Preocupación en la City: el BCRA debió vender dólares tras un mes de racha positiva

Tras un mes de comprar dólares todos los días en el mercado oficial de cambios, 21 ruedas positivas seguidas, este miércoles el Banco Central de la República Argentina (BCRA) vendió u$s34 millones y acumula un saldo positivo en lo que va del mes de u$s14 millones en esa plaza.  Así, se empieza a sentir el efecto del final del dólar soja en el proceso de acumulación de reservas.

Terminó el programa que le reconocía al sector sojero un precio diferenciado para el dólar a $200 en el proceso de exportación y, tal como anticipaban los analistas en la City que sucedería tras el fin de esa iniciativa, el Central tuvo que volver a sacrificar divisas de las reservas para cubrir la demanda de importadores, por un lado, y personas que compran dólar ahorro o tarjeta, por otro.

"Nosotros ya sabíamos que octubre iba a ser un mes de más tensión en el mercado cambiario porque no vamos a tener la liquidación récord de soja que existió en septiembre", confirma a iProfesional el economista y director de Analytica, Claudio Caprarulo.

BCRA perdió dólares: ¿una tendencia irreversible?

El dato de este miércoles no significa que a lo largo de octubre no pueda haber aún algunos días de embolsos más pequeños, pero lo cierto es que los importadores seguramente continuarán con una demanda sostenida de divisas. Eso se combinará con un gradual incremento de dólares por los pagos de gastos de turismo, que se consolidará a partir de noviembre y hasta enero del año que viene.

En ese contexto, Caprarulo señala que "habrá que ver si, a lo largo de este en mes, se da finalmente el ingreso de dólares de los desembolsos acordados del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BM), como anticipó el Gobierno que sucederá". De hecho, quedó pendiente la entrada de u$s1.100 millones el cuatrimestre pasado de ese tipo de organismos que no se hicieron efectivos en septiembre, como estaba previsto.  Y el economista explica que avanzar en ese sentido sería muy importante porque permitiría contrarrestar la menor oferta de dólares.

Sin embargo, como es un elemento que se viene posponiendo, el Gobierno sabe que no puede sentarse a esperar y está trabajando en medidas que ayuden a hacer más efectivo el freno a la salida de dólares por importaciones.

La demanda de dólares por parte de los importadores sigue su ritmo.
La demanda de dólares por parte de los importadores sigue su ritmo.

La demanda de dólares por parte de los importadores sigue su ritmo.

Cepo a importaciones: estas medidas aplicará Massa

En ese sentido, esta semana se publicó en el Boletín Oficial una lista de nuevas posiciones arancelarias que tendrán licencias no automáticas de importación desde este miércoles 5 de octubre. "Mientras hasta ahora había 1.900 posiciones arancelarias bajo esa modalidad, ahora se agregaron 2.745 nuevas, por lo que es una medida de fuerte alcance", detalla el ex secretario de Importaciones de la Nación Esteban Marzorati.

Y explica que esto hace que cerca de 5.000 posiciones arancelarias van a necesitar autorización manual de la Secretaría de Comercio para concretar la operación de importación. "Esto implica mayores controles, más demoras y menor importación", advierte.

El experto en comercio exterior comenta que el sistema de licencias automáticas o no automáticas está aprobado por la Organización Mundial de Comercio siempre y cuando se use con fines estadísticos, pero no, como una herramienta de administración de la autorización de importaciones, lo que sería un fin para-arancelario. "En Argentina, claramente, se usa con este último objetivo en general", apunta.

Asimismo, Marzorati menciona que todo esto es un primer paso en el sentido del establecimiento de un nuevo sistema de importaciones. De hecho, menciona que en los últimos días se filtró un borrador del proyecto de resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que derogaría la Ley 4185, que regula el SIMI, e implementar un nuevo sistema que sea más efectivo en cortar la vía judicial de las importaciones, crear una nueva modalidad de la cuenta corriente del mercado de cambios y habla de implementar un perfil de riesgo aduanero.