Pedofilia: ¿el próximo gran escándalo de Hollywood?

Hace varios meses que el escándalo más vergonzoso en la historia de Hollywood comenzó a hacer ruido. Pero del que nadie casi habla.

El 5 de octubre de 2017, el New York Times destapó el mayor secreto de la industria con el testimonio de varias mujeres acusando al productor más influyente del cine, Harvey Weinstein, de acosos y abusos sexuales. Desde ese día se abrió una caja de Pandora que no deja de revelar nombres, víctimas y depredadores en todos los rincones de Hollywood. El escándalo fue creciendo con personajes como Jeremy Piven y Dustin Hoffman sumándose a la lista de acosadores; aunque la polémica llegó a su punto más delicado con Kevin Spacey abriendo la “otra” caja de secretos de Hollywood: la pedofilia.

Elijah Wood (Crédito: Bettina Strauss/BBCA – ©2016 AMC & BBC America), James Van Der Beek (©CBS Productions) y Corey Feldman (©Panic Ventures) se han pronunciado al respecto.
Elijah Wood (Crédito: Bettina Strauss/BBCA – ©2016 AMC & BBC America), James Van Der Beek (©CBS Productions) y Corey Feldman (©Panic Ventures) se han pronunciado al respecto.

Anthony Rapp acusó la estrella de House of Cards de intentar abusar de él cuando tenía 14 años, abriendo un hilo de acusaciones que van desde actores de teatro a trabajadores de la serie de Netflix. Otro de los últimos en sumarse a la lista de víctimas fue el hijo de Richard Dreyfuss, que aseguró a BuzzFeed News que Spacey lo “manoseó” cuando tenía 18 años con su padre en la misma habitación.

Desde entonces, el mundo se ha centrado en las campañas de movimientos como #MeToo o Time’s Up y en las mujeres y hombres que fueron contando su historia. Pero la verdad podría ser mucho más profunda. Los rumores de pedofilia en la meca del cine llevan muchos años amenazando con abrir uno de los X-Files más polémicos y controvertidos de Hollywood. Elijah Wood, James Van Der Beek y Corey Feldman son algunos de los intérpretes que llevan tiempo advirtiendo públicamente de la existencia de pedófilos entre los puestos más poderosos de la meca del cine… pero ¿por qué nadie los escuchó? ¿Por ser considerados estrellas caídas?

Bryan Singer es uno de los nombres que lleva varios años relacionado con esta polémica a través de acusaciones judiciales, hasta ahora siempre desestimadas por falta de pruebas. Y a sus 53 años podría estar a punto de hacer explotar el mayor escándalo de su vida y que podría producir otro efecto dominó como el de Harvey Weinstein.

Bryan Singer (Crédito: Gtres)
Bryan Singer (Crédito: Gtres)

The Atlantic publica en su edición de marzo los relatos de varios hombres que acusan al director acreditado de Bohemian Rhapsody de abusar de ellos cuando eran menores de edad (Singer abandonó el rodaje en plena producción por “motivos personales” y jamás volvió tras las vacaciones de Acción de Gracias, siendo reemplazado por Dexter Fletcher). Y desde que se sabe que el artículo estaba a punto de salir a la luz, Singer fue perdiendo el reconocimiento de premios como los BAFTA -que cancelaron su nominación-, el protagonista de la película no le agradece cada vez que recibe un premio y acaban de retrasar su próxima producción, el reboot de Red Sonja, aparentemente por el mismo motivo.

De esta manera, Bryan Singer podría estar a punto de convertirse en el títere sin cabeza que destape un escándalo aún mayor que el que vivimos desde 2017. Una polémica que muchas estrellas caídas u actores olvidados llevan varios años intentando destapar. Sin ir más lejors, ya en 2015 se estrenó un documental titulado An open secret que revela esta realidad con testimonios de actores infantiles que, ya adultos, cuentan su experiencia y señalan a diferentes pederastas que fueron procesados. Pero de los que nadie habla. Uno de ellos, incluso, era socio de Bryan Singer y sigue prófugo. A raíz del movimiento #MeToo tomó fuerza y es un fenómeno viral en Vimeo donde puedes verlo (en inglés) de forma gratuita. Merece la pena.

Corey Feldman en el Farm Sanctuary 25th Anniversary Gala en Nueva York (Autor: Bridget Laudien – Licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported)

Corey Feldman fue una de las estrellas infantiles más cotizadas de los años 80 gracias a películas como ‘Los Goonies’ o ‘Stand by me’. Pero su fama se apagó llegando a la adolescencia, cayendo en el abuso de las drogas y el alcohol. En agosto de 2011 reveló que el mayor secreto todavía presente en Hollywood era la pedofilia, confesando que tanto él como su mejor amigo, el fallecido Corey Haim, fueron víctimas de abusos en sus años de fama.

