El dueño de un cine francés destroza un cartel de 'Mulán' al saber que solo se estrenará en Disney+

Cine 54
·4  min de lectura

A comienzos de semana nos sorprendía conocer una drástica decisión tomada por Disney que podría cambiar para siempre a la industria del cine. Y es que, tras invertir un dineral en la promoción y publicidad de su –ya de por sí multimillonaria– nueva versión de Mulán, el gigante del entretenimiento optó por retirarla de su parrilla de estrenos en salas para, a partir del 4 de septiembre, ofrecerla únicamente a través de su plataforma Disney+ al “módico” precio de 29.99 dólares (unos 25.33 euros).

El propietario de un cine independiente de Francia ha destrozado un cartel de Mulán tras la noticia de que la película no pasará por salas. (Imagen: © 2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.)
El propietario de un cine independiente de Francia ha destrozado un cartel de Mulán tras la noticia de que la película no pasará por salas. (Imagen: © 2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.)

Aunque la noticia permitió que subieran las acciones de Disney –que durante el último cuatrimestre habría tenido pérdidas cercanas a los 5,000 millones de dólares–, a la mayor parte del mundo le ha dejado sorprendido, cuando no boquiabierto. Pero sin duda son los más afectados por ella, aquellos exhibidores de cine cuyo negocio depende de los grandes estrenos, quienes han recibido la mala nueva como un puñetazo en el estómago.

Un golpe que Gerard Lemoine, propietario de un cine independiente de Francia, ha querido devolver simbólicamente destrozando un stand promocional de Mulán:

En el vídeo compartido por Destination Ciné podemos ver al exhibidor –armado con un bate de béisbol– emprendiéndola a golpes contra el cartel de la película protagonizada por Yifei Liu. Lemoine desata su ira sobre el anuncio hasta romperlo, derribarlo y, finalmente, aplastarlo con los pies para dejar clara su postura ante la nueva estrategia emprendida por el estudio.

Para la mayoría de nosotros, supone un esfuerzo realmente enorme permanecer abiertos ahora mismo. Al perder Mulán, perdemos la posibilidad de ofrecer a nuestros espectadores una película muy esperada que nos habría ayudado después de estas últimas y duras semanas”, declara Lemoine (según recoge MovieWeb).

Y es que las salas de cine de todo el mundo están luchando por encontrar la manera de mantener sus puertas abiertas de manera segura, estable y rentable. Como es sabido, desde mediados de marzo los locales de exhibición cinematográfica han permanecido completamente cerrados en numerosos territorios, mientras que en otros han podido reabrir con aforos limitados y escasa oferta de estrenos –lo que ha precipitado una dura caída en las recaudaciones, haciendo el negocio insostenible.

Se estima que la industria de las salas de cine podría llegar a perder 31,000 millones de dólares este año (26,190 millones de euros), por lo que la desesperación por generar cualquier tipo de ingreso que cubra parte de las pérdidas está llevando a decisiones totalmente inusitadas, como la que ha tomado Disney. Recordemos que tanto Muláncomo la esperada Tenet, de Christopher Nolan, tenían que haber sido esos “rompehielos” que abriesen las salas tras el confinamiento, pero sus estrenos se han ido posponiendo una y otra vez (por fortuna, de momento parece que en Europa sí podremos disfrutar de Tenet el próximo 28 de agosto).

En principio, y tal y como se preocupó de subrayar el presidente de Disney Bob Chapek, la estrategia de estrenar Mulán solo en Disney+ sería un caso único y no un plan de futuro. Pensemos que, al menos por el momento, la también anticipada Viuda Negra mantiene su fecha de estreno en salas el próximo 30 de octubre. Pero ante el escenario incierto de la pandemia y sus rebrotes, está por ver si Disney seguirá priorizando el Universo Cinematográfico Marvel (y su "alternativa" de la misma casa, la franquicia de Star Wars) como experiencia que debe ser vivida en salas.

Un caso diferente, pero también revelador de los cambios que están teniendo lugar, sería el de la secuela Bill & Ted Face the Music, que al menos en EEUU se estrenará simultáneamente en cines y en vídeo bajo demanda el próximo 28 de agosto (ya que su fecha de estreno acaba de adelantarse una semana).

En definitiva, el futuro de las salas de cine como negocio viable podría depender de algo tan nimio como el hecho de que los usuarios de Disney+ se animen o no a desembolsar esos 30 dólares para ver Mulán. Si el experimento resulta favorable para el estudio, cabría esperar que siguiese adoptando este modelo de negocio en el futuro, condenando a las salas de cine a perder los estrenos más rentables del año... y quizá incluso a echar el cierre para siempre. Preparémonos, porque se avecinan cambios muy, muy grandes en la industria del cine.

Más historias que te pueden interesar: