Real Madrid superó a Frankfurt para quedarse con la Supercopa

·2  min de lectura

Tal como arrasó en la temporada anterior, Real Madrid inició su campaña con un nuevo título: superó por 2-0 a Eintracht Frankfurt en el estadio Olímpico de Helsinki producto de los goles de David Alaba y Karim Benzema y se quedó con la Supercopa de la UEFA por quinta vez en su historia.

El equipo de Carlo Ancelotti fue contundente en Finlandia, y por momentos dejó expuesto los problemas de su rival en el campo de juego, pero pudo haber comenzado el partido en desventaja. Después acomodó el desarrollo a su favor y obtuvo una victoria más que merecida.

Precisamente, Daichi Kamada tuvo la primera de la noche con un disparo cruzado de zurda que Thibaut Courtois contuvo de gran manera. A partir de allí, todo fue del Merengue, que respondió con una buena jugada que completó Vinícius Júnior, pero Tuta despejó sobre la línea.

Más tarde, tras una gran combinación entre Benzema y Vini por izquierda, este último entró al área y definió de zurda al palo izquierdo de Kevin Trapp, pero alcanzó a desviar su tiro al saque de esquina. Y desde allí, llegó el gol con el que el Madrid rompió la paridad en el encuentro.

Benzema ganó en las alturas tras el córner, Casemiro la bajó hacia atrás por la misma vía y Alaba, en soledad y con el arco a su merced, solo tuvo que empujar el balón a la red para la ventaja parcial. Luego, tanto Benzema como Casemiro pudieron ampliar, pero su tiro se perdió cerca.

En el complemento, el dominio del campeón de la Champions League creció hasta el segundo gol. Primero, Casemiro se animó con un disparo de zurda desde el borde del área que dio en el travesaño y dejó en el campo de juego. Poco después, el francés se encargó de extender la diferencia.

Vinícius encaró por izquierda, mientras su compañero se desmarcó y se la jugó al centro del área, desde allí, Benzema definió de primera a la derecha de Trapp, que no llegó a reaccionar. Oliver Glasner, con la obligación sobre sus espaldas, movió el banco y buscó el descuento de todas las maneras.

Poco a poco, Real Madrid se alejó del arco contrario y se arrimó sobre el área de Courtois para defender el resultado. Aunque no sufrió peligro alguno, aunque su rival sumó gente en ataque y lo incomodó, no tuvo jugadas en su contra por lo que se dedicó a aguantar y esperar el pitazo final.

Al igual que en la campaña anterior, Real Madrid ya festejó en la previa a su debut en LaLiga. Conquistó su quinta Supercopa de Europa, por lo que alcanzó a Milan y Barcelona como los máximos ganadores. Además, acrecentó sus vitrinas para ser el más ganador de toda Europa.

Foto: JAVIER SORIANO/AFP via Getty Images