Península de Corea: 'juegos de guerra' bajo alta tensión

© Ministère de la Défense de Corée du Sud via AP

Durante las últimas dos semanas, los lanzamientos de misiles se han sucedido a un ritmo frenético a ambos lados de la frontera. Tras lanzar un misil sobre Japón el martes, Corea del Norte respondió el jueves a la salva lanzada por el Sur el día anterior. Un portaaviones estadounidense realizó ejercicios frente a la costa coreana. Las tensiones han aumentado hasta un punto que no se veía desde el fracaso de las negociaciones con Donald Trump. ¿Cómo puede evolucionar la situación?

Con Nicolas Rocca, corresponsal de RFI en Seúl

Desde hace doce días, la demostración de fuerza a ambos lados del paralelo 38 se parece a una partida de ajedrez. Después de que Corea del Norte disparara misiles por la mañana, un portaaviones estadounidense simuló unos ejercicios en los que derribaba precisamente un misil norcoreano.

Cazas y bombarderos

Por la tarde, ocho cazas y cuatro bombarderos norcoreanos volaron en formación cerca de la frontera intercoreana. Seúl respondió enviando una treintena de sus cazas. Pyongyang acusa a Washington de aumentar la tensión militar y de amenazar la estabilidad de la península, entre otras cosas, al ordenar el miércoles 5 de octubre el regreso a la región del USS Ronald Reagan, el portaaviones de propulsión nuclear estadounidense.

Tras años de tensión, Tokio y Seúl se acercaron de repente el jueves. Tras una conversación telefónica, el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, coincidieron en la necesidad de mostrar a Corea del Norte que "sus provocaciones imprudentes tienen consecuencias".

¿Una séptima prueba nuclear?


Leer más sobre RFI