La película más estremecedora del 11S está en Netflix

·7  min de lectura

A lo largo de los últimos 20 años hemos sido testigos de un sinfín de películas, series y documentales centrados en los ataques terroristas del 11 de septiembre. Algunos fueron directo al grano retratando acontecimientos y personajes, otros indagaron en las consecuencias políticas y bélicas, algunos dramas glorificaron la labor de quienes se hicieron cargo de los escombros físicos y emocionales del terrible suceso, y otros nos trajeron historias de supervivencia, de análisis racial y social tras los ataques.

Pero entre tal cantidad de propuestas resulta curioso que solo un puñado haya conseguido calar en el gran público. Apenas podemos destacar Fahrenheit 11/9, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes y todavía el documental más taquillero de todos los tiempos. La obra de Michael Moore removió cimientos políticos y sembró polémica, sirviendo como una crítica a la presidencia de George W. Bush y la guerra de Irak. O la nominada al Óscar La noche más oscura (disponible en Netflix y Amazon Prime), que dramatizaba la búsqueda de Osama Bin Laden a través de un personaje ficticio de la CIA interpretado por Jessica Chastain. Ambas fueron aplaudidas por la crítica y recibidas con los brazos abiertos por la taquilla con $222 millones y $132 millones respectivamente. Hasta Nicolas Cage puso sabor hollywoodense con la apuesta de Oliver Stone, Word Trade Center (Netflix), que amasó $162 millones. Pero la gran mayoría de producciones no vivió la misma suerte.

Y hoy voy a hablarles de una película que no tuvo la repercusión merecida, olvidada por el gran público que nunca le dio una oportunidad pero recordada como una de las mejores en este subgénero dedicado al 11S por quienes sí la hemos visto. Les hablo de una película abrumadora, respetuosa y arrolladora que todavía, 20 años después de los ataques, sigue provocando las mismas emociones: United 93.

Cartel promocional de 'United 93' (Universal Pictures)
Cartel promocional de 'United 93' (Universal Pictures)

United 93, que actualmente está disponible en Netflix España y Movistar+, es un docudrama magistral dirigido y escrito por Paul Greengrass, un director experto en adentrarse en temas sensibles y retratarlos cinematográficamente con ojo periodístico. Ya lo había hecho en sus trabajos en televisión como periodista y coautor de un libro sobre información sensible del gobierno británico, así como en su película Bloody Sunday (Domingo sangriento) (disponible en Filmin), sobre los tiroteos de 1972 en Derry, Irlanda del Norte; su retrato del asesinato de un joven negro que destapó el racismo institucional en la policía inglesa, The murder of Stephen Lawrence o la aplaudida Omagh (Filmin) sobre el atentado con un coche bomba en la pequeña localidad irlandesa en 1998 que escribió y produjo. A su vez, en 2004 demostró su buena mano a la hora de convertir su cámara en un objetivo práctico, al adentrarse en la acción más frenética con un juego visual que nos posicionaba en la lucha cuerpo a cuerpo de Matt Damon y su amnesia en la secuela El mito de Bourne (Amazon Prime). Su táctica para la acción fueron clave para darle nueva vida a esta historia convertida en saga.

Con el aprobado de la industria gracias a las ganancias conseguidas por Bourne, este director se aseguró la libertad de crear su propio drama documental del 11S con una película que se alejaba de las exageraciones convencionales del cine hollywoodense. Una tarea difícil de conseguir al tratarse de una producción con estudios importantes implicados (StudioCanal, Working Title) y distribución de un todopoderoso como Universal. Pero lo consiguió. Él mismo escribió el guion basado en el informe de la Comisión del 11-S, y apostó un presupuesto de $15 millones para explorar el horror vivido aquella mañana del 11 de septiembre en las centrales de los controladores aéreos, y dentro del cuarto vuelo secuestrado que terminó estrellándose en un campo de Pensilvania.

United 93 retrata en tiempo real lo vivido a lo largo de dos horas, desde el despegue del vuelo con destino a San Francisco hasta su terrible final. Con un claro estilo documental, la película repasa la incertidumbre, desconcierto e impotencia entre los controladores aéreos que ven cómo empiezan a perder contacto con cuatro aviones. Lo que comienza como una mañana como cualquiera en su estresante labor, pronto se torna en un acontecimiento histórico y terrible, viviendo la misma ignorancia del público cuando la Torre Norte sufre el primer estrellato sin saber que se trata de uno de los aviones desaparecidos en el radar. Mientras tanto, el montaje nos convierte en testigos de lo que va aconteciendo en el vuelo de United Airlines. Si bien la película advierte desde un principio que existe cierto grado de imaginación, se antoja como una pieza fiel y factible basada en el testimonio de los controladores, la investigación oficial y los familiares de las víctimas -dado que algunas lograron llamar a casa desde el avión-.

