Todos la quieren comer, pero, ¿sabes qué es la carne magra?

Seguramente has escuchado en numerosas ocasiones la recomendación de consumir carne magra, pero, ¿sabes realmente lo que es? Hoy te platicamos lo que necesitas saber de esta y cómo elegirla.

Recetas, dietas y hasta en el gimnasio la gente habla acerca de la carne magra y sus beneficios. A grandes rasgos, lo que se conoce como carne magra hace referencia a cortes que tienen una presencia baja de grasa, por lo cual las personas que siguen regímenes alimenticios con bajo aporte calórico suelen consumirla. Sin embargo, hay mucho más allá detrás de esta y hoy te lo vamos a platicar.

carne roja
carne roja

Carne magra, ¿qué es y cómo se come?

Qué onda con la carne magra

Primero hay que entender cuál es la composición de la carne. De acuerdo a la FAO, la carne está constituida por la parte muscular de los animales de abasto, es decir, para consumo. Además de el tejido muscular, en la carne encontramos proteínas, agua y grasa. Según el corte de carne, es decir, la zona del cuerpo de donde se obtenga, la cantidad de grasa que se acumula es diferente. Esto tiene que ver con el movimiento que realiza el animal, el trabajo o si protege a algún órgano.

Harold McGee en su libro La Cocina y los Alimentos dice que la carne magra se compone de 75% de agua, 20% de proteína y 5% de grasa, un porcentaje bastante bajo en comparación con otros cortes que llegan a tener hasta un 25%. Dentro de la grasa se pueden distinguir dos tipos diferentes según donde se encuentre, puede ser intramuscular y presentarse como vetas marmoleadas en la carne, como un Wagyu, o estar alrededor del corte y el hueso.

Las principales carnes magras son las aves: el pollo, pavo, pollito de leche, guajolote, ya que presentan menos del 2,5% de infiltración de grasa respecto a carnes más grasas, como por ejemplo la de algunos cortes de cerdo o de res. La composición de la grasa también es varia dependiendo de la especie y su crianza, así que lo mejor es tener buen ojo a la hora de comprar y elegir la que mejor se adecúe a tus necesidades.

Estas son algunas carnes magras

Como te platicábamos, el pavo y el pollo, especialmente cortes como la pechuga, son considerados como magros. Del mismo la carne de cerdo, la cual es considerada como una opción saludable por la UNAM, los cortes de esta que entran dentro de esta categoría son el lomo, el solomillo o la pierna. Ahora que si estás pensando en un corte de res, las opciones son la aguja, el solomillo, aguayón, falda, cuadril y chambarete.

Los pescados también suelen ser recomendados como carne magra, sobre todo las especies blancas como el lenguado, rodaballo, merluza o lubina. Ojo, no hay que confundir con mariscos, ya que estos si tienen un alto aporte de grasa. Finalmente, médicos veterinarios de la UNAM también recomiendan consumir la carne de conejo si se están buscando opciones de carne magra, ya que tiene la bondad de poseer grasas poliinsaturadas o saludables.

¿Cómo te quedó el ojo? Ahora ya sabes qué tipo de carnes elegir cuando el nutriólogo o doctor te recomiende comerlas.