Desde el destape de Harvey Weinstein, Feldman apareció en varios programas de la televisión americana anunciando una campaña en Indiegogo para financiar una película que revelará que “la pedofilia es tan común como el sexismo en Hollywood”. A su vez, recientemente reveló nombres de algunos acosadores, como el ex agente de actores infantiles, Marty Weiss, y ex asistente Cloyd Jon Grissom.

En medio del escándalo, también se ha hecho viral una entrevista que Feldman dio en The View en 2013, en donde hablaba de este problema. Pero al ser “una estrella caída” que sufrió adicciones y escándalos públicos, la mayoría toma su testimonio como un intento de protagonismo. Incluso Barbara Walters reaccionaba escéptica diciéndole: “Estás dañando una industria completa”.

Por otro lado, Elijah Wood también habló de la pedofilia en la industria en el año 2016. Si bien aclaró que no se refería a experiencias personales, la estrella de El Señor de los Anillos fue uno de los jóvenes talentos del cine, contando con un pequeño papel en Back to the Future II cuando tenía 8 años.

Hay muchas víboras en esta industria, gente que solo tiene sus propios intereses en mente […] Lo que me enfada de estas situaciones que las víctimas no pueden hablar tan alto y claro como la gente con poder. Esa es la tragedia de revelar lo que le sucede a la gente inocente: pueden ser destruidos, pero sus vidas ya están irremediablemente dañadas”, dijo a The Sunday Times, en declaraciones recogidas por The Telegraph.

Mientras que James Van Der Beek, la estrella de Dawson’s Creek se sumó a la lista de víctimas después de revelar su propia experiencia a través de Twitter. El actor confesó que sufrió el acoso de hombres poderosos cuando era un intérprete joven.

Hombres mayores y poderosos me han tocado el trasero. Me arrinconaron en conversaciones sexuales inapropiadas cuando yo era mucho más joven” escribió a través de un tuit que borró más tarde. También añadió que los acosadores son desconocidos por la mayoría del público. “Dos de ellos fueron condenados y castigados y los demás ya han fallecido”.

Anthony Rapp, el primer actor que acusó a Kevin Spacey (Instagram/albinokid1026)

Pero hay más. La historia podría remontarse a Shirley Temple, quien ya advirtió en un tabloide británico de los “predadores sexuales que la alejaron del showbiz”. O al actor infantil Evan Henzi que acusó a su manager de abusar de él durante cinco años cuando era un niño. Marty Weiss fue sentenciado por dos cargos y pasó solo 6 meses en prisión. Samantha Geimer siempre mantuvo que Roman Polanski la violó cuando tenía 13 años cuando creía que iba a su casa para una sesión de fotos con el aclamado cineasta. El director pasó 42 días en cárcel y huyó de EEUU. A día de hoy sigue sin poder regresar al país. Alex Winter, el Bill de Bill & Ted, también reveló a BBC 5 Live que sufrió de abusos sexuales durante los años 70 cuando era una estrella infantil, viviendo una infancia “de infierno” y sufriendo stress post traumático. A su vez, Eliza Dushku de Buffy, cazavampiros, reveló que su compañero de True Lies, el actor de escenas de riesgo, Joel Kramer, abusó de ella cuando tenía 12 años. En resumen, el documental, estos intérpretes y muchos otros más, ya pusieron el dedo en la llaga hace tiempo, ¿por qué sus acusaciones no tuvieron el mismo impacto que las víctimas de Weinstein o Kevin Spacey? La respuesta podría ser muy simple: porque son señaladas como estrellas caídas, a las que se les acusa de falta de credibilidad y porque muchos de ellos terminaron cayendo en adicciones. ¿Pero si esta falta de crediblidad y problemas personales fueran consecuencia de lo vivido de pequeños?

Desde septiembre de 2012 existe una nueva ley en EE. UU. que obliga a cualquier profesional de la industria del cine que trabaje con niños a contar con un permiso especial. Este permiso pretende proteger a los pequeños de posibles depredadores sexuales, al obligar a los adultos a pasar pruebas con historial criminal incluido.

Ahora, a raíz del artículo en The Atlantic y las consecuencias que estaría viviendo Bryan Singer, es posible que Hollywood esté de nuevo en el punto de mira. Y el escándalo amenaza con ser peor y mayor de lo que podría imaginarse.

Para seguir leyendo:
Jim Carrey, el cómico que aprendió a convivir con la depresión
¿Homenaje o morbo? Preparan 3 películas sobre Sharon Tate en el 50 aniversario de su macabro asesinato
La historia de Yalitza Aparicio, la maestra indígena nominada al Oscar que jamás había soñado con ser actriz
Venganza, la película que cambió la vida de Liam Neeson cuando más lo necesitaba

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.