Rafael López Aliaga, nuevo alcalde de Lima: ¿un Bolsonaro peruano?

AP - Martin Mejia

En Perú, ha concluido el conteo de los votos de las elecciones regionales y municipales. En estos comicios se derrumbaron los principales partidos políticos con peso nacional: el del presidente Pedro Castillo y el fujimorismo se quedaron atrás, eclipsados por formaciones políticas locales. Y en la capital peruana, Lima, ha triunfado Rafael López Aliaga, un empresario ultraconservador.

La vida política peruana sigue siendo dominada por “outsiders”. En las elecciones municipales y regionales de este fin de semana, ni el partido del presidente Pedro Castillo ni el fujimorismo o tampoco la izquierda liberal han logrado triunfar significativamente, observa Fernando Tuesta, politólogo de la Universidad Católica del Perú.

“Hay 25 gobiernos regionales de los cuales sólo un tercio han sido ganados por los partidos nacionales, los otros dos tercios quedan en manos de estos movimientos regionales, que no lo son tanto como sus nombres pueden indicar. Los partidos siguen sin tener la capacidad de integrar representativamente a la gran mayoría del país”, estima Tuesta.

En la capital peruana, que concentra más de un tercio del electorado peruano, ganó el empresario de ultraderecha Rafael López Aliaga. Miembro de la organización ultraconservadora Opus Dei, adversario del derecho al aborto, Aliaga fue candidato presidencial. Causó indignación entre otras cosas en 2021 por gritar muerte al comunismo y a Pedro Castillo durante une manifestación.

Apodado Porky, Aliaga, de 61 años, es comparado con el presidente brasileño de ultraderecha Jair Bolsonaro.

El empresario prometió un "shock de inversiones" para promover el empleo en una capital de 10 millones de habitantes, muy golpeada por la pandemia de covid-19, cuando miles perdieron su trabajo.


Leer más sobre RFI