El posible riesgo de usar tampones

Texto: Sofía Orsay

Para cuidarnos cada vez más y mejor, prestamos atención a los ingredientes de los productos que usamos cada día, como cremas y perfumes, buscando que no dañen nuestra salud. Y también, claro, observamos que los alimentos que comemos nos nutran, sin hacernos mal. Pero seguramente, en estos días quizás también hayas escuchado sobre los peligros de usar tampones, relacionados con la enfermedad del Síndrome del choque tóxico (TSS, por sus siglas en inglés). Conoce más sobre esta afección y descubre si sería necesario reemplazar tus tampones por otras opciones.

Los tampones y su relación con la infección TSS. Foto: Thinkstock

El TSS es una infección bacteriana poco frecuente, que mayormente atacaría a las mujeres en edad menstruante, aunque también puede afectar a hombres y niños, como explicó a Yahoo, Taraneh Shirazian, profesora asistente en el Departamento de Obstetricia y Ginecología, del Centro Médico Langone, de la Universidad de Nueva York. Frecuentemente, se produciría por la utilización de tampones que, al causar una infección al útero, nos brindaría un “shock”.

Los síntomas, de acuerdo con el portal de noticias de medicina Medical News Today, pueden ser fiebres altas, diarrea, vómitos y dolores musculares, y los riesgos podrían ser fatales.

El peligro de los tampones

De acuerdo con la Clínica Mayo, esta afección tendía a estar asociada con el uso de los tampones súper absorbentes, pero desde que algunos de estos productos se han retirado del mercado, la incidencia de esta enfermedad en mujeres menstruantes ha decrecido significativamente.

Entonces, ¿hay algunos tampones “menos peligrosos” que otros? Shirazian señaló que esta infección no se relacionaría con el material con el que está fabricado el tampón, por lo que no podría recomendar un tipo por sobre los demás.

¡Pero tampoco hace falta que nos despidamos de los tampones! Para Shirazian, el riesgo de padecer TSS es tan mínimo, que no sería necesario que dejáramos de usarlos. Eso sí: la experta advirtió que es importante que las mujeres recordemos cambiarnos estos productos regularmente, y que mantengamos una higiene vaginal adecuada, ya que estos hábitos disminuirían aún más nuestras chances de padecer esta afección.

 Precauciones extra

Como aseguró la experta, usar o no tampones es una decisión personal, y deberías escoger en base a lo que te haga sentir más cómoda y lo que se ajuste a tu estilo de vida.

Pero, si los usas, podrías tomar en cuenta estas precauciones, propuestas por la Administración de Alimentos y Drogas de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) y relevadas en el portal de la Fundación Médica de Palo Alto, Sutter Health, para alejar aún más de ti a esta afección.

  • Usa el tampón con la menor cantidad de absorción que necesites (no uses un tampón muy grande o muy absorbente, si tu flujo menstrual es mínimo).
  • Cámbiate el tampón al menos entre cada cuatro a ocho horas.
  • Evita usar tampones por la noche, mientras duermes.
  • Sigue las instrucciones del fabricante.
  • Guarda tus tampones en un sitio limpio y seco.
  • Lávate las manos con agua y jabón antes de ponerte o quitarte un tampón.
  • Si sientes que un tipo de tampón te irrita o te resulta difícil de remover, prueba otra variedad menos absorbente.

Por último, consulta con un profesional de la salud antes de hacer algún cambio significativo en tu estilo de vida o si tienes alguna duda acerca del uso y el riesgo de los tampones.

Entrevista con Taraneh Shirazian, profesora asistente en el Departamento de Obstetricia y Ginecología, del Centro Médico Langone, de la Universidad de Nueva York.