Cinco platillos para entre semana: los más estupendos ñoquis de requesón

Margaux Laskey
·10  min de lectura
Ñoquis de requesón de Mark Bittman. (Julia Gartland/The New York Times).
Ñoquis de requesón de Mark Bittman. (Julia Gartland/The New York Times).

Qué semana tan agitada. ¿Cómo están ustedes? Yo, tratando de concentrarme en lo positivo: mis hijos; mi árbol de Navidad (sí, todavía está puesto); qué hay para cenar. Buscar algo que cocinar se ha vuelto una placentera distracción cotidiana. Cocino muchas de las más de 19.000 recetas que publica NYT Cooking, pero al igual que todos, a veces caigo en la rutina. (Sí, ya van ochenta mil veces que preparo el pollo con anchoas y limón de Melissa Clark). Esta semana, descubrí cinco recetas nuevas para complacerme que me tienen muy emocionada. ¿No quisieran dejar su teléfono y cocinar alguna conmigo? Las noticias van a seguir ahí cuando regresen.

Mientras tanto, cuídense. Beban más agua. Duérmanse temprano. Llamen a su madre. Estamos en un momento extraño.

1. Ñoquis de requesón

Por lo general no soy de las que elaboran su propia pasta, pero estos super sencillos ñoquis de requesón me han orillado a reconsiderarlo. En esencia, es una bola de masa hervida hecha con requesón, harina, huevo y queso parmesano; no es de lo más hermoso que hayas visto, pero son suaves y perfectos. Yo serví los míos con mantequilla dorada, hojas frescas de albahaca y tomates cereza triturados. No es exactamente de temporada, pero es lo que tenía en el refrigerador. A todos les encantó.

De: Mark Bittman

Rinde para cuatro porciones

Tiempo total de preparación: de 45 minutos a una hora

Ingredientes:

Sal

Un envase de 425 gramos de requesón o ricotta, de preferencia de leche entera

2 huevos, ligeramente batidos

1 1/4 tazas de queso parmesano recién rallado, y un poco más para servir

Pimienta negra recién molida

De 3/4 a 1 taza de harina

3 cucharadas de mantequilla sin sal

10 o más hojas de salvia

Preparación:

1. Pon a hervir agua en una olla grande y agrégale sal. Mezcla el requesón, los huevos y el queso parmesano en un tazón grande con un poco de sal y pimienta. Añade aproximadamente media taza de harina y revuelve; agrega más harina hasta que la mezcla forme una masa muy pegajosa. Con una cuchara, saca una bola de masa y ponla a cocer para asegurarte de que conserve su forma; si no lo hace, agrega un poco más de harina.

2. Coloca la mantequilla en un sartén grande a temperatura media. Cuando se derrita y tome un color marrón, añade la salvia. Mientras se está friendo, añade al agua hirviendo una cucharada copeteada de la mezcla de requesón, en lotes de seis más o menos para no sobrecargar la olla.

3. Cuando los ñoquis suban a la superficie, retíralos con una cuchara ranurada y pásalos al sartén. Cuando estén cocinados todos los ñoquis, revuélvelos, pruébalos, vuelve a condimentarlos y sírvelos de inmediato.

2. Pollo a la cazadora con champiñones y tocino en olla de cocción lenta

¿Sabías que existen ollas de cocción lenta con piezas de metal que se pueden usar para dorar sobre la estufa y no tener que ensuciar otro sartén? Yo tampoco, pero un Santa Claus muy listo me trajo una de Navidad y estoy ansiosa por estrenarla con esta receta de pollo a la cazadora. Lo serviré sobre tallarines con mucha mantequilla.

De: Sarah DiGregorio

Rinde para 6 porciones

Tiempo total de preparación:

Ingredientes:

1/4 de kilo de tocino, de preferencia cortado grueso, rebanado en piezas de un centímetro

1/2 kilo de champiñones cremini, rebanados

8 dientes de ajo, aplastados y picados

1 cucharada de puré de tomate

1/4 taza de vino tinto seco

1/2 cebolla morada grande, en rebanadas delgadas

1 pimiento rojo, amarillo o naranja, en rebanadas delgadas

250 gramos de pimientos rojos asados envasados, escurridos (aproximadamente una taza llena)

3/4 de taza de tomates enlatados, machacados o en trocitos (aproximadamente media lata de una lata de 400 gramos)

