Qué pasa si el bebé nace entre la semana 34 y la 37

Se les llama prematuros tardíos y tienen más hospitalizaciones y más riesgo de mortalidad en el primer año de vida que los que nacen a término. Así evitarás que tu bebé nazca antes

La tasa de nacimientos prematuros ha aumentado en los últimos años y se sitúa entre un 8 y un 10 por ciento.(Foto: Getty)

Ser madre a una edad tardía, los embarazos múltiples o el estrés materno son algunas de las causas que pueden influir en que el parto se produzca antes de tiempo. Pero hay bebés que llegan antes al mundo por motivos mucho más ‘caprichosos’.

Desde luego, llegar a la semana 40 de embarazo es duro y se hace cuesta arriba. Un motivo por el que algunas futuras madres optan por los partos programados. Sin embargo, completar el ciclo gestacional condiciona en gran medida la salud del recién nacido, incluso cuando se trata de las últimas semanas de gestación y nacen sanos, y la inducción sólo se debe plantear en determinadas situaciones.

De hecho, los bebés nacidos entre la semana 34 y la 37 (prematuros tardíos) tiene más hospitalizaciones y más riesgo de mortalidad en el primer año de vida que los que nacieron a término, según demuestra un estudio publicado en ‘Acta Paediatrica’.

La deficiencia de hierro y ácido fólico en las mujeres embarazadas aumenta el riesgo de partos prematuros. (Foto: iStock)

“Se considera que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación. Entre la 34 y 37 hablamos de prematuridad tardía, que es una situación de inmadurez y peso más favorable, aunque no está exenta de riesgo de complicaciones. Pero según vamos bajando en semanas de gestación, las enfermedades propias del prematuro aparecen con más frecuencia. Particularmente la incidencia de ellas, se incrementa notablemente por debajo de 32 semanas y/o 1500 gramos de peso”, explica la Dra. Rosa Pérez-Piaya, responsable de la UCI Neonatal y Pediátrica del Hospital Universitario HM Montepríncipe ( Boadilla del Monte, Madrid).

Las conclusiones del estudio son irrefutables (un poco más abajo tienes todos los datos) y ciertamente peligrosas para tu bebé, por eso debes saber cuál es la mejor manera de prevenir un embarazo prematuro:

  • Llegar a un peso ideal antes de quedar embarazada.
  • Controlar las condiciones crónicas como la presión alta o la diabetes.
  • Evitar o dejar de fumar y tomar alcohol.
  • Tomar una multi-vitamina con al menos 400 mg de ácido fólico todos los días antes y durante el embarazo.
  •  ¡Acude a todas las revisiones! Si tienes presión pélvica, secreción vaginal incrementada, dolor de espalda y cólicos es posible que el parto se te adelante.
  • La alimentación y la higiene dental también juegan un papel clave en la prevención de la prematuridad. Es importante llevar una dieta baja en grasas y rica en ácidos grasos omega 3 (presente en el aceite de oliva y el pescado azul) así como el consumo de frutas y verduras.
  • Atenta a los síntomas: los signos de que un parto prematuro se avecina incluyen más de cinco contracciones por hora, sangre fresca (color rojo vivo) que sale de tu vagina, manos y rostro hinchados, dolor al orinar, vómito frecuente, dolor intenso en la espalda baja y presión en la pelvis.
Los prematuros tardíos que nacen sanos tienen 5 veces más riesgo de mortalidad que los que nacen a término. (Foto: Doctissimo)

Prematuros versus bebés nacidos a término

En concreto, el estudio que mencionaba al principio concluye que los prematuros estuvieron en el hospital 6,5 días de media en comparación con los 2,8 días de los que habían completado las 37 semanas de gestación.

Además a los papás de los prematuros les toca hacer más visitas inesperadas durante el primer mes de vida de sus pequeños (un 9 por ciento frente al 4,4 por ciento) y al año de vida (22 por ciento vs. 12,4 por ciento). Y el riesgo de mortalidad también fue significativamente mayor en los bebés que nacieron hasta 3 semanas antes de tiempo.

Problemas comunes

Los prematuros tardíos suelen tener más problemas relacionados con la inmadurez  y la malnutrición, mientras que los bebés nacidos a término sufren más de ictericia perinatal, alteraciones metabólicas del feto y del recién nacido o problemas respiratorios, aunque estos problemas desaparecen con el tiempo.

También es común que los bebés nacidos de manera prematura sufran de manera notable un mayor número de ingresos hospitalarios en todas las patologías neonatales más frecuentes: bronquitis aguda, bronquiolitis, muy especialmente las provocadas por virus respiratorio sincitial, ictericia perinatal y hernia inguinal.

En cuanto a la mortalidad al año fue de 1 por 1.000 nacidos prematuros y 3 por 10.000 en neonatos nacidos a término, por lo que el riesgo relativo de mortalidad en bebés nacidos pretérmino fue de 4,9 veces mayor.

Así que ya sabes, si tu embarazo es saludable debes hablar con el doctor para que no te programe el parto a menos que haya riesgo para el bebé o para ti. Cada día de embarazo cuenta. Las últimas semanas son cruciales para la salud del bebé porque muchos órganos, como el cerebro los pulmones y el hígado,  no están completamente desarrollados hasta ese momento.

También te puede interesar:

Cuando veas esto ya no temerás (tanto) que tu bebé sea prematuro

Si no cuidas esta parte del cuerpo puedes sufrir un parto prematuro

¿Por qué cada vez nacen más niños prematuros?

¿Embarazada (de forma natural) pasados los cuarenta?