¿Qué pasó el fin de semana con las criptos Dogecoin y Shiba Inu?

·2  min de lectura

Las criptomonedas como Shiba Inu (SHIB) y Dogecoin (DOGE) tuvieron una ganancia del 15 por ciento en las últimas 24 horas, gracias a la recuperación en el comportamiento de riesgo en los mercados de los tokens y al optimismo alrededor del Ethereum (ETH) que superó el nivel de los 2,000 dólares el domingo por la noche, mientras que Bitcoin se situó nuevamente por arriba de los 25,000 dólares.

DOGE suma así cinco días al alza y ha logrado subir más del 20 por ciento, mientras que el precio del ETH también registra 10 por ciento hacia arriba en la última jornada. El movimiento se debe a la apreciación de las perspectivas a largo plazo de las monedas digitales, a pesar del retroceso en los precios, pues tras la desaceleración en la inflación, la FED reafirmó su postura moderada sobre la política monetaria.

Además, los inversionistas se encuentran motivados por la publicación de la fecha aproximada de la fusión de Ethereum, reportada por Criptonoticias para llevarse a cabo entre el 15 y el 20 de septiembre. Sin embargo, analistas como Michael Nderitu, piden tener cautela con este tipo de ganancias, pues según muestran las ballenas de inversión parecen indicar que los grandes capitales no se están moviendo con la subida del precio, lo que podría indicar que hay pocas expectativas de que las criptodivisas sigan su camino hacia arriba.

El Dogecoin, que se lanzó en 2013 como una broma, hoy ocupa el décimo lugar en el CoinMarketCap, con un valor en el mercado de más de 10,000 millones de dólares. Este sábado alcanzó los 0.08 centavos de dólar después de iniciar el año con sólo 0.002 dólares.

Por su parte, la otra criptomoneda relacionada con el meme “Doge”, SHIB, que ocupa el número 12 en el CoinMarketCap, también consiguió establecer un máximo el sábado.

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas son un medio digital de intercambio que asegura las transferencias financieras mediante métodos criptográficos, es decir, encriptados. Surgieron como una alternativa a las monedas convencionales que están centralizadas y organizadas por entidades y bancos.

Cada criptomoneda se crea a través de códigos encriptados que se van “minando” en computadoras con potentes procesadores que nunca descansan. Cada criptomoneda tiene su propio algoritmo, que gestiona aspectos como la cantidad de nuevas unidades que se emiten cada año.

La primera criptomoneda fue el Bitcoin, pero tras su éxito han ido creándose muchas otras criptomonedas, algunas de ellas, como Ethereum o Dogecoin, alcanzan la fama, generalmente gracias al apoyo de figuras públicas, como es el caso de Elon Musk con la segunda.