Pink cambió su testamento en medio de su batalla contra el coronavirus

·1  min de lectura


La cantante Pink y su hijo menor, Jameson, de cuatro años, contrajeron el coronavirus el año pasado y experimentaron una serie de síntomas que fueron especialmente graves en el caso del pequeño. Ahora la intérprete de 'Just Give Me A Reason' ha desvelado hasta qué punto llegó a temer por su vida y por la de su retoño explicando que decidió hacer una serie de cambios en su testamento porque estaba aterrada por lo que pudiera pasarle.

"Fue muy, muy malo, y reescribí mi testamento. Pensé que todo había acabado para nosotros. Llamé a mi mejor amiga y le dije: 'Necesito que le digas a Willow lo mucho que la quiero'. Fue realmente aterrador. Como padre, solo piensas: ¿Qué le estoy dejando a mi hijo? ¿Qué le he enseñado? ¿Van a salir adelante en este mundo? ¿Y qué tengo que decirles si esta es la última vez que puedo hablar con ellos?", ha desvelado la artista, que también tiene una hija de 9 años, en una entrevista con el presentador Mark Wright en el programa de radio Heart.

Tras superar la peor parte de la enfermedad y someterse a una nueva serie de pruebas que dieron negativo, la estrella de la música decidió donar medio millón de dólares al Fondo de Emergencia del Hospital de la Universidad de Temple en Filadelfia en honor a mi madre, Judy Moore, que trabajó allí durante casi dos décadas en el centro de cardiomiopatía, para apoyar así al personal sanitario.