2 cucharadas de alcaparras, escurridas

1 cucharada de vinagre balsámico

1 cucharadita de orégano seco

1 cucharadita de hojuelas de chile rojo

1 cucharadita de ajo en polvo

1 kilo de muslos de pollo deshuesados y sin piel

Sal kosher y pimienta negra

1/3 de taza de perejil fresco de hoja plana, picado

Polenta guisada, pasta o pan de emparedado, para servir (opcional)

Hojas de albahaca fresca trozadas, para espolvorear

Queso parmesano rallado, para espolvorear

Preparación:

1. Fríe el tocino en un sartén grande (de 30 centímetros) a temperatura medio alta durante unos 8 minutos hasta que esté crujiente y suelte la grasa. Con una cuchara ranurada, transfiere el tocino a una olla de cocción lenta de 6 a 8 litros y deja la grasa en el sartén. Añade los champiñones a la grasa del sartén y déjalos que se cuezan de 8 a 10 minutos a temperatura medio alta, revolviendo solo unas cuantas veces, hasta que los champiñones se hayan encogido, soltado su líquido y empezado a dorarse un poco. Añade el ajo picado y el puré de tomate. Vierte el vino y deja que empiece a burbujear, raspando las partes doradas del fondo del sartén. Coloca la mezcla en la olla de cocción lenta.

2. Añade la cebolla, el pimiento morrón, los pimientos asados, los tomates, las alcaparras, el vinagre, el orégano, las hojuelas de chile rojo y el ajo en polvo a la olla de cocción lenta y revuelve para que se mezcle todo. Agrega el pollo, sazona con una cucharadita de sal y una ración generosa de pimienta y revuelve para que se mezcle. Cocina a temperatura baja durante unas 4 horas hasta que el pollo esté muy suave y los sabores se hayan integrado. (En esta etapa, el platillo se mantiene bien con la temperatura tibia durante varias horas).

3. Con dos tenedores, separa el pollo en trozos grandes. Añade el perejil y deja que se caliente. Prueba y añade sal y pimienta si es necesario. Si lo deseas, sirve sobre la polenta, la pasta, dentro de un pan de emparedado, o bien, solo en tazones. Cubre con albahaca y queso parmesano.

3. Salmón a la parrilla sazonado con jerk

Este salmón picante asado a la parrilla se elabora en aproximadamente 20 minutos. Tal vez lo sirva con papas al horno y una ensalada fría y crujiente con aderezo diosa verde. (Francamente, el aderezo lo compraré en la tienda).

De: Millie Peartree

Rinde para 4 porciones

Tiempo total de preparación: 20 minutos

Ingredientes:

Aerosol antiadherente para cocinar (opcional)

4 filetes de salmón con piel (de 170 gramos), de 2,5 a 4 centímetros de grosor

2 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de sazonador jerk (dulce o picante)

1 cucharadita de pimentón dulce o picante

Sal kosher (opcional)

Perejil fresco picado, para servir

Ensalada de col y mango o ensalada clásica de zanahoria, para servir

Preparación:

1. Coloca una rejilla de horno a 15 centímetros de la parrilla y enciéndela a temperatura alta. Recubre con papel aluminio una bandeja con bordes o recúbrela ligeramente con aerosol para cocinar.

2. Coloca el salmón sobre una tabla para cortar con la piel hacia arriba. Con un cuchillo afilado, corta la piel a aproximadamente 3 milímetros de profundidad, en tres lugares diferentes, asegurándote de no traspasar la carne.

3. En un tazón mediano, bate el aceite de oliva, el sazonador jerk, el pimentón y la sal, si la usas. (El sazonador jerk es muy salado, así que mejor prueba antes de añadir sal). Coloca las porciones de salmón en la mezcla y recubre de manera uniforme, asegurándote de que la mezcla se introduzca en las ranuras que hiciste en la carne.

4. Colócalo en la bandeja con la piel hacia arriba y asa de 10 a 12 minutos hasta que la piel esté crujiente y la carne esté opaca. La parte exterior se oscurecerá bastante, pero no te preocupes. La temperatura alta ayudará a que el interior no se reseque. Adorna con perejil picado fresco. Sirve con ensalada de col y mango o con ensalada de zanahoria.

