El pasado desconocido de Mayra Gómez-Kemp en el cine de terror

·5  min de lectura

Por Mike Medianoche. - Uno de los personajes que más noticias acapararon la pasada semana fue Mayra Gómez-Kemp, quien tuvo un desencuentro con Paz Padilla en Sálvame para hablar de cómo está viviendo la pérdida de su marido, el actor Alberto Berco, quien falleció el pasado enero a los 91 años, y con el que mantenía una historia de amor que duró casi medio siglo. 

Mayra es, sin duda, una de las presentadoras más queridas de nuestra televisión, pues se coló durante años en nuestros hogares a través del emblemático concurso Un, dos, tres, responda otra vez. Sin embargo, Mayra es mucho más que una presentadora, pues antes de ponerse al frente del famoso formato creado por Chicho Ibáñez Serrador fue cantante y actriz, haciendo incursiones incluso en el cine de terror.

MADRID, ESPAÑA- 04 DICIEMBRE:  Mayra Gomez Kemp en el programa 'El Hormiguero' el 4 de diciembre de 2014, en Madrid, España.  (Footo Juan Naharro Gimenez/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA- 04 DICIEMBRE: Mayra Gomez Kemp en el programa 'El Hormiguero' el 4 de diciembre de 2014, en Madrid, España. (Footo Juan Naharro Gimenez/Getty Images)

Mayra Gómez-Kemp nace en Cuba en el año 1948, pero comienza a viajar con su familia por diferentes países. Sus padres se dedicaban al mundo del espectáculo y ella desde muy joven sintió el gusanillo. Con unos seis años debutó en una serie cubana, una comedia en la línea de la americana I love you Lucy.

Ya adulta estudió Periodismo en Miami, pero el gusto por la actuación estaba ahí, y comienza a cantar flamenco con canciones como ‘El toro y la luna’, y en 1966, todavía siendo una estudiante, debuta en el mundo del cine en una película de terror que ella califica comohorrorosamente mala”. Hablamos de La venganza de Tartu, en la cual un grupo de estudiantes y un profesor profanan una tumba en un cementerio indio y despiertan el espíritu del ancestral chamán Tartu, quien puede adoptar formas varias, que van de un zombie a animales diversos. 

Mayra, que aparece acreditada como Mayra Christine, interpreta el personaje de Cindy, quien tiene su mayor momento de gloria en una pelea con un cocodrilo gigante. Un reptil que era auténtico, perteneciente a una granja especializada en criar animales para espectáculos, y que curiosamente se llamaba Chicho.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Se trata de una auténtica rareza cinematográfica que actualmente es imposible de encontrar editada en nuestro país. La película supuestamente fue escrita durante veinticuatro horas por su director como un encargo, pues se necesitaba una película de género para emitir en un programa doble junto a otra cinta de terror. Tanta improvisación hubo en el libreto que, según cuenta Mayra en sus memorias llamadas Hasta aquí puedo leer, su personaje estaba destinado a ser el segundo en morir, pero que el director vio que gritaba muy bien y dejó que Cindy durase hasta el final.

En Estados Unidos fue un clásico de los que se pasaban por la televisión de pago a altas horas de la noche y quienes la han visto cuentan que es un sinsentido. Una película de terror mala, tan mala que ni siquiera puede darse la vuelta y convertirse en algo divertido.

Mayra llega a España en 1970, y sus primeros trabajos por estas tierras también fueron como actriz. Trabajó en el musical The Rocky Horror Show, un delirio donde se mezclan extraterrestres, travestismo, glam y muchas canciones pegadizas. Ella interpretaba el personaje de Magenta, una de las sirvientas del excéntrico dueño de la casa donde transcurre la acción, un doctor bautizado como Frankburguesa y al que encarnaba el exniño prodigio Pedro Mari Sánchez. Fue gracias a esta función donde nuestra protagonista conoció a Alberto Berco, que tenía el papel de narrador.

Rocky Horror le dio muchas alegrías, pero también episodios muy tristes. Cuando la obra llevaba más de un año en cartel Mayra quedó embarazada de Alberto, pero no dejó la función, en la que tenía que hacer un gran trabajo físico, incluyendo saltar desde un frigorífico. Un día, al terminar, comenzó a sentirse mal, y finalmente perdió el bebé.

Antes mencionábamos el trabajo de Mayra Gómez-Kemp como presentadora en el mítico Un, dos, tres. Lo que pocos recuerdan es que ella comenzó en el programa como actriz cómica, en la parte final, la conocida como subasta. Su primer papel era en el programa dedicado a Las mil y una noches, y ella recitó un texto que rezaba Somos las huríes, hijas del Islam, nosotras amamos al buen musulmán…”. A modo de guiño, en el primer programa que ella presentó la temática fue también Las mil y una noches, y unos desconocidos cómicos llamados Martes y Trece, travestidos de mujeres árabes, dijeron exactamente el mismo guion.

Gracias al Un, dos, tres Mayra también retomó su faceta de cantante, como componente del trío Acuario, formado junto a dos azafatas del concurso, María Durán y Beatriz Escudero, con el que popularizó temas como ‘Rema, marinero’. Un proyecto que no se gestó en el plató, sino en una sala de un teatro en el que don Lurio (futuro padre de las Mamachicho de Telecinco) vio a Mayra actuar en el musical Dos veces cada noche y le propuso crear un grupo con sus compañeras, que esa noche acudieron como espectadoras.

La vida de Gómez-Kemp cambia en 1982, cuando Chicho Ibáñez Serrador la elige como presentadora del Un, dos, tres, como sustituta de Kiko Ledgard tras sufrir un accidente. Mayra hizo entonces historia de la televisión, no solo nacional, sino también mundial: fue la primera mujer que presentaba un concurso, terreno hasta entonces exclusivo de los hombres. De ahí su carrera fue imparable, compaginando la televisión con la radio. En el año 2014 la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión le da el premio a Toda una vida. Una trayectoria en la que ha cantado, bailado, ha llevado la magia de Ruperta a millones de hogares… y hasta ha provocado sustos al ser devorada por un cocodrilo.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.