¿Puede el 'sexless' reavivar la pasión?

Mónica De Haro

90 días sin sexo, la terapia del ‘ayuno sexual’ que os puede ayudar a sentir la pasión desenfrenada del principio

Ella fue la primera en hablar de ello. La modelo Miranda Kerr confesó públicamente que no tenía relaciones con su entonces prometido porque estaban esperando a estar casados para tener relaciones sexuales.(Foto: Getty)
Ella fue la primera en hablar de ello. La modelo Miranda Kerr confesó públicamente que no tenía relaciones con su entonces prometido porque estaban esperando a estar casados para tener relaciones sexuales.(Foto: Getty)

El sexo es un aspecto muy importante en una relación de pareja pero puede que sea mejor que concentres tus esfuerzos en conseguir otro tipo de compatibilidad. Y es que mantener el deseo sexual y los encuentros íntimos de forma regular puede ser complicado en relaciones duraderas. Incluso hay quien piensa que quedarse en el dique seco una temporada puede ser beneficioso para la vida en pareja.

Es más, hay quienes optan por la abstinencia para recuperar el interés por su pareja. Una nueva corriente denominada ‘born-again virgin‘ o vírgenes renacidas, que hace referencia a las personas que ya han tenido sexo pero que deciden, en una nueva relación, abstenerse hasta el matrimonio.

Al parecer cada vez más famosos adoptan esta postua, como por ejemplo Miranda Kerr o la cantante Ciara y su marido, el futbolista Russell Wilson. Otras celebridades como Mariah Carey, Ciara, Selena Gomez, Nicki Minaj y Ashley Graham han insinuado que han abrazado el celibato o que se están reservando (una vez más) para casarse.

Unas lo hacen por sus convicciones religiosas, otras por el hastío y el desencanto tras tantas relaciones fallidas o porque están buscando otro significado a su vida y quieren reconectar con su propio yo. Da igual el motivo, el caso es que esta decisión -practicar el “ayuno sexual”- ayudaría a recuperar el deseo por el otro, a lograr la satisfacción en las relaciones íntimas y, finalmente, a poder sostener el vínculo más allá de lo físico.

Abstenerse por un período determinado y de forma voluntaria del sexo conlleva beneficios para la pareja, ya que así ambas parte llegan a conocerse y descubrirse en otras áreas diferentes a lo meramente físico. (Foto: Getty)
Abstenerse por un período determinado y de forma voluntaria del sexo conlleva beneficios para la pareja, ya que así ambas parte llegan a conocerse y descubrirse en otras áreas diferentes a lo meramente físico. (Foto: Getty)

Muchos expertos se han pronunicado al respecto. “Hay que concentrarse en la calidad, más que en la cantidad, si se quiere tener una vida sexual plena”, cuenta al New York Times George Loewenstein, líder de una investigación sobre sexo publicada en ‘The Journal of Economic Behavior and Organization’.

Otros como el psicoterapeuta norteamericano, Ian Kerner, afirman que “aparcar la sexualidad (en este caso durante 30 días) es una buena manera para ‘resetear’ nuestro lado erótico”; algo así como una prueba para aseguraros de que hay algo más que sexo entre vosotros.

“Estos períodos pueden mejorar la comunicación en la pareja, revalorizar la relación, sobre todo para aquellos que se encuentran cansados; redescubrir a la pareja, mejorar la creatividad y el erotismo. En parte funciona debido a que recrea la sensación de lo ‘prohibido’, haciendo que se anhele lo que no se tiene y se valore más lo que se tiene alrededor”, asegura Odette Freundlinch en Emol.

Para entenderlo, quizás te ayude hacer este paralelismo. Supongamos -por ejemplo- que te encanta el chocolate, tanto que comes más allá de lo que puedes, hasta saciarte y aburrirte de él. Entonces, optas voluntariamente por dejar de comerlo por un tiempo limitado y luego, cuando vuelves a probarlo, te encanta otra vez.

Ceder a los deseos sexuales de nuestra pareja y olvidar los propios te hará caer en el resentimiento y la frustración. (Foto: Getty)
Ceder a los deseos sexuales de nuestra pareja y olvidar los propios te hará caer en el resentimiento y la frustración. (Foto: Getty)

Pues de eso se trata, y por eso cada vez más terapeutas y asesores sexuales recomiendan a sus clientes firmar un pacto ‘sin sexo’ para salvar su relación, trabajar en la comunicación y ejercitar la confianza, dando más importancia a la conexión emocional que a la vertiente meramente física.

Pero, ¡cuidado! El ‘sex detox’ solo funciona cuando el enfoque es positivo, no si lo vives como una huída o válvula de escape ante una relación fallida que nos ha dejado ‘traumatizados’ sexualmente. Es decir, si te conviertes en una ‘virgen renacida’ que sea para mejorar tu autoestima, respetarte y estar agusto contigo misma y tus decisiones; y sobre todo, para aprender a establecer límites saludables con tu siguiente pareja.

¿Probarías esta terapia sexual para salvar tu relación?

También te puede interesar:

¿Has empezado mal la semana? La falta de sexo podría ser el problema

La sequía sexual, el mal al que se resignan los millennials

La compatibilidad sexual no es lo único esencial en la pareja