La policía de Uvalde impidió que el equipo SWAT de la Patrulla Fronteriza entrara antes en la escuela: reporte

·4  min de lectura

Miembros del Departamento de Policía de Uvalde impidieron temporalmente que el equipo de élite de comandos de la Patrulla Fronteriza que finalmente mató a Salvador Ramos entrara en la Escuela Primaria Robb, informa The New York Times, citando fuentes gubernamentales no identificadas.

Agentes especialmente entrenados del equipo Bortac SWAT de la fuerza condujeron desde la frontera entre EE.UU. y México para ayudar a los oficiales que respondieron en Uvalde.

Llegaron entre el mediodía y las 12:10 pm, casi 40 minutos antes de que el hombre armado de 18 años fuera abatido por las fuerzas del orden.

En ese periodo, se produjeron nueve llamadas diferentes al 911 desde el interior de la escuela en las que se decía que los estudiantes estaban atrapados y recibían disparos.

El grupo estaba desconcertado por el hecho de que los agentes locales les dijeran que esperaran temporalmente, según el periódico, y no estaban seguros de por qué el propio equipo SWAT de la policía de Uvalde no estaba ya en el lugar.

Los agentes de Bortac con escudos balísticos pudieron finalmente entrar en el aula donde se escondía Ramos y dispararle mortalmente.

The Independent se puso en contacto con la policía de Uvalde para obtener comentarios.

Es la última señal de un fracaso táctico en la escuela que vio cómo la policía tardaba más de una hora en detener a Ramos desde el momento en que lo encontraron por primera vez.

Cuando el joven de 18 años llegó por primera vez al campus, un agente de policía escolar asignado no estaba en la escena y tuvo que conducir hasta allí.

El agente pasó accidentalmente por delante de Ramos cuando éste aún estaba fuera.

“Ese agente no estaba en la escena, no estaba en el campus, pero había escuchado la llamada al 911 con un hombre armado, condujo inmediatamente a la zona, se dirigió a lo que creía que era el hombre armado, a la parte trasera de la escuela, a lo que resultó ser un profesor, pero no el sospechoso”, explicó Steven C McCraw, Director y Coronel del Departamento de Seguridad Pública de Texas, en una conferencia de prensa el viernes.

“Al hacerlo, condujo justo al lado del sospechoso, que estaba agazapado detrás del vehículo, donde comenzó a disparar contra la escuela”.

El casi accidente se produjo antes de que el hombre armado Salvador Ramos pudiera entrar en un aula, donde se atrincheró y mató a 19 estudiantes y dos profesores.

La falta de presencia policial en el campus en el momento del tiroteo fue aún más sorprendente porque el distrito escolar de Uvalde había tenido entrenamientos exhaustivos en escenarios de tiroteo activo y había invertido en seguridad.

Dos meses antes del tiroteo, los oficiales practicaron su respuesta a un incidente de este tipo, y los funcionarios dijeron en ese momento que era el último de varios entrenamientos de tiradores activos.

“Nuestro objetivo general es entrenar a todos los oficiales de la ley del área de Uvalde para que podamos prepararnos lo mejor posible para cualquier situación que pueda surgir”, escribió la unidad de policía escolar en Facebook en ese momento. “Hemos organizado varios de estos cursos y planeamos seguir haciéndolo”.

El distrito escolar también recibió US$69.000 de un programa de subvención estatal de US$100 millones para mejoras en la seguridad física, incluyendo detectores de metales, barreras, sistemas de seguridad y una alarma de disparo activo.

Eso es además de duplicar su presupuesto de seguridad desde 2017, invertir en el monitoreo de redes sociales y mejorar la capacitación de seguridad de los maestros en 2018 después de otro tiroteo masivo en Texas que mató a ocho estudiantes y dos maestros.

Una vez que Ramos consiguió entrar, un grupo de 19 agentes esperó fuera, en un pasillo, durante casi una hora, para recibir refuerzos y equipo especial antes de irrumpir en el aula donde Ramos estaba masacrando a los estudiantes.

El comandante de incidentes de la policía, el jefe de la fuerza policial del distrito escolar, creyó en ese momento que la amenaza de tirador activo había disminuido y dado paso a un escenario de individuo atrincherado.

“Por supuesto que no fue la decisión correcta. Fue una decisión equivocada, punto. No hay excusa para ello”, expresó McCraw.

“En retrospectiva, desde mi punto de vista, está claro que había niños en la sala”, añadió. “Está claro que estaban en peligro”.

El oficial se negó a responder el viernes a las preguntas sobre si los mandos policiales estaban recibiendo información actualizada sobre la situación a partir de las llamadas al 911 procedentes del interior.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.