El paseador de los perros de Lady Gaga se ha mudado de casa por motivos de seguridad

·1  min de lectura


Ryan Fischer, de 30 años, recibió cuatro disparos el pasado mes de marzo durante un paseo con los tres bulldogs franceses de Lady Gaga de los que se ocupaba habitualmente cuando unos desconocidos le abordaron en plena calle e intentaron arrebatarle a dos de los animales. El cuidador de los perritos resultó herido en el forcejeo que tuvo lugar y quedó tendido en la acera desangrándose mientras los secuestradores salían huyendo.
Las mascotas de la famosa cantante fueron recuperadas sanas y salvas 48 horas más tarde, pero Ryan tuvo que pasar varias semanas en cuidados intensivos antes de recibir el alta. Su regreso a la vida normal no está resultando sencillo, según confesó él mismo en la única publicación que ha realizado en su cuenta de Instagram hasta la fecha para explicar que aún está lidiando con el trauma que ha supuesto tan traumática experiencia.
Ahora ha salido a la luz que Ryan ha decidido abandonar su apartamento para mudarse a un lugar "seguro", según afirma el tabloide The Sun, porque las personas que le dispararon aún no han sido detenidas. Al parecer, mientras sus agresores continúen en libertad ha preferido instalarse con su familia para que le asistan además en su recuperación.
Se cree que Gaga ha corrido con las facturas médicas de su empleado porque se sentiría fatal por lo que le ha pasado a Ryan y querría asegurarse de que reciba los mejores cuidados posibles.