Los peloteros latinos me dicen que si los cubanos tuviéramos equipo de profesionales, seríamos potencia en el Clásico

·3  min de lectura
JAE C. HONG/AP

Como mínimo, un cambio sorprende. A Raisel Iglesias le costó trabajo entender al principio, por qué un equipo que acaba de hacerle una extensión de contrato por cuatro temporadas quería pasarlo a otra organización, pero después que aclaró sus pensamientos, contempló la movida con otros ojos.

El cubano ya se encuentra a gusto en una franquicia como los Bravos que muchos consideran -incluido el manager de los Marlins, Don Mattingly- el estandarte dorado de la División Este en la Liga Nacional por su probada capacidad para competir de contienda en contienda. Nada más y nada menos que los campeones de la Serie Mundial.

Kenley Jansen, actual cerrador de Atlanta, será agente libre al final de esta temporada y los Bravos apuntan a mantener a Iglesias por el resto de su pacto que le pagará $16 millones por los próximos tres años. Al final, el pinero estará más cerca de Miami y será visitante habitual de los playoffs.

Este cambio puede ser muy bueno para él.

¿Cómo viviste ese proceso del cambio de Los Angeles a Atlanta?

“Ningún pelotero espera un cambio. Fue algo que me sorprendió bastante, porque recién había firmado mi contrato de extensión con los Angelinos de cuatro anos y no pensé que fueran a cambiarme en la fecha límite. Además, no estaba teniendo una temporada a la altura que esperaba. Me sorprendió a mi y a mi familia’‘.

¿Qué has experimentado en el tiempo aquí?

“Estamos con los Bravos, tratando de retomar el camino, que las cosas salgan bien y ponernos a la altura de los muchachos que están lanzando bien aquí. Me gustaría estar más tiempo con esta franquicia, estoy cerca de la casa. El ano pasado hicieron un trabajo excelente, ganaron la Serie Mundial. Es algo buen para mi carrera ir a los playoffs, ir a una Serie Mundial. Ojala pueda terminar mi contrato aquí con los Bravos’‘.

Siempre has querido 40 rescates, ¿aquí sería más fácil lograrlo?

“No estoy pensando en querer ser el cerrador ni nada. Sencillamente, deseo ayudar al equipo a regresar a los playoffs, estar en la cima del béisbol. Ahora me están poniendo a lanzar séptimo, octavo inning. Trato de hacer mi trabajo lo mejor posible y de mantener mis números estables’‘.

¿Qué es lo más difícil cuando camban a un jugador?

“Cuando estás estable en un estado y a esa hora tienes que recoger con la familia. Cambiarles el nivel de vida a los muchachos, porque ya están acostumbrados a un ambiente y debes mudarte a otro y empezar de cero. Para mí eso es lo más difícil de este proceso’‘.

¿Cómo uno se reinserta en un nuevo clubhouse?

“Aquí hay muchos muchachos latinos y hay buena química. Uno los conoce porque los ha enfrentado. Me he sentido bastante bien desde mi llegada. Me siento contento de haber compartido equipo con Mike Trout, Shohei Ohtani. El tiempo que estuve ahí me sentí en familia. Siempre estaré agradecido de haber estado allí. Espero tener esa misma química aquí’‘.

Dicen que existe “the Braves’ Wasy’‘, la forma de operar de los Bravos.

“He sentido el entusiasmo, el deseo y el esfuerzo de los peloteros de dar el máximo y obtener lo mejor. La química es excelente y esperemos que eso continúe así hasta el final y nos permita llegar bien lejos en la temporada’‘.

Ya todos los peloteros latinos hablan del próximo Clásico, menos los cubanos.

“Para nosotros los peloteros cubanos que estamos aquí es un tema bien difícil, por el hecho no poder estar representando a los cubanos que están fuera de Cuba y a los que están en Cuba que desean que se haga un equipo profesional. Otros latinos nos dicen que si algún día los cubanos podemos tener un equipo en el terreno, seríamos una gran potencia, porque tenemos peloteros de mucha calidad. Es muy difícil no poder estar en el Clásico. Ya yo estuve en uno y sé la adrenalina que trae. Espero que más adelante la Asociación pueda retomar las negociaciones con las Grandes Ligas’‘.