La serie que adoré en su momento y ahora los jóvenes redescubren gracias a Netflix

Valeria Martínez
·8  min de lectura

Érase una vez… un hombre comete un crimen para ir a prisión con el único propósito de rescatar a su hermano erróneamente acusado de asesinato. Su plan: escapar juntos con un mapa que lleva tatuado por todo el cuerpo. ¿Les suena? Seguro que sí. Es más, no creo que me equivoque al imaginar que muchos reconocerán la historia enseguida. Se trata de la idea que contaba la primera temporada de Prison Break, una serie que se convirtió en un fenómeno instantáneo en 2005, arrasando en sus emisiones en gran parte del mundo (en España la vimos por Fox y laSexta).

Todavía recuerdo el furor que tuvo aquella primera tanda de 22 episodios y mis ansías por no perderme ninguno. Qué enganche tuvimos muchos con el plan de escape de la primera y la fuga constante de la segunda (ya del resto de temporadas les hablo más abajo). Y por increíble que parezca para los que vivimos aquel éxito, ya han pasado 16 años del fenómeno inicial con una temporada que quedó grabada a fuego en la memoria de los seriéfilos de la primera década de los 2000s. Por eso, no se imaginan la sorpresa que me llevé al descubrir que toda una generación nueva de espectadores le está dando una segunda vida gracias a Netflix.

Cartel promocional de Prison Break, cortesía de Disney+ ante el estreno de la serie a través de Star el 23 de febrero tras llevar varios meses en Netflix
Cartel promocional de Prison Break, cortesía de Disney+ ante el estreno de la serie a través de Star el 23 de febrero tras llevar varios meses en Netflix

En las últimas semanas comencé a notar un patrón curioso en redes sociales: influencers y jóvenes famosos que sigo en Instagram compartían su fanatismo o enganche seriéfilo a Prison Break con fotografías de la serie tomadas en sus perfiles de Netflix. Y no en tono nostálgico, sino como si fuera un nuevo descubrimiento. Al darme cuenta de la coincidencia me dirigí a Twitter a comprobar si lo mismo se repetía entre anónimos de la red, y menuda sorpresa me llevé al descubrir que existen decenas de tuits aplaudiendo la serie desde perfiles aparentemente menores de 30.

Y aquí toca añadir el dato más importante para que este análisis tenga sentido: Prison Break llegó a su fin en 2009 con una cuarta temporada que estuvo acompañada de un especial de dos horas, para volver ocho años más tarde, en 2017, con un segundo desenlace. Es decir, no es una serie que pueda considerarse nueva, ni tiene capítulos estrenados recientemente. ¿Cómo ha llegado entonces a cautivar a espectadores nuevos años después?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A juzgar por los comentarios que se pueden encontrar en redes sociales, es como si una generación joven acabara de descubrirla gracias a estar disponible en Netflix y Amazon Prime. Y es que, si bien ambas plataformas cuentan con las cinco temporadas en España, si destaco que el éxito sería fruto de Netflix es porque las imágenes que vi en stories y muchos tuits se refieren a ella.

Es como si aquellos que eran apenas unos niños o adolescentes incipientes entre 2005 y 2009 hayan descubierto un tesoro del pasado que encaja a la perfección con el estilo maratoniano de las series actuales. Y lo escribo con tanta certeza porque los tuits que pueden leerse de los últimos meses hablan precisamente desde el ángulo del descubrimiento cuando la generación anterior ya nos la comimos con patatas hace bastante tiempo

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Por qué está cautivando tanto? Para responder esta pregunta tengo que tirar de conjeturas. Una de mis teorías es que la serie podría haber llamado la atención a raíz del éxito de La casa de papel, gracias a las similitudes en estilo, trama, misterio y giros con sorpresa, pero, sobre todo, al contar con un protagonista que se pasa toda la serie ideando planes que están siempre un paso por delante de la policía, el FBI y el mismísimo espectador. Es más, hay varias comparativas del Profesor (Álvaro Morte) con Michael Scofield (interpretado por Wentworth Miller) en Twitter.