De esta manera, la cinta explora la desesperación en tierra de algo inesperado y fuera de control, al terror que se vivió en aquel vuelo, desde el inicio del secuestro al intento de los pasajeros de tomar el control. A través de las llamadas a sus familiares descubren el destino que les espera. Otros dos vuelos ya se habían estrellado contra el World Trade Center y un tercero contra el Pentágono. Ellos se dirigían al Capitolio. La película retrata cómo la desesperación y el instinto de supervivencia los lleva a buscar soluciones. Y si bien sabemos el destino de sus pasajeros, la película mantiene un ritmo frenético y tangible, absorbiendo todos los detalles cotidianos y mundanos de la vida de aeropuerto para transmitir la fragilidad del mundo ante el terrorismo. Ya en 2006 y ahora, la cinta logra estremecernos hasta las entrañas con una intensidad extrema y un aire documental magistral, rápido y trepidante, haciéndonos palpitar el horror de lo vivido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

La película se rodó con ayuda de algunos de los familiares de las víctimas, sin actores de renombre y con algunas de las personas reales, como azafatas y pilotos dando vida a sus compañeros o algunos de los controladores aéreos protagonizándose a sí mismos, como fue el caso de Ben Sliney, el manager de la Administración Federal de Aviación que comenzaba su primer día en el puesto aquel 11 de septiembre de 2001 y ordenó el cierre del espacio aéreo estadounidense

Lo cierto es que United 93 es una de las mejores películas basadas en los ataques terroristas, de las más respetuosas y que denota su propósito de ser como pieza de homenaje e informativa, sin caer en las tendencias comerciales de la industria. Consigue arrastrarnos dentro de aquella tragedia, haciéndonos partícipes de la desesperación humana en los últimos minutos en la vida de personas que, como cualquiera de nosotros, abordaron un vuelo como cualquier otro. Se trata de una película visceral, libre de trucos comerciales, que aborda con inteligencia y toda la veracidad posible el terror de esos terroristas ante la histeria de unos pasajeros en busca de supervivencia, y el heroísmo de un grupo de desconocidos por intentar salvar sus vidas.

Sin embargo, United 93 no tuvo la repercusión deseada. Recuerdo su estreno en 2006, las buenas críticas y que circulaba entre los rumores para la temporada de premios. Pero el público no respondió del todo. Fue un éxito de taquilla gracias a su bajo presupuesto, pero los $76 millones cosechados en todo el mundo fueron muy pocos para el tipo de película que fue. Su paso flojo por la taquilla mundial -en España hizo $2.8 millones- y la ausencia de servicios streaming por entonces hizo que pasara al olvido entre aquellos que nunca la habían visto. Y en parte, es comprensible. Después de todo, se estrenó a 5 años de los ataques y quizás era demasiado pronto para hacer un retrato tan cercano de la tragedia. Muchos no estaban preparados. Yo misma esperé varios años para verla tras haber vivido estos ataques de cerca, las consecuencias sociales y el impacto en la sociedad que me rodeaba, viviendo a media hora de Manhattan durante aquel año. Por eso se puede comprender que United 93 no viviera la repercusión cinematográfica merecida. Pero ahora, a 15 años de su estreno y 20 de los ataques del 11S, es hora de reivindicarla y recomendarla como una pieza que no puede pasar al olvido.

Recomendaciones: existen otras películas y series destacables sobre el 11S que también pasaron desapercibidas pero merecen una segunda oportunidad: como The Report con Adam Driver en Amazon Prime Video, un drama sobre la investigación ante el uso de tortura de la CIA tras los ataques; o la injustamente menospreciada El fundamentalista reticente (Filmin) sobre el impacto racista que los ataques tuvieron sobre la comunidad musulmana en Nueva York y sus posibles consecuencias. Así como la magnífica miniserie The looming tower (Amazon Prime) sobre el ascenso de al-Qaeda durante finales de los 90 y el precio que la rivalidad entre la CIA y el FBI tuvo como consecuencia de la tragedia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.