Piden larga pena para hermano de niño de 13 años que murió torturado en una jaula de perro

·3  min de lectura

Santa Fe County Sheriff Jordan Anthony Nuñez

Los fiscales piden una condena de entre 14 y 24 años de cárcel para Jordan Núñez, de 23 años, por participar en la muerte de su hermano de 13 años, quien fue torturado hasta la muerte dentro de una caja para perros Santa Fe, NM, en 2017.

Núñez se declaró culpable el pasado marzo de permitir el abuso que resultó en la muerte de su hermano y de dos cargos de manipulación de pruebas, según el diario Santa Fe New Mexican.

Jeremiah Valencia vivía con su familia en Nambé, al norte de Santa Fe. Thomas Ferguson, el novio de su madre, lo golpeaba constantemente con un martillo y lo puso en varias ocasiones a dormir en una jaula para perros de 26 por 39 pulgadas, según las autoridades.

Facebook Jeremiah Valencia

Los fiscales dijeron que entre los métodos de tortura ideados por Ferguson para castigar al niño estaban electrocutarlo con un collar de choque o usarlo para práctica de tiro con una lanza casera.

Los familiares también declararon que Ferguson mantuvo a Valencia dentro de la jaula como castigo, lo que a menudo lo obligaba a dormir allí y a usar pañales para adultos.

Incluso en la autopsia del menor se descubrieron laceraciones consistentes en agresión sexual y partes del cuerpo que "posiblemente se habían quemado". La Oficina del Investigador Médico también encontró que su mandíbula estaba rota, hasta el punto en que un hueso atravesó las encías.

"Un niño de 13 años perfectamente sano apenas podía caminar, no podía comer y necesitaba un bastón", dijo el fiscal de distrito, según reportó el Albuquerque Journal. "Núñez estaba mirando a su hermano pequeño cojeando con un bastón, sangrando y no hizo nada".

De acuerdo con los reportes, el niño murió el 25 de noviembre de 2017 luego de que su hermano volcara repetidamente la caja, causando las lesiones que finalmente lo mataron.

Luego el cuerpo del niño fue envuelto en una bolsa de plástico y enterrado a lo largo de la carretera estatal 503 de Nuevo México.

Santa Fe County Sheriff Jordan Anthony Nuñez

Ferguson, por su parte, se suicidó en la cárcel del condado de Santa Fe en 2018 mientras esperaba el juicio, y la madre del niño, Tracy Peña, se declaró culpable de los cargos de abuso infantil y tráfico de drogas en ese mismo año, como parte de un acuerdo de culpabilidad. Fue condenada a 12 años por no evitar el abuso y la muerte del niño.

La fiscal del primer distrito judicial, Mary Carmack-Altwies, instó al juez del tribunal a considerar los delitos de Núñez como delitos violentos graves, lo que le exigiría cumplir al menos el 85 por ciento de su condena antes de ser elegible para la libertad condicional.

"Sabía que su hermano pequeño, que acababa de recibir una fuerte paliza, estaba en esta jaula", advirtió.

Por su parte, el abogado defensor de Nuñez, Mark Earnest, dijo que el verdadero "monstruo" era Ferguson, y le pidió al juez que tomara en consideración la edad de su cliente, su falta de antecedentes penales y el remordimiento que dice sentir por la muerte de su hermano.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Una hermana de Nuñez testificó que su hermano y Ferguson habían lavado el cuerpo del niño en la bañera de su casa antes de colocarlo en su habitación, donde su madre dice que lo encontró.

En 2018 los agentes descubrieron el cuerpo del niño, luego de que un recluso de la cárcel del condado de Santa Fe les dijera que Peña le había confiado dónde estaba enterrado su hijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.