La radicalización populista de los discursos de Risto Mejide

Cine 54
·7  min de lectura

Mientras que los sanitarios trabajan al límite de sus fuerzas, los principales periodistas de nuestro país procuran servir de altavoz de la cruda realidad marcada por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, hay a algunos comunicadores que su influencia televisiva se les está yendo de las manos. Y es que desde que estalló esta crisis sanitaria no solo hemos visto la transformación profesional de Vicente Vallés, presentador y director de Antena 3 Noticias 2, o de Ana Rosa Quintana, la reina de las mañanas de Telecinco, con su látigo constante al Gobierno de Pedro Sánchez sino que Risto Mejide parece que también ha dado carpetazo a la neutralidad informativa con sus contantes dardos envenenados en Todo es mentira.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

Ya nos habíamos percatado de que los presentadores de los principales programas informativos no se limitan a leer el teleprompter como antaño pero que sus puntualizaciones personales en pleno directo hayan adquirido tanto protagonismo es algo que no deja de sorprendernos. Tras el estallido del coronavirus Risto Mejide es uno de los rostros populares que no se corta un pelo a la hora de compartir en Todo es mentira sus opiniones, críticas y quejas que no dejan indiferente a los espectadores del programa vespertino que lidera.

No obstante, teniendo en cuenta que todos estamos con los nervios a flor de piel en esta tercera ola de contagios, resulta un tanto contraproducente que eche más mierda sobre la situación actual, más que nada porque da la sensación de que está abrazando el camino amarillista para acaparar titulares en los medios e incrementar el share del programa que capitanea en Cuatro. Planteado de otro modo, ¿es Risto Mejide el nuevo Jorge Javier Vázquez que busca convertirse en el rey absoluto del Trending Topic?

Desde luego ejemplos en los que el también publicista ha manifestado su espíritu crítico en pleno directo no nos faltan. Sin ir más lejos, en la entrega emitida el pasado 19 de enero el presentador catalán golpeó sin piedad a Fernando Simón. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha recibido numerosas críticas en los últimos días por decir que el incremento de los contagios se debe a que en Navidades “nos lo pasamos mejor de lo que debíamos haberlo pasado” así como por exponer que “la llegada al pico va a depender mucho de cómo nos portemos estos días”.

Estas últimas palabras son las que precisamente hicieron estallar al presentador de Todo es mentira que compartió con la audiencia un alegato contra Fernando Simón. “Yo no sé vosotros, pero yo ya empiezo a estar hartito de los sermones del doctor Simón. Básicamente, a mí que me traten de insolidario, que me insulten… bueno; pero que me llamen idiota y me lo demuestren cada vez que hablan me empieza a tocar mucho la moral. Esto de que nos digan que siempre la culpa es nuestra, que a ver cómo nos portamos… Porque, ¿qué pasaría si el problema no es cómo nos hemos portado, sino que las medidas propuestas por las autoridades no están dando sus resultados, los previstos por ellos?”.

Y como últimamente Risto Mejide no da puntada sin hilo, se preguntó muy molesto (viendo los datos de algunas de las comunidades que más restricciones impusieron durante las Navidades) cuántas propuestas de multa hay de ese periodo de tiempo: Con los datos de propuesta de sanción uno no puede salir por la tele diciendo que la gente se lo ha pasado demasiado bien. Punto. O si no, ¿qué me está diciendo, que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no han estado haciendo su trabajo? Espero que no”.

Pero es que esto no es todo ya que en la entrega anterior montó un pollo a una negacionista diciéndole que ojalá se contagiara. Risto Mejide perdió las formas después de que una enfermera del hospital Sant Pau de Barcelona denunciara en el programa la difusión de un vídeo por parte de una joven que había grabado las salas de espera del hospital sin pacientes haciendo creer que las cifras de contagiados por COVID-19 están manipuladas y que el colapso sanitario no existe.