Otra teoría que se me ocurre es que podría haber cautivado a los seriéfilos a lo largo de la cuarentena por la pandemia de Covid-19 al tratarse de temporadas extensas (la mayoría tiene 22 episodios). Es decir, Prison Break podría haberse convertido en un aliado fiel y de larga duración para paliar los días en casa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Prison Break fue una serie que llegó en el momento justo. Si bien a su creador le costó vender la idea dado que las cadenas no veían que tuviera continuidad más allá de la primera temporada -incluso Steven Spielberg barajó convertirla en miniserie- finalmente consiguió el apoyo de Fox gracias al éxito de 24 y Perdidos. Básicamente no habría Prison Breaksin estas dos series legendarias que habían conseguido cautivar al mundo entero con tramas que jugaban entre la acción y el thriller, causando furor con sus giros inesperados. Prison Break era una idea que apostaba a seguir la misma fórmula.

Las dos primeras temporadas fueron un éxito rotundo con una trama que nos recordaba a La gran evasión para luego convertirse en una especie de hermana lejana de El fugitivo. Yo estaba enganchadísima… hasta que llegó la tercera tanda. La originalidad comenzó a brillar por su ausencia y la historia optó por repetirse haciendo que su protagonista fuera apresado de nuevo y tuviera que planificar una segunda fuga. Fuimos muchos los que terminamos abandonándola, o bien en la tercera o la cuarta temporada. Tampoco le ayudó sufrir la huelga de guionistas y quedarse con una tercera temporada coja con la mitad de episodios habituales, pero de todos modos la historia ya no tenía la misma efectividad. La idea inicial de una fuga en base a un mapa tatuado en el cuerpo se perdió al arrancar la segunda temporada y nunca pudo remontar de nuevo.

Y más allá de la responsabilidad de los guionistas creo que tampoco ayudó el éxito descomunal de 24 y Perdidos, dos series que mantuvieron el listón alto y nos malcriaron como los seriéfilos exigentes que somos hoy en día.

Prison Break terminó en 2009 con un final lacrimógeno que daba por concluida la trama, sin embargo, en 2017 volvió con nueve capítulos nuevos que resucitaban la idea inicial con otra fuga más. Pero la magia se había perdido. La trama no solo estaba plagada de clichés y estereotipos anticuados, sino que ya no tenía la misma gracia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y aunque se rumoreó la posibilidad de una sexta temporada, Wentworth Miller se ha negado a volver porque no quiere seguir interpretando personajes heterosexuales. Así lo reveló el pasado mes de noviembre en una publicación de Instagram que luego eliminó donde decía "Estoy fuera. De PB. Oficialmente. No por la estática de redes sociales (aunque eso ha centrado el problema). Tan solo no quiero interpretar personajes heterosexuales. Sus historias se han contado (y contado)".

"Así que no más Michael. Si eras fan de la serie esperando temporadas adicionales... comprendo que esto sea decepcionante. Lo siento. Si estás furioso y molesto porque te enamoraste de un personaje heterosexual interpretado por un gay real... Es tu problema", añadía (vía People).

En resumen, mientras aquellos que la seguimos en sus inicios atesoramos el impacto de sus primeras temporadas, aunque termináramos abandonándola a medida que perdía su originalidad (y no es mi opinión únicamente: los ratings bajaron a la mitad en EE.UU.), en la actualidad existe toda una generación que la está recibiendo con los brazos abiertos.

Y a partir del 23 de febrero esos brazos podrían multiplicarse… porque Prison Break también estará disponible en Disney+ gracias al nuevo apartado de Star, donde se incluirán otras series clásicas de décadas recientes como Perdidos, Anatomía de Grey, The Walking Dead, Expediente X, etc.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si es que el streaming no solo es cuna de éxitos virales… también puede ser fuente de resurrección para series pasadas.

Más historias que te pueden interesar: