'Los protegidos: El regreso' pone remedio al mayor error de la serie original

·6  min de lectura

Por Alberto Cano.- Los regresos nostálgicos no paran de sucederse, y tras ver cómo este 2021 traía de vuelta míticas series españolas de Atresmedia como El internado, Física o Química o Los hombres de Paco, ahora le toca el turno a Los Protegidos. En este caso, se trata de una continuación directa de esta ficción fantástica que tan buenos datos de audiencia cosechó entre 2010 y 2012 en Antena 3, una secuela que explora las vidas de sus extraordinarios protagonistas con poderes años después del final de la serie.

Lo cierto es que Los protegidos: El regreso no deja de ser un producto basado puramente en la nostalgia para deleite de aquellos que hace una década disfrutaron de las aventuras de la familia Castillo, de personajes como Culebra, Sandra, Lucas, Lucía, Carlitos, Mario o Rosa Ruano que convirtieron a intérpretes como Ana Fernández, Luis Fernández o Mario Marzo en auténticos ídolos adolescentes. En este sentido, se empieza apreciando como una serie algo falta de ideas, con tramas que son un calco de la original y con momentos a puro servicio de los fans. Sin embargo, también luce como una ficción mucho más depurada que antaño a la que el poso del tiempo le ha llevado a solucionar el que fue el mayor error de la serie original.

Luis Fernández, Maggie García, Mario Marzo y Ana Fernández en 'Los protegidos: El regreso' (Foto: Atresmedia)
Luis Fernández, Maggie García, Mario Marzo y Ana Fernández en 'Los protegidos: El regreso' (Foto: Atresmedia)

Para que os hagáis a la idea, el punto de partida del primer capítulo, ya disponible en Atresplayer Premium y con su estreno programado en abierto para este miércoles 8 de diciembre en Antena 3, es el del secuestro de la hija con poderes de Sandra -el personaje de Ana Fernández- por las personas que han conformado la vuelta del Clan del Elefante, los villanos de la serie original. Cualquiera que recuerde los primeros capítulos de Los protegidos puede percatarse fácilmente que el detonante es totalmente idéntico al de la ficción de 2010, cuando el personaje de Jimena, a quien dio vida Angie Cepeda, vio cómo su hija con poderes era secuestrada y acabó formando una falsa familia con personas en su misma situación para tratar de buscar respuestas. Y así mismo vuelve a ocurrir en Los protegidos: El regreso, puesto que casi todos los personajes principales vuelven a reunirse en la misma casa de antaño para intentar descubrir el por qué de la vuelta del Clan del Elefante.

Este hecho deja bastante claro que Los protegidos: El regreso poco iba a poder aportar a nivel argumental, aunque valorando el desvarío de ideas que fue la tercera y última temporada de la serie estaba bastante claro que iba a pasar. No obstante, es precisamente la comparación con esta tanda final de episodios la que hace que esta vuelta de la serie salga ganando y por goleada. Y es que aquella temporada que puso fin a Los Protegidos en 2012, aquella que exploró el origen de los poderes de los personajes, acabó en tierra de nadie al no saber sacar partido a las vertientes argumentales que empezó a abrir. Y como consecuencia, las costuras quedaron muy al descubierto.

Por ejemplo, me remito mismamente a la marcha del personaje de Angie Cepeda de la serie. La trama de la desaparición de su hija, quien podía predecir el futuro, no podía alargarse más y tuvieron que ponerle punto y final al comienzo de la tercera temporada. Sin embargo, aquí la serie se encontró con un problema muy grande. Y es que iban a tener en su plantel de personajes a alguien capaz de adivinar todo lo que iba a ocurrir, lo que a nivel de guion generaba un quebradero de cabeza con el que era difícil de lidiar. Y lo solucionaron sacando a los personajes de Jimena y su hija de la serie. Creo recordar que en su día se trató esta salida como una decisión de la propia Angie Cepeda, pero valorando que su marcha no fue precipitada y esta siguió presente en los primeros episodios de la última temporada, creo que es evidente que respondió más a decisiones argumentales.

Luis y Ana Fernández en 'Los protegidos: El regreso' (Foto: Atresmedia)
Luis y Ana Fernández en 'Los protegidos: El regreso' (Foto: Atresmedia)

Pero este problema fue también latente con otros personajes. Ante la ambición que quiso perseguir la serie en sus compases finales, se introdujeron un montón de niños y jóvenes con poderes que o no tardaban en pasar a un segundo plano o la ejecución de sus poderes quedaba muy desaprovechada. No me acuerdo muy bien de todos, pero si recuerdo, por ejemplo, a un niño con la capacidad de matar y resucitar personas con un solo toque que tras jugar un papel esencial al comienzo de la tercera temporada despareció de la noche a la mañana. Y lo mismo a la hora de explotar la espectacularidad que requerían muchos otros poderes, que al contar con un presupuesto limitado era imposible que lucieran todo lo bien que deberían en pantalla. Y es que Los protegidos pecó de grandilocuente sin saber cómo manejar o explotar todos los elementos, personajes y poderes que introducía en sus caóticas tramas. Y al final, en su ambición acabó perdiendo la esencia tan entrañable que tuvo en sus inicios, cuando los lazos que se creaban entre sus personajes al crear esa falsa familia de gente extraordinaria lograban emocionar por sí mismos sin necesidad de recurrir a la grandilocuencia.

Por suerte, Los protegidos: El regreso ha sido muy consciente de que no se podía repetir este error. De ahí que haya puesto el foco en la nostalgia, en hacernos recordar lo mucho que nos emocionaban sus personajes principales, sus conflictos, relaciones y su lado tan entrañable. Pero no solo eso, puesto que esta vez han sabido encontrar el equilibrio entre este aspecto y el lado espectacular que uno se esperaría de una serie fantástica sobre una familia con poderes. Eso sí, de forma muy medida y sabiendo jugar muy bien con todos sus elementos fantásticos. Hay nuevos niños, nuevos poderes, los protagonistas descubrirán detalles desconocidos de los suyos y la conjunción que hace la serie de todo ello funciona como un reloj.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Claro está que la tecnología ha avanzado desde 2012 y los avances en cuanto a efectos especiales son más que perceptibles en esta nueva tanda de episodios, razón por la que la serie, salvando las distancias, se ha podido permitir abrazarse a una vertiente X-Men sin que chirríe a nivel técnico y pudiendo mantener el equilibrio con la esencia afectuosa de la serie. Por esta razón, y pese a que las aventuras de esta familia con poderes no tengan mucho nuevo por contar, creo que Los protegidos: El regreso se ve como una vuelta necesaria, como una temporada nostálgica que nos da a los fans todo aquello que echamos tanto de menos en los compases finales de la serie. Y en este sentido, es muy emocionante comprobar qué ha vuelto en plena forma y sin repetir los errores del pasado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.