¿Participarías en ensayos clínicos para ayudar a frenar el Alzheimer?

Afecta a más de 35 millones de personas en el mundo y en 2050 la cifra ascenderá a 115 millones, ahora tú puedes ayudar a frenarla

A día de hoy el Alzheimer es una enfermedad irreversible y progresiva del cerebro que destruye lentamente la memoria y las habilidades cognitivas. (Foto: Getty/istock)

La demencia está considerada el mayor problema de salud y atención de una generación. A su vez, el Alzheimer es el tipo de demencia más común, y solo entre el 40-50 de personas son diagnosticadas.

En la actualidad, esta enfermedad no se detecta hasta que no afloran síntomas evidentes, como la pérdida de memoria (cuando las neuronas están muriendo), las alteraciones del lenguaje, y de la orientación en el espacio y el tiempo; si bien su gestación comienza entre 10 y 15 años antes.

Diagnosticarla en una etapa temprana permite a los pacientes participar en ensayos clínicos para frenar el deterioro, a la vez que ofrece a las familias más tiempo para reaccionar y prepararse para la nueva situación.

Es un proceso tan doloroso para las familias de los enfermos, como complejo para los médicos. Casi siempre es un familiar el que se ocupa del enfermo, un rol duro y difícil que también pone en riesgo la salud del cuidador. (Foto: Getty)

Por eso quiero hablarte de esta iniciativa especialmente interesante para todos lo que soléis buscar conceptos de salud en la red, como los relacionados con el cuidado de la memoria, la vida saludable o el Alzheimer. Bien, pues a partir de ahora llegarás con facilidad a un nuevo portal que ya está operativo para el reclutamiento on-line de personas que puedan padecer Alzheimer en fase temprana.

Este innovador proyecto tiene como objetivo principal consolidar un sistema de diagnóstico precoz del Alzheimer bajo el modelo de “ciencia ciudadana”, en el que ciudadanos anónimos colaboran con la investigación.

Uno de sus aspectos más novedosos estriba en la amplia participación sobre la que se basa la investigación: al menos 2.000 personas, con edades comprendidas entre los 65 y 85 años, de Alemania, Suecia, Eslovenia, España y Países Bajos, reclutadas mediante el uso de algoritmos inteligentes y bajo tecnología Big Data desarrollada por GMV.

Cada vez hay más casos de aparición precoz; lo que ha dado lugar a separarla en dos grandes grupos: la Late-Onset AD (de aparición tardía) y la Early-Onset AD (de aparición precoz).(Foto: Getty)

El trabajo de investigación realizado en el marco de MOPEAD ayudará a definir nuevas intervenciones terapéuticas con las que tratar la enfermedad y a seleccionar las personas idóneas para participar en ensayos clínicos que permitan desarrollar nuevos medicamentos capaces de frenar o ralentizarla.

Como afirma Mercé Boada, directora médica de la institución que lidera el proyecto, la Fundació ACE, e investigadora principal de MOPEAD, “identificar los síntomas del trastorno, cuanto antes y lo mejor posible, es clave para entender el proceso neurodegenerativo y encontrar tratamientos más efectivos en estas primeras etapas de la demencia”.

Una vez en la plataforma, los ciudadanos con edades comprendidas entre 65 y 85 años, tienen acceso a varios test diseñados por neurólogos y neuropsicólogos con los que se realiza una primera evaluación de su estado cognitivo. En un segundo estadio, aquellos identificados como susceptibles de estudio posterior porque muestren desórdenes cognitivos leves pueden ser tratados en clínicas especializadas.

En España, la clínica de referencia, a su vez líder del proyecto es la Fundación ACE. El Centro para la investigación del Alzheimer “Karolinska Institutet” de Estocolmo; el Hospital Universitario de Liubliana; el Hospital General de Colonia “Uniklinik Köln” y el Hospital Universitario de Ámsterdam completan el espectro de centros participantes en MOPEAD que trabajarán con los pacientes reclutadas en sus áreas de influencia.

Los expertos en salud recomiendan realizar ejercicio diario, participar en actividades sociales e intelectualmente estimulantes, controlar la diabetes tipo 2, bajar los niveles altos de presión sanguínea y de colesterol, mantenerse en un peso sano y dejar de fumar, entre otras cosas.

Hábitos que te ayudan a ‘revertir’ su desarrollo

  1. Incluir en tu dieta alimentos fermentados, probióticos y prebióticos; la salud gastrointestinal ha sido relacionada con la salud del cerebro.
  2. Ayunar 12 horas o más, entre la cena y el desayuno del día siguiente, y asegurarse de que pasen al menos tres horas entre la cena y la hora de dormir. Con el descanso el cuerpo entra en un proceso llamado ‘autofagia’, que puede ayudar a destruir la beta-amiloide, una proteína problemática que se acumula en los cerebros de las personas con Alzheimer.
  3. Fortalecer la sinapsis. Suplementos de DHA (Omega-3) y de citicolina podrían ayudar a reforzar las conexiones cerebrales.
  4. Controlar el consumo de pescados,pues la exposición a metales pesados como el mercurio ha sido asociada a la demencia.
  5. Reducir el consumo de carbohidratos simples (granos, vegetales con almidón y azúcar), ya que inflamarían el cuerpo y el cerebro.
  6. Descansar bien.Lo ideal es dormir entre 7 y 8 horas todas las noches.
  7. Combatir el estrés.La hormona cortisol podría dañar el hipocampo, un centro de memoria en el cerebro.

¿Te preocupa el avance de esta enfermedad? ¿Crees que estas iniciativas ayudan, participarías? ¿Qué haces para mantener joven tu cerebro?

También te puede interesar:

Alimentos cerebroactivos, ¿aún no los conoces?

Dos (inesperadas) sustancias que tu cuerpo necesita para mantenerse saludable

Este aditivo alimentario sí es bueno (para la memoria)

7 pasos para evitar que el ‘interruptor’ de la demencia se active