La razón por la que a Isabel II nunca le gustó Buckingham (y qué palacio lo reemplaza)

·5  min de lectura
La reina Isabel II recibe al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en el primer acto presencial de la monarca tras pasar el covid-19, en Windsor
STEVE PARSONS (AP)

Nunca fue Buckingham santo de la devoción de Isabel II. El inmenso palacio londinense, de 77.000 metros cuadrados, con 775 habitaciones, más de 1500 puertas y 760 ventanas, no fue nunca su hogar. La reina no nació como tal, ni como princesa heredera: su padre era entonces el segundo hijo de Jorge V y hermano pequeño del futuro rey, pero la abdicación del primogénito, Eduardo VIII, cambió su destino, le convirtió en monarca y, a su hija, en futura reina.

Quién es Isebrand Kaldewei, el millonario alemán al que relacionan con la princesa Amalia, hija de Máxima

Y eso ancló a Isabel a un palacio en el que no había vivido nunca y que jamás le gustó. Y, aunque en sus 95 años de vida pudo hacer y deshacer ciertas cosas a su antojo, nunca había dado el paso definitivo de marcharse de esa inmensa mole capitalina. Hasta ahora.

Recién cumplidos 70 años de reinado, Isabel II se decidió a darle un último adiós a su palacio menos favorito de todos en los que suele vivir. Así lo adelantó la edición dominical del diario The Times, que afirma que la monarca decidió cambiar definitivamente Buckingham por Windsor, donde hasta ahora pasaba los fines de semana, además de la Semana Santa y, en junio, los días de las carreras de Ascot.

Dos años lleva ya Isabel II viviendo de forma prácticamente continua en Windsor, una pequeña y recoleta localidad situada a una hora de Londres cuyo castillo se alza sobre un promontorio, dominando sus verdes valles. Allí decidió mudarse cuando llegó la pandemia junto a su esposo, Felipe de Edimburgo, fallecido hace un año. Y allí se recuperó la británica del covid-19.

Visitantes caminan por el sendero que comunica el castillo de Windsor, al fondo, con la ciudad del mismo nombre
ADRIAN DENNIS (AFP)


Visitantes caminan por el sendero que comunica el castillo de Windsor, al fondo, con la ciudad del mismo nombre (ADRIAN DENNIS (AFP)/)

La reina se infectó de la enfermedad el 20 de febrero, y ya la semana pasada recibió en los terrenos del castillo a algunos de sus nietos y bisnietos, y empezó a hacer tareas de forma virtual. Y también allí tuvo, este 7 de marzo, su primera tarea presencial: una recepción con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, al que dio una cálida acogida en uno de los salones de Windsor. La reina, que conoce al mandatario desde que era niño, puesto que su padre también fue primero ministro de Canadá, apareció sonriente, con un vestido estampado y sin el bastón con el que se la vio recientemente.

Como es habitual, y cuando la pandemia se lo permitió, la reina siguió viajando a Balmoral, en Escocia, su residencia favorita en los veranos; y a Sandringham, donde suele pasar la Navidad y a la que está muy unida sentimentalmente al ser un lugar de reuniones familiares y, también, donde falleció su padre. Cuando está allí, si no tiene muchos invitados, en vez de en la residencia principal prefiere alojarse en una pequeña granja de ladrillo que su esposo decidió rehabilitar en los años setenta.

“Era mi cliente más espeluznante”: el crudo relato de la fisioterapeuta real sobre el príncipe Andrés

Pero Windsor siempre fue el lugar favorito de Isabel II, donde encuentra refugio y consuelo. Allí pasó su infancia y su primera adolescencia cuando sus padres decidieron alejarlas a ella y a su hermana, la princesa Margarita, de los bombardeos sobre Londres durante la II Guerra Mundial. Ahora, además de pasar allí los fines de semana, se convirtió en escondite perfecto para evitar las multitudes, pero lo suficientemente cerca de Londres como para recibir visitas, ya sea de familiares o del primer ministro de turno, o para organizar ciertos festejos. Su incendio, en 1992, fue lo que terminó de rematar a la reina en su autodeclarado annus horribilis.

Ahora, según The Telegraph, tomó la decisión porque se siente más cómoda allí, lo mismo que le ocurre en Balmoral, y ella misma tenía claro que en este momento de su vida era prioritario el confort. Su carga de trabajo es menor, sus tareas más ligeras, y Windsor tiene la capacidad de acoger al personal necesario para darle la suficiente cobertura a la monarca. Buckingham le resulta demasiado frío, grande e impersonal.

La reina Isabel II tomó la decisión de dejar el emblemático castillo
La reina Isabel II tomó la decisión de dejar el emblemático castillo


La reina Isabel II tomó la decisión de dejar el emblemático castillo

Un análisis de ese diario explica que en 2011 la reina pasó 109 noches en Buckingham, mientras que en 2015 fueron 88; en Windsor, en 2011 fueron 119 mientras que para 2015 habían crecido hasta 159. Además, está la cuestión de que el gigante londinense lleva más de seis años de obras, lo que hace su estancia aún más incómoda. Según explicó una fuente cercana a la familia a The Times, la reforma no acabará hasta 2027, lo que hace del lugar algo casi inhabitable, porque entre otras cosas se está cambiando su instalación eléctrica, que data de los años cuarenta.

También la configuración actual de la familia real ayuda a soplar a favor de Windsor. Los miembros activos son menos, pero sus actos tienen peso. La reina acude a cada vez menos actividades de forma presencial, delegando muchas de ellos en su hijo Carlos, el heredero; en sus otros hijos, Ana y Eduardo (Andrés ya está fuera del esquema real); y en su nieto mayor, Guillermo, y la esposa de este, Kate, los principales activos de la corona hoy. Por tanto, ella puede permitirse permanecer en Windsor, gestionar correspondencia, recibir ciertas visitas y estar más cómoda y tranquila que en Buckingham, rodeada de naturaleza y de sus caballos.

10 mil tazas del Jubileo de Isabel II con un error ortográfico serán subastadas como piezas de colección

Eso no significa que Isabel II no vaya a regresar nunca jamás a Buckingham. En junio, cuando se celebren oficialmente sus siete décadas de reinado durante el llamado Jubileo de Platino, el palacio será epicentro de los festejos. Desde su balcón saludará, el 2 de junio, a los 1.400 soldados, 200 caballos y 400 músicos que pasearán por el Mall de la capital, y allí también tendrá lugar un gran concierto con “los mayores artistas del mundo”, como anunció la casa real. Pero para volver a ver a un rey británico viviendo allí parece que habrá que esperar a que Carlos sea coronado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.