¿Qué ha sido de Cressida Bonas, la otra actriz que conquistó al príncipe Enrique?

Cressida Bonas en la portada de la revista ES

Antes de que unos amigos en común le presentaran a la entonces protagonista de la serie Suits, su ahora esposa Meghan Markle, la última novia que se le había conocido al príncipe Enrique de Inglaterra era Cressida Bonas, una aspirante a actriz de buena familia que resultaba ser íntima de una de sus primas, la princesa Beatriz, quien supuestamente se encargó de orquestar su primer encuentro.

La pareja mantuvo una relación sentimental durante un par de años que trataron de llevar con la mayor discreción posible y que llegó a su fin en 2014.

Ahora la intérprete ha aterrizado en la pequeña pantalla británica con la serie 'White House Farm' inspirada en unos crímenes reales que ocurrieron en la década de los 80 y, casualmente, las entrevistas que ha concedido estas semanas para promocionar su trabajo han coincidido en el tiempo con la confirmación de que Enrique y Meghan han recibido el visto bueno de la reina Isabel II para iniciar su nueva vida lejos de Reino Unido y de las responsabilidades que se desprendían de su papel hasta ahora en el seno de la monarquía británica.

Como era de esperar, Cressida se ha enfrentado a varias preguntas acerca de esa decisión tan polémica del matrimonio, aunque se ha negado a ofrecer su opinión al respecto.

"Jamás me posicionaría al respecto porque estaría completamente fuera de lugar. Quiero centrarme en mi trabajo, y también lo digo por respeto. ¿Cuál es la expresión que estoy buscando? ¿Cómo me sentiría si cambiaran las tornas y fuera un ex mío el que hablara de mi vida?", ha afirmado en una entrevista al suplemento ES.

Parte de su reticencia a mencionar siquiera el nombre de su antigua pareja responde a su deseo de librarse de la etiqueta de 'novia de' que le colgaron en los inicios de su carrera, pero también se debe a que en la actualidad está planeando su boda con otro 'Enrique', un antiguo compañero de universidad llamado Harry Wentworth-Stanley.

"Tengo la sensación de que ha pasado mucho tiempo, así que cuando alguien lo menciona me resulta extraño porque ahora estoy en un momento muy diferente: voy a casarme, he aprendido mucho... Me siento más a gusto en mi propia piel y estoy creciendo como persona".