Río, gatos y café se combinan por una causa

·1  min de lectura

Por Leonardo Benassatto

12 jul (Reuters) - En el Gato Café en el centro de Río de Janeiro, se sirve café y té con bigotes y ronroneos.

En su interior de paredes rosadas, los clientes pueden comprar cafés con leche polvoreados con siluetas de gatos y acompañados de galletas en forma de patas mientras los gatos descansan perezosamente en una habitación adyacente.

Los cafés para gatos se popularizaron por primera vez en Asia, donde se originaron en Taiwán en 1998. Además de ofrecer una compañía felina, Gato Café, que abrió en julio pasado, funciona simultáneamente como un centro de adopción para gatos abandonados rescatados por una organización llamada Bigodes do Bunker.

En 2019, había más de 78 millones de perros y gatos en Brasil, según el Instituto Brasileño de Mascotas. Algunos propietarios fallecieron y las familias se dividieron durante la pandemia de coronavirus, por lo que muchos animales fueron abandonados.

"Hay más de 10 millones de gatos sin hogar en Brasil, y creo que las dificultades financieras provocadas por la pandemia desafortunadamente han aumentado este número", dijo la fundadora Giovanna Molinaro, quien se inspiró para crear el café después de un viaje a Japón en 2018.

"Hay otros cafés para gatos en el mundo, pero aquí estamos enfocados en la adopción y el bienestar de nuestros gatos", agregó.

Clarissa Haiut dijo estar disfrutando el mejor momento de su vida mientras acariciaba a un gato atigrado con manchas blancas.

"Estoy en el paraíso con todos estos gatos. ¡Estoy enamorado de ellos! Se siente como si estuviera viviendo en un sueño lleno de gatitos".

(Reporte de Leonardo Benassatto, escrito por Jimin Kang. Editado en español por Rodrigo Charme)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.