel Galuccio indicó en su último balance que redujo el costo de desarrollo y de completación de pozos en un 40% en los últimos cuatro años. Por lo tanto, es rentable la operación, incluso vendiendo en el mercado interno, donde están congelados los precios. Los valores comercializados en el mercado doméstico van desde US$55 a US$58 el barril, mucho menores a los precios internacionales.

Por otro lado, superada la etapa de las cuarentenas estrictas, se empezaron a conectar muchos pozos que ya habían sido perforados previo a marzo de 2020, pero que no se pudieron poner en producción.

“Lo que no se ve mucho en el horizonte son nuevos proyectos de inversión o un despegue de Vaca Muerta como el que debería tener. Sigue la curva de lo que se espera para los proyectos actuales con muy buenos resultados, incluso en algunos aspectos mejores a los esperados. Las principales empresas que están en Vaca Muerta vienen invirtiendo más o menos lo mismo todos los años, depende el tamaño de cada una, y obtienen más producción. Eso es eficiencia. Pero lo que falta es que ‘explote’ de inversión para que dé el salto. Que haya los famosos US$10.000 millones al año que se hablaba en 2019″, opinaron en reserva en una compañía líder del sector.

En otra de las compañías indicaron que la apuesta del sector es a largo plazo, donde se espera que el escenario actual de distorsiones cambiarias no esté más. “A pesar del contexto, las petroleras han hecho las cosas bien, se avanzó y se creció mucho. Ahora, el tema a resolver sigue siendo el acceso a divisas, que es lo que moverá la aguja en lo que se refiere al ingreso de nuevas inversiones”, indicaron.

“Vaca Muerta está probado, las empresas que ya juegan en la formación lo hacen de manera eficiente, hay un contexto en el que se puede abastecer al mercado local y también exportar en paralelo, pero es fundamental el acceso a divisas para que nuevas inversiones puedan ingresar”, agregó el responsable de la empresa, otra de las principales operadoras en el país.

Finalmente, el gran desafío a futuro será también ampliar la capacidad de transporte, para que no se convierta en un cuello de botella de la producción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.