Pilar Rubio está agotada tras su reto físico más imponente hasta la fecha

·1  min de lectura


A medida que iba completando el exigente reto que se había planteado para su sección de ayer miércoles en 'El Hormiguero', a la estrella televisiva Pilar Rubio se le iban cayendo unas más que comprensibles lágrimas que no pasaron desapercibidas para las cámaras, ya que estas eran el resultado de la mezcla de nervios, esfuerzo y miedo que le invadía a tantos metros de altura.

Y es que la esposa del futbolista Sergio Ramos no dudó en marcarse el objetivo de cruzar los dos extremos de una plataforma que había sido elevada por medio de grúas, con la mera ayuda de dos estrechos tablones que debía ir colocando poco a poco para poder pisar sobre seguro y no precipitarse contra la red de seguridad que había sido instalada para prevenir riesgos. Aunque finalmente superó tan imponente desafío, la antaño reportera ha revelado ahora que todavía sigue sufriendo las secuelas de esos interminables minutos de "tensión y estrés" que vivió a lo largo de toda la prueba.

"No me he levantado con muchas ganas de hablar hoy, me siento como si me hubieran vaciado. Creo que ayer solté tantos miedos, tensión y estrés que hoy soy como un muñeco de trapo. Estoy muy feliz por haber conseguido el reto 'El Puente Invisible' y, sobre todo, por sentir tan cerca a mis compañeros y a todo el público. Sin vosotros no hubiera sido capaz de dar ni un paso", ha escrito emocionada y un poco más recuperada de la impactante pero gratificante experiencia de anoche.