Por qué Géminis, lo último de Will Smith, se ha estrellado en la taquilla

Según las matemáticas de Hollywood, tener a Will Smith por duplicado no equivale a dos veces la recaudación. Y es que Géminis (Gemini Man), la ambiciosa cinta de ciencia ficción dirigida por Ang Lee (La vida de Pi) que se estrenó en España el pasado 11 de octubre, ya habría sufrido pérdidas de al menos 67 millones de euros (75 millones de dólares).

Géminis, lo último de Will Smith, no ha tenido ni de cerca los resultados en taquilla que se esperaban. ¿Por qué? (Imagen: © 2019 Paramount Pictures)

El último golpe recibido por la película de Will Smith ha sido su relativo fracaso en China, donde debutó con unos ingresos aproximados de 18 millones de euros (21 millones de dólares) y quedó por detrás de su estreno rival, Maléfica: Maestra del mal.

Según datos de Box Office Mojo, Géminis llevaría ingresados 106 millones de euros (118 millones de dólares) en todo el mundo, la revista Forbes prevé que lo tendrá muy difícil para superar los 180 millones de euros (200 millones de dólares) al final de su recorrido por los distintos mercados internacionales –ya que solo le falta estrenar en Japón.

En efecto: con un presupuesto estimado de 125 millones de euros (140 millones de dólares) y un gasto promocional de más de 90 millones de euros (100 millones de dólares), Géminis estaría abocada a sufrir grandes pérdidas a corto plazo (aunque siempre existe la posibilidad remota de que tenga un gran e inesperado éxito en el mercado de vídeo doméstico).

Y nosotros nos preguntamos: ¿qué demonios ha pasado aquí?

Sin duda, las malas críticas han contribuido al descalabro. Tras algunas impresiones iniciales entusiastas, que elogiaban la proeza técnica de Ang Lee y su aplicación de la técnica de rejuvenecimiento digital(algo que muchos han criticado con posterioridad), el grueso de las reseñas se ha cebado con la mediocridad de una historia rutinaria, previsible y vacía (de ahí el triste 25% de media de valoraciones que la cinta ostenta en Rotten Tomatoes).

Ni las innovadoras técnicas empleadas por el veterano Ang Lee ni el estrellato de Will Smith han podido evitar el naufragio de Géminis. (Imagen: Ben Rosenstein © 2019 Paramount Pictures)

Pero no todo puede achacarse a un mal boca-oreja impulsado por los críticos, pues Venom lo sufrió en igual medida y acabó recaudando 768 millones de euros (856 millones de dólares) en todo el mundo –y pronto tendrá una secuela.

No, hace falta otra razón de peso para que una cinta de ciencia ficción de gran presupuesto, protagonizada por una estrella del calibre de Will Smith (ahora ahondaremos en él), se dé este batacazo en taquilla. Y en este caso, la razón se llama Joker.

En efecto, la (relativamente) pequeña película dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix se estrenó una semana antes que Géminis, y tras haber recaudado más de 662 millones de euros(738 millones de dólares) en todo el mundo, sigue atrayendo espectadores a las salas.

Por otro lado, y como decíamos la semana pasada, quizá Will Smith ya no sea el imán de público que fue en décadas anteriores. Si echamos un vistazo a aquellas de sus películas recientes que no formaban parte de ninguna franquicia (es decir, cuyo éxito o fracaso debe atribuirse más directamente a Smith), como Belleza oculta, Focus, Cuento de invierno e incluso After Earth (otra cinta de ciencia ficción original, dirigida por otro director de culto como es M. Night Shyamalan), todas tuvieron resultados económicos que oscilaban entre lo decepcionante y lo catastrófico.

Un último motivo que explique el fracaso de Géminis puede ser el empleo de la tasa de 120 fotogramas por segundo, una técnica que ya vimos aplicada en la trilogía de El hobbit (aunque ahí eran 48 fps) y que no logra generar interés más allá de la propia industria de Hollywood. Es más, parece que la imagen resultante –más fluida que la de las películas tradicionales– resulta falsa y hasta incómoda para una parte significativa del público.

En cualquier caso, quizá Ang Lee debería haber prestado más atención al hecho de que el proyecto de Géminis llevase atascado en fase de desarrollo desde 1997…

Para seguir leyendo:

El declive de una estrella: Will Smith pierde su lugar como reclamo de taquilla

Crítica de Géminis, lo nuevo de Will Smith: un intento de blockbuster sin el mínimo esfuerzo