Risto Mejide, lejos de quedarse de brazos cruzados, sentenció a esta joven negacionista con unas frases demoledoras que corrieron como la pólvora: “Lo que tiene que pasar es que, en algún momento, esta chica pille el coronavirus. Eso es lo que se llamaría justicia divina. A mí la gente que está negando la existencia del virus, a estas alturas de la película, 80.000 muertos después, igual sí que te mereces un viaje al otro lado. Que la vida te demuestre que existe y que puedas pasar al otro lado de la puerta y una de esas habitaciones esté reservada para ti”.

Si bien todas las personas con dos dedos de frente somos conscientes de que la situación en los hospitales es dramática que el presentador haya arremetido con dureza contra la chica y se haya salido de su tono habitual también deja mucho que desear y quizás este matiz era más propio de una conversación entre compañeros cuando el piloto ya está apagado.

Seguimos. Cómo olvidar la agitada discusión del presentador de Todo es mentira con el Presidente de Cantabria. Risto Mejide tuvo una gordísima con Miguel Ángel Revilla en pleno directo el pasado 16 de diciembre. El marido de Laura Escanes puso contra las cuerdas al político debido a las contradicciones de éste en relación a las responsabilidades de los presidentes autonómicos en la pandemia. Pero lo peor es que al día siguiente el publicista siguió dándole pábulo a la polémica: “Creo que en este momento tan difícil para el país, tenemos que poder mirar a alguien a los ojos y decir: es tu responsabilidad. Las medidas que se están tomando en esta comunidad autónoma están bajo tu mando porque si no es ¿dónde está la pelotita?”.

Risto Mejide no solo se atreve a decir lo que piensa sino que sus irónicos análisis también son el pan nuestro de cada día. Entre otras, su reacción pública a la inauguración del Hospital Enfermera Isabel Zendal no se hizo esperar bromeado en el programa de Cuatro: “La buena noticia es que tenemos un hospital vacío. Yo ahora puedo ir por el mundo como Isabel Díaz Ayuso diciendo: tenemos en Madrid hospitales vacíos. Eso es una buena noticia”.

Un zasca en toda regla a la Presidenta de la Comunidad de Madrid que a muchos espectadores de Todo es mentira no les cogió por sorpresa puesto que no es la primera vez que el presentador estalla contra algún dirigente político. En este sentido, el pasado mes de septiembre se mostró visiblemente molesto por la pasividad de los gobernantes ante los preocupantes datos de contagios de coronavirus ya por entonces: “Son necesarias medidas urgentes, claras, contundentes… señores políticos nos da exactamente igual de quién es la responsabilidad ya, son ustedes a los que les estamos pagando para que nos den soluciones. No las están dando. No las dieron con los colegios. Vamos a tener que reabrir IFEMA. Ya veréis dónde acabamos. Porque ¿qué han hecho nuestro dirigentes? Sembrar el desconcierto. Se plantea el confinamiento pero sin especificar cómo ni cuándo”.

A pesar de que la visión más crítica de Risto Mejide se ha hecho notar con fuerza desde que estalló la pandemia, debemos apuntar que el también escritor nunca ha sido especialmente comedido en sus intervenciones. El protagonista de esta historia ya hablaba bien alto y claro en Operación Triunfo donde su popularidad televisiva comenzaba a despuntar. Por aquel entonces sus cáusticas críticas a concursantes como Pablo López le convirtieron en un fenómeno mediático y en los años venideros ha seguido explotando esta controvertida faceta en programas como Factor X o Got Talent España que, todo sea dicho, acaba de estrenar su sexta edición.

Si bien el hartazgo de Risto Mejide ante la caótica crisis del coronavirus es compartido por un montón de espectadores de Todo es mentira este malestar no debería justificar sus polémicas intervenciones. No es de recibo que recurra a comentarios ofensivos por el simple hecho de conservar aquella reputación de perro gruñón del pasado o de ser un polemista más que es la sensación que últimamente produce cuando acapara tarde sí y tarde también las tendencias de Twitter.

El formato de sobremesa de Cuatro se concibió para repasar desde el humor las noticias falsas y los bulos que surgen en los medios de comunicación, pero eso no implica que constantemente Risto Mejide tenga que sacar a paseo su tono hiriente y burlón.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset