Picadura de himenópteros: cómo actuar si eres alérgico

Entre 15 y 20 personas podrían morir cada año por el veneno de avispas y abejas, según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). ¿Qué puedes hacer para evitarlo?

La consulta con el alergólogo después de haber sufrido una reacción alérgica por picadura de himenópteros es “fundamental y una tercera parte de los pacientes no acude”. (Foto: Getty)

Cerca de un millón de españoles son alérgicos a las picaduras de abejas y avispas (himenópteros) que “se disparan” durante los meses cálidos, “cuando estos insectos están activos y se hace más vida al aire libre”, cuenta la Dra. Teresa Alfaya, presidenta del Comité de Alergia a Himenópteros de la SEAIC.

La mayoría sufre reacciones locales como enrojecimiento, dolor, picor e inflamación en el punto de picadura, pero a otros les provoca una reacción generalizada con cuadros de hipotensión, broncoespasmos y pérdida de conciencia.

Cuando se experimenta una reacción local importante ante una picadura lo aconsejable es acudir a urgencias (también te pueden atender los médicos de Atención Primaria), pero si sufres una alergia o reacción generalizada tras la picadura de uno de estos insectos, deberías solicitar a tu médico de cabecera que te remita a un servicio de alergia hospitalario para que el especialista realice una evaluación completa, estudio alergológico incluido.

Para aliviar el picor puedes aplicar antihistamínicos vía oral o corticoides tópicos, siempre bajo la prescripción médica. (Foto: Getty)

En algunos casos es posible que tengas que realizarte pruebas diagnósticas y en caso de estar indicado, “se pautará tratamiento con inmunoterapia”, señala la Dra. Alfaya. “El 60 por ciento de los pacientes que han sufrido una reacción alérgica generalizada (anafilaxia) por picadura de avispas o abejas sufrirán una reacción similar o más grave con la siguiente picadura”, añade la doctora.

Una vez diagnosticado el tipo de alergia, tanto los niños como los adultos deben llevar siempre encima la pluma de adrenalina autoinyectable intramuscular y una placa de alerta médica.

En cuanto de tener antecedentes de anafilaxia por veneno de himenópteros o por otras causas, debes aprender unas pautas de auto-administración de adrenalina, el tratamiento de emergencia de las reacciones anafilácticas.

Precisamente el Comité de Alergia a Himenópteros de la SEAIC está elaborando un mapa de véspidos de España, cuyos resultados se presentarán en el próximo Congreso Nacional, para saber qué veneno es el culpable (en el caso de una reacción alérgica) y con qué veneno habría que realizar el tratamiento con inmunoterapia.

Cómo prevenirlas

  1. Los repelentes son una de las mejores armas para combatir las picaduras. Existen tres tipos de productos: naturales, químicos y dispositivos electrónicos, aunque estos últimos no son muy efectivos. Aplícalo en zonas claves como las orejas y los tobillos, evitando los labios y los párpados; y recuerda que no hay que suministrárselo en las manos a los niños. Si además, quieres protegerte del sol, aplica antes el fotoprotector y una vez absorbido este, el repelente, así hará un mayor efecto.
  2. Evita sus lugares favoritos. Nada de andar descalzos por el césped, echarse perfumes (sobre todo en la montaña o en el campo) o montar en bicicleta en lugares muy floridos. Y por supuesto, no es aconsejable acercarse a panales o nidos de avispas ya que pican cuando se sienten amenazadas o para defender sus nidos.
  3. Sacude la ropa antes de ponértela.
  4. A las abejas y avispas les encantan los colores llamativos y los olores intensos. Por eso es mejor no usar ropa de muchos colores o perfumes fuertes si vas a estar en un lugar donde hay flores y abejas.
  5. ¿Y si se posa encima? Cuando un insecto nos sobrevuele es mejor permanecer quieto o hacer movimientos muy lentos hasta que se vaya. No hay que intentar ahuyentarla (sí, sabemos lo difícil que es) ni matarla.

Si te ha picado:

Quita el aguijón de la piel lo más rápido posible (puedes usar unas pinzas), evitarás que entre más veneno. Luego aplica compresas húmedas o una bolsa de hielo en el área afectada. Esto ayudará a evitar o minimizar la hinchazón y aliviará el dolor.

  • Para reacciones locales: aplicar frío local, tomar antihistamínicos en vía oral, y corticoides tópicos o sistémicos. En caso de que se extraiga el aguijón de la abeja, hay que evitar exprimirlo.
  • Para reacciones sistémicas en fase aguda se debe recurrir a la adrenalina.

También te puede interesar:

Polen de abeja: ¿es un superalimento?

Las siete alergias más raras

Cómo prevenir y tratar las picaduras de mosquitos