Pescados con ojos de plástico para que parezcan frescos

Desde luego la estupidez humana nunca deja de sorprenderme. Cuando crees que lo has visto todo, llega un pescadero de Kuwait y supera el umbral del surrealismo poniendo ojos falsos a pescados que él vendía para que parecieran frescos.

Destapada una estafa alimentaria, ¡pescado con ojos de plástico!

La foto da hasta risa. ¿Qué cliente puede comprar un pescado con ojos de cómic japonés? ¡Si es que la pupila se mueve y todo! Sin embargo, bromas a parte, esta burda estrategia comercial pone en riesgo la salud de la ciudadanía y, por supuesto, la policía ha tomado citas en el asunto.

Según recoge Al Bayan, el diario árabe, el local en cuestión tuvo una inspección de calidad y las autoridades correspondientes se encontraron con pescado en mal estado, es decir, de todo menos fresco.

Los ojos amarillentos delataban que las piezas no estaban en su mejor estado y, ¿qué se le ocurrió al pescadero? ¡Pues cubrirles los ojos reales con ojos de plástico de baja calidad! Desde luego, hay que ser atrevido para jugársela así.

Obviamente las autoridades le han cerrado el establecimiento y es que, aunque en Twitter todo sean bromas porque la situación es casi cómica, es un peligro real al que ha expuesto a todos sus clientes.

Algunos usuarios comentan: “No puedo evitar reírme pero es una práctica comercial muy grosera y mala” o “Creía que ya lo había visto todo en la vida, pero Twitter siempre me enseña lo equivocado que estoy”.

Este escándalo alimentario llega con muchas polémicas respecto a la ingesta de pescado y es que no cabe esperar menos con los millones de toneladas de basura que tiramos al mar a diario. Contaminando su hábitat, lo más normal es que los pobres peces acaben igual de contaminados.

¿Qué te parece la estrategia de los ojos de plástico? ¿A quién se le ocurre algo así? ¿Te ríes o te preocupan las mil y una cosas que nos esconde la industria de la alimentación?