4. Pasta cremosa de cúrcumas

La mantequilla, el ajo, el echalote, la crema de leche, la cúrcuma molida y el queso parmesano se unen en esta sencilla pasta, la cual es una versión más interesante del clásico fettuccine Alfredo. Tal vez la corone con un poco de coliflor o camarones asados para darle algo de vitalidad.

De: Sue Li

Rinde de 4 a 6 porciones

Tiempo total de preparación: 30 minutos

1/2 kilo de espagueti

2 cucharadas de mantequilla sin sal

1 echalote grande, en rebanadas delgadas

2 dientes de ajo, en rebanadas delgadas

Sal kosher y pimienta negra

1 1/2 cucharaditas de cúrcuma molida

1 taza de crema de leche

2 tazas de queso parmesano suelto recién rallado (aproximadamente 115 gramos), y más para servir

4 cucharadas de perejil fresco picado fino o cebollines

Preparación:

1. Cocina el espagueti según las instrucciones del paquete. Reserva una taza del agua de la pasta y escúrrela.

2. Al mismo tiempo, derrite mantequilla en un sartén grande a temperatura media. Añade el echalote y el ajo, sazona con sal y pimienta y cocina, revolviendo, de 3 a 4 minutos hasta que estén dorados. Añade la cúrcuma y revuelve durante unos 30 segundos hasta que se tuesten. Bate la crema de leche y deja a hervir.

3. Añade las dos tazas de queso parmesano y bate; luego añade el espagueti cocinado y todo el líquido reservado de la pasta para que recubra. Sirve con perejil picado y más queso parmesano.

5. Sopa de pollo con farro tostado y vegetales

Esta semana voy a necesitar un poco de consuelo y para ello será buena esta sopa de pollo al limón. “Farro tostado” suena fastidioso, pero les juro que no lo es. Solo añádelo a la olla con los vegetales salteados, luego revuélvelo ahí durante uno o dos minutos antes de añadir los muslos de pollo deshuesados y el caldo. En verdad realza el sabor del cereal.

De: Colu Henry

Rinde de 4 a 6 porciones

Tiempo total de preparación: 45 minutos

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva

2 puerros medianos, solo las partes blancas y verde claro, a la mitad y en rebanadas delgadas (aproximadamente 1 1/2 tazas)

2 zanahorias medianas, peladas y en rebanadas redondas delgadas

1 tallo de apio, en rebanadas delgadas

3 dientes de ajo, finamente picados

1 cucharadita de semillas de hinojo, aplastadas levemente y picadas grueso

1/2 cucharadita de hojuelas de chile rojo

Sal kosher y pimienta negra

1 taza de farro, enjuagado

6 tazas de caldo de pollo bajo en sodio hecho en casa o de la tienda

340 gramos de muslos de pollo sin piel y deshuesados

5 tazas de acelgas con tallo y picadas grueso, o cualquier otro vegetal de los que se reducen con rapidez como la berza o la espinaca

Ralladura de limón, para servir (opcional)

Preparación:

1. Calienta el aceite en una olla grande para caldo o una olla de hierro fundido a temperatura media. Añade los puerros, las zanahorias y el apio y cocina de 4 a 6 minutos, revolviendo de vez en cuando, hasta que estén suaves, pero que no hayan tomado color.

2. Añade el ajo, las semillas de hinojo y las hojuelas de chile rojo y cocina durante aproximadamente un minuto hasta que suelten su aroma. Sazona con sal y pimienta.

3. Añade el farro y cocina de uno a dos minutos, revolviendo con frecuencia, hasta que se tueste ligeramente. Añade el caldo y los muslos de pollo. Deja que hierva y reduce la temperatura a fuego lento. Cocina de 10 a 12 minutos, hasta que el pollo se haya cocido bien y ya no esté rosa, y, si lo deseas, retira los restos de espuma que estén flotando en la superficie. Con una cuchara ranurada o pinzas, transfiere el pollo a una tabla para cortar. Cuando esté lo suficientemente frío al tacto, desmenuza el pollo en pedacitos.

4. Sigue cocinando a fuego lento otros 20 minutos hasta que el farro esté suave pero apetitoso. Vuelve a añadir el pollo a la olla junto con los vegetales y revuelve hasta que estos se reduzcan un poco. Prueba y, si es necesario, vuelve a sazonar.

5. Sirve en tazones con un cucharón y, si lo deseas, cubre con la ralladura de limón.

© 2021 The New York Times Company