¿Problemas para escribir un discurso de boda? Enfócate en los detalles

·5  min de lectura
Hablar en público, ya sea frente a diez personas o cien, puede ser intimidante y si has sufrido un discurso de boda largo y lleno de clichés sabes que no es fácil lograr un brindis inolvidable. (Kotryna Zukauskaite/The New York Times)
Hablar en público, ya sea frente a diez personas o cien, puede ser intimidante y si has sufrido un discurso de boda largo y lleno de clichés sabes que no es fácil lograr un brindis inolvidable. (Kotryna Zukauskaite/The New York Times)

Los festejos masivos con bandas de diez instrumentos y fuentes de champaña cedieron su lugar durante la pandemia a las microbodas de jardín y las celebraciones a través de Zoom. Sin embargo, una tradición se ha mantenido sólida e incluso se volvió más popular durante el año pasado: el discurso de boda.

Ya sea que los ames o los odies, “un discurso le da a la gente algo de qué hablar y es un maravilloso recurso de convivencia”, dijo Heidi Ellert-McDermott, la fundadora de Speechy, una compañía británica que crea discursos a la medida para bodas en todo el mundo. “Realmente puede ayudar a empezar una fiesta”.

Hablar en público, ya sea frente a diez personas o cien, puede ser intimidante y si has sufrido un discurso de boda largo y lleno de clichés sabes que no es fácil lograr un brindis inolvidable.

“Todos estamos tan claramente conscientes de que nadie tiene ni idea de qué nos deparará el futuro”, dijo Marisa Polansky, quien junto con Kristine Keller fundó el servicio de redacción de discursos Speech Tank que tiene su sede en Brooklyn. “El hecho de que dos personas quieran buscar ese porvenir juntos se siente especialmente digno de mencionar. Por lo tanto, hay más presión para que los discursos le den cierto peso o formalidad al evento. Pero también es una oportunidad”.

Si te encargaron decir unas palabras sobre la pareja, hay algunas cosas que debes recordar que te ayudarán a calmar tu ansiedad e inspirarte a hablar desde el corazón.

Pregúntate a ti mismo: ‘¿Por qué yo?’

Si estás mirando fijamente una hoja en blanco, da un paso para atrás y piensa en tu relación con la pareja. “Comienza por preguntarte por qué darás el discurso”, dijo Tess Barker, de 38 años, una comediante radicada en Los Ángeles que tiene un “largo currículo como dama de honor”. Pensar sobre tu relación con la pareja te puede ayudar a enfocarte en recuerdos que comparten y a tener en mente que no estás dando un informe de gobierno, solo estás hablando con alguien que es importante para ti.

No lo hagas en soledad

Hay una tendencia a pensar en el proceso de escritura de un discurso como algo solitario, pero Ellert-McDermott de Speechy sugiere convertirlo en un esfuerzo grupal. “No lo confines a ser una cosa secreta que tiene que ser hecha en una habitación oscura la noche previa al evento cuando estés invadido por el pánico”, dijo. Además, sugiere invitar a la pareja o a otros amigos a hacer una lluvia de ideas contigo. Reúne anécdotas o descubre características o excentricidades sobre la pareja que les encanten a otros amigos o familiares.

Elimina los agradecimientos

No comiences tu discurso con agradecimientos para los invitados, el DJ, el florista, los padres y los músicos. “Cualquiera que haya escuchado un discurso de aceptación en los Premios Oscar sabe que los agradecimientos son aburridos”, dijo Ellert-McDermott. Puedes agradecer a las personas de forma individual y mejor centrar tu discurso en historias, humor y emoción. Un rápido “Gracias por venir” no arruinará un discurso, pero no debe ser el punto central.

Encuentra un tema

En lugar de hablar sobre todo lo que hay que saber sobre la pareja, mejor identifica un tema. “Te ayudará a mantenerte enfocado y a no extenderte demasiado, así como construir una idea general”, dijo Carla Eustache, de 38 años, la dueña de Style Perfect Events, con sede en Charlotte, Carolina del Norte. Eustache dijo que ha notado un incremento de discursos sobre la resiliencia y la perseverancia durante la pandemia, pero tu tema no tiene que ser serio. Puede centrarse en la obsesión de la novia por encontrar el taco perfecto o la horrible voz del novio cuando canta. “Si puedes detectar un tema en medio de todas las ideas no relacionadas, entonces ya tienes una base sólida”, dijo Ellert-McDermott.

Olvida los clichés

Es fácil entrar en pánico y buscar en Google una plantilla de discurso de bodas, pero el truco de copiar y pegar en contadas ocasiones produce discursos memorables. Si ves que estás escribiendo una cadena de clichés, deshazte de tu discurso y vuelve a lo básico, dijo Jason Mitchell Kahn, un planificador de bodas que radica en Nueva York y es el autor de “Getting Groomed: The Ultimate Wedding Planner For Gay Grooms”. “Cuando me llega un cliente”, comentó, “nos enfocamos en tres puntos: cómo se conocieron, qué te encantaba de ellos antes de que se conocieran y cómo has visto que sus vidas se han enriquecido gracias a que están juntos”. Otro consejo: no digas cosas como “son perfectos el uno para el otro”, porque, como Ellert-McDermott dijo: “Nadie es perfecto”. Además, intenta evitar las citas. “Nunca hemos escuchado un buen discurso que haya comenzado con: ‘Como Jane Austen dijo una vez...’”, indicó Keller de Speech Tank.

Conoce a tu público

La pandemia ha causado que muchas bodas se vuelvan más pequeñas y más íntimas, lo cual significa que los discursos pueden ser más personales e informales. La clave es percibir el estado de ánimo de los asistentes, ya sean virtuales o presenciales. “No menciones una noche desenfrenada con drogas en Las Vegas”, dijo Barker. “Recuerda que ahí pueden estar sus abuelos”. Ella también recomienda dirigirse a los dos recién casados. “Cuando alguien simplemente habla en exceso de uno de los contrayentes, puede resultar incómodo”. Otra clave para evitar la incomodidad es no dejar a nadie fuera. “Los chistes locales no funcionan”, agregó Eustache.

Sé breve y habla fuerte

Que sea más largo no significa que es mejor. La mayoría de los expertos en la redacción de discursos sugieren que dure de tres a cinco minutos, máximo. “Nadie se molesta si un discurso es demasiado corto”, dijo Keller. La mayoría de los expertos también prefieren sostener un pedazo de papel en lugar de desplazar la pantalla de un celular o dispositivo, ya que eso puede afectar el flujo de tu discurso. Deja tu teléfono en la mesa, practica, memoriza tanto como puedas y no olvides respirar. Dada la popularidad de las bodas en exteriores que se han convertido en una tendencia pospandémica, Kahn ofrece otro consejo importante: “Siempre ten un micrófono”, dijo. “No hay nada más frustrante que un buen discurso que la gente no puede oír”.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.