¿Quiénes son las nuevas integrantes del equipo legal de Trump que lo defiende por la redada del FBI?

·6  min de lectura

El expresidente Donald Trump añadió a un trío de nuevas abogadas a su defensa luego de la redada del FBI en Mar-a-Lago para recuperar documentos confidenciales del gobierno. Sin embargo, el trío no ha logrado impresionar durante sus numerosas apariciones en los medios de derecha, y en algunos casos han planteado teorías de conspiración.

El trío de abogadas son Alina Habba, Lindsey Halligan y Christina Bobb. Bobb fue presentadora de One America News, un medio de comunicación de derecha pro Trump.

Habba amenazó previamente con demandar al Comité del Premio Pulitzer a menos que se retractara de los premios Nacionales de Reportajes de 2018 que otorgó al New York Times y al Washington Post por los reportajes sobre la supuesta influencia rusa en la victoria electoral de Trump en 2016.

También fue demandada en julio por su exasistente legal, quien afirmó que ella creó un ambiente de trabajo hostil en su oficina en Nueva Jersey.

Na’Syia Drayton, la exasistente, alegó que Habba y otro colega parecían disfrutar particularmente escuchando y rapeando lo que generalmente se percibe y clasifica como música de gánsteres y hip-hop, para llenarse de energía, motivarse y de otra manera “animarse” antes de comparecer ante los tribunales, incluyendo cantar la “N-word” en voz alta en la oficina. Drayton era la única empleada negra en la oficina.

Según The Daily Beast, Drayton afirmó que, después de perder una apelación en la Corte Suprema ante la fiscal general de Nueva York, Letitia James, Habba salió enojada de su oficina y gritó “ODIO A ESA P*** NEGRA”.

Habba sostiene que los hechos alegados no sucedieron.

Christina Cobb, Lindsey Halligan y Alina Habba son abogadas del expresidente Donald Trump y han aparecido en los medios de comunicación de derecha para defender a su cliente después de que una redada del FBI en Mar-a-Lago recuperara documentos gubernamentales delicados (OAN/Fox News/The Independent)
Christina Cobb, Lindsey Halligan y Alina Habba son abogadas del expresidente Donald Trump y han aparecido en los medios de comunicación de derecha para defender a su cliente después de que una redada del FBI en Mar-a-Lago recuperara documentos gubernamentales delicados (OAN/Fox News/The Independent)

“Na’Syia es alguien a quien queremos y cuidamos desde hace años. Na’Syia nunca había presentado una sola queja a nadie hasta que decidió renunciar y pedir una cantidad exorbitante de dinero a cambio. Estoy decepcionada por esta demanda y las acusaciones, que simplemente no son ciertas”, dijo en un comunicado al Daily Beast.

Ese caso está actualmente en la etapa de descubrimiento.

Halligan también amenazó con demandar por desaires percibidos a su cliente. A principios de este año, dijo que planeaba demandar a CNN por calificar las acusaciones de fraude electoral de Trump como “La gran mentira”. Afirmó que la frase era una referencia a una de las teorías de Adolf Hitler, y que al usar la frase, CNN estaba vinculando a Trump con el dictador alemán.

Tanto Bobb como Halligan estuvieron presentes en Mar-a-Lago el día de la redada del FBI.

A las mujeres se les prohibió ingresar al edificio durante el registro y la incautación de los documentos, y Bobb luego afirmó que el FBI tendría que “inventar cosas” para usarlas contra Trump.

Durante una participación en el programa de la presentadora de Fox New, Laura Ingraham, Bobb también dijo que no cree que Trump haya guardado documentos que contengan información sobre el programa nuclear de Estados Unidos. Sin embargo, aclaró de inmediato y dijo que en realidad no había hablado con Trump sobre las acusaciones antes de salir en el programa y dijo que no podía estar segura.

Habba también participó en Fox News para proteger a Trump y lo hizo impulsando la teoría sin fundamento de que el FBI plantó información.

“Francamente, me preocupa que hayan plantado algo”, le dijo al presentador de Fox News, Jesse Watters. “En este punto, ¿quién sabe? No confío en el gobierno y eso es algo muy aterrador como estadounidense”.

Ella pasó a decir que las incautaciones eran un “chiste” y “cosas del tercer mundo”.

Durante la última participación en Fox News de Halligan, afirmó, sin evidencia, que la búsqueda había unido a los estadounidenses contra Joe Biden.

“La administración de Biden ha unido a los estadounidenses en contra de su administración, y este instante irónicamente ha creado un bipartidismo sobre este tema”, dijo.

Algunos usuarios de las redes sociales se burlaron de la confusión inicial de Halligan con las palabras “bipartidista” y “biponderancia”, pero ella simplemente se equivocó en su discurso y su significado fue claro.

El exabogado de Trump, Rudy Giuliani, fue objeto de numerosos episodios vergonzosos que iban desde el tinte de cabello que le caía por la cabeza durante una conferencia de prensa hasta el incidente de la conferencia de prensa en el Four Seasons Landscaping. No hay que olvidar también una escandalosa aparición en la segunda película de Borat en la que termina involucrado en una situación comprometedora con la actriz de la película. (Él insistió en que simplemente se estaba ajustando la ropa y que no había hecho nada malo).

Actualmente, Dominion Voting Systems presentó una demanda de US$1 mil millones contra Giuliani por difamación, ya que él afirmó que la compañía actuó en connivencia con China para hacer fraude en las elecciones de 2020.

Otra de los exabogados de Trump, la abogada “Kraken”, Sidney Powell, también está incluida en la demanda por difamación de Dominion Voting Systems. Algunos republicanos culparon a Powell y al exabogado de Trump, Lin Wood (quien desde entonces le dio la espalda al expresidente), por costarles a los exsenadores republicanos David Perdue y Kelly Loeffler sus escaños después de que fueron a Georgia y alentaron a los votantes a no participar en el “sistema amañado”. Esas pérdidas decantaron el Senado a favor de los demócratas.

Además, el Washington Post informó que una citación relacionada con una demanda de la seguridad del sistema electoral de Georgia encontró que Powell había ordenado a los equipos que copiaran datos confidenciales de votación en los condados rurales de Georgia y que tenía la intención de pagar las recaudaciones en otros estados.

Trump conserva un ejército de abogados para actuar en respuesta a las vastas y variadas batallas legales que enfrenta actualmente. Algunos se encargaron de la investigación de la fiscal general de Nueva York sobre la Organización Trump, otros tuvieron que litigar las elecciones de 2020, y su última tanda se centra en disminuir la atención sobre su almacenamiento de documentos gubernamentales.

Trump tiene un historial de traicionar al personal si piensa que lo perjudicaron, una tendencia que se desarrolló casi cada vez que alguien del personal renunciaba a su administración. Incluso pareció traicionar a su propia hija cuando reclamó que su testimonio ante el comité selecto de la Cámara que investiga el asalto al Capitolio fue una tontería para apaciguar al exfiscal general Bill Barr.

El expresidente también tiene fama de no pagar a sus contratistas. USA Today descubrió que durante un periodo de 30 años, Trump estuvo involucrado en más de 3.500 juicios en los que los contratistas alegaron que él o sus organizaciones no les pagaron por su trabajo.

En 2021, el Washington Post informó que Trump le dijo a su personal que dejara de pagarle a Giuliani por los servicios prestados. Supuestamente, canceló los pagos después de tener una pelea con el abogado.