Rebecca Ferguson sobre su papel de villana, su vida en una aldea de pescadores y su lucha contra la gente mala de Hollywood

Rebecca Ferguson saltó al estrellato con la miniserie británica de 2013, La reina blanca. Cosechó una nominación al Globo de Oro y desde entonces su carrera no ha dejado de ascender. Esta sueca es la compañera de acción de Tom Cruise en la saga de Misión: Imposible, ha trabajado con Meryl Streep (Florence Foster Jenkins), con Emily Blunt (La chica del tren), con Michael Fassbender (El muñeco de nieve) y Hugh Jackman (El gran showman), entre otros, y ahora regresa a la cartelera como la hechicera Morgana en la nueva adaptacion de la historia del Rey Arturo, El niño que pudo ser rey.

Rebecca Ferguson es Morgana en El niño que pudo ser rey (Autor: Kerry Brown/©20th Century fox)

Dirigida por Joe Cornish (Attack the block) y protagonizada por el hijo de Andy Serkis, Louis Ashbourne Serkis, y Patrick Stewart como el mago Merlín, Rebecca se atreve con su primer papel de villana malísima en una película para toda la familia que plantea una versión moderna de la leyenda de Excalibur.

Ante su estreno el 15 de marzo en los cines de España, hablamos con la estrella de 35 años en un hotel londinense, en donde volvió a ser alarde de su gran sentido del humor para hablarnos de esta película y su vida en una aldea sueca alejada de los focos.

-¿Es verdad que aceptaste el papel de villana sin siquiera leer el guion?
Si, es cierto. Estaba rodando ‘Misión: Imposible – Fallout’ y Simon Pegg me dijo que iba a recibir una llamada de la productora Nira Park para hablar sobre una película. Poco después me reuní con Joe Cornish, el director, que llegó con siete imágenes de Morgana y sus transformaciones. Lo vi tan entusiasmado hablándome del proyecto que le pregunté cuánto tiempo llevaba con la idea en su cabeza. Y me dijo que desde que era pequeño y en ese momento supe que quería hacerlo. No necesitaba ver el guion. Le dije que sí en ese momento.

-¿Estás conforme con el resultado entonces?
Si, porque durante el rodaje tenía miedo de estar interpretándola de forma muy animada porque nunca había hecho un papel de villana hasta ahora. Me refiero a un personaje que es el villano evidente en una película infantil desde el principio. Me preocupaba pensar si la estaba exagerando mucho porque hoy en día los niños espectadores son más exigentes. Pero al final, Joe quería un personaje que fuera pura maldad y creo que quedó muy bien.

-Tienes una facilidad natural a la hora de utilizar tu cuerpo en cada actuación…
Creo que es algo que tienes o no. Nunca entrené profesionalmente. Mi madre me enseñó a sentarme derecha, con el palito debajo del brazo, el libro sobre la cabeza… siempre tuve mucha conciencia física y también di clases de tango argentino durante un tiempo. Es algo que me sale automático, por ejemplo cuando hice escenas de acción para Misión Imposible. En el caso de Morgana, contacté con Alexandra Reynold, una de las mejores profesoras de movimiento que trabaja con Eddie Redmayne en todas sus películas. Me dijo que necesitaba crear una silueta en mi mente, sobre todo cuando son películas infantiles. Como Hitler, Mary Poppins, Charles Chaplin. Son siluetas que si ves, enseguida reconoces. Entonces pensé en Cruella de Vil y la imaginé viviendo en ese calabozo, respirando la contaminación de la raza humana a través de la tierra.


-Al haber crecido en Suecia y tratarse de una leyenda de folclore inglés, ¿estabas familiarizada con la historia de Excalibur en general?
Honestamente, tuve que buscarlo en Google (risas). Conocía los detalles más obvios de la historia, pero no sabía que Morgana era medio hermana del Rey Arturo, por ejemplo. Pero fue interesante, porque pude conocer más sobre ella leyendo libros sobre su figura. Lo disfruté muchísimo aunque pasaba cuatro horas al día en la silla de maquillaje.

-¿Qué dijeron tus hijos al verte como Morgana? ¿Les gustó?
Creo que si (risas). Mi niña tiene seis meses así que estaba dentro mío cuando estaba rodando esta película y Misión: Imposible-Fallout al haberlas rodado en simultáneo. A mi hijo le gusta ir al set, pero me estoy dando cuenta que se está convirtiendo en algo normal para él. Llega, se sorprende y enseguida me pide el iPad.

-Los actores pasan años preparándose para interpretar delante del público, las cámaras, directores, pero nadie les enseña a lidiar con la prensa, las alfombras rojas, los paparazis ¿cómo ha sido esa transición para ti?
En mi caso, la fama y el reconocimiento del público comenzó después de tener a mi hijo y mudarme a una aldea de pescadores. No vivo en pleno Londres, sino que llevo una vida muy modesta y no tengo cuentas en redes sociales. Mi estilo de vida fue una elección que tomamos con mi familia. He conseguido mantenerla y, la verdad, me gusta dar entrevistas de películas que disfruté haciendo. Pero recuerdo mi primera alfombra roja. Fue por La reina blanca (2013) en la alfombra de los Globos de Oro porque estaba nominada. Llegué y vi a todos los periodistas y fotógrafos gritando y pensé ‘Dios mío, es por mí ¿soy tan popular?’ y enseguida me sonrojé. Me dijeron que Cate Blanchett estaba esperando detrás de mí y tuve que pedirle que pase primero. Y Cate, siendo Cate, pasó volando como hace ella. Porque Cate no camina, levita y posó majestuosamente y siguió. Y yo le seguí y terminé siendo yo misma, riéndome con la prensa y haciendo el tonto. Algún día levitaré como hace Cate (risas).

(©20th Century Fox)

-¿Esa elección de alejarte de la ciudad tiene que ver con evitar la fama o una elección de vida personal?
Creo que fue algo natural después de tener a mi hijo. Fue una decisión que tomamos con mi pareja en aquel entonces (Rebecca Ferguson tuvo a su primer hijo en 2007 con su ex novio). No quería romper su rutina como niño, sino que más bien yo me acomodo a la suya. Me encanta la simpleza de volver al océano. Mi vida no está llena de paparazis, me puedo mover a mi antojo y la gente no me reconoce tan fácilmente. El que me reconoce siempre es respetuoso, me pide una foto y ya está. No me mudé a Simrishamn (Suecia) para buscar paz y tranquilidad, sino que vivo una vida simple. Hago lo que me gusta y tengo suerte de recibir trabajo. No podría vivir en EEUU.

-¿Pescas en tu aldea de pescadores?
Me encanta el pescado, pero no puedo. Por ejemplo, me encanta jugar a las cartas y el entusiasmo que sientes cuando te dan la primera carta y esperas con ansias el resto. Entiendo que puede provocar la misma sensación al que lanza la caña y espera que pique el anzuelo. Pero me criaron pacifista y no puedo. Odio la pesca deportiva. Me resulta repulsiva.

-Eres cómica por naturaleza ¿no has pensado en hacer comedia algún día?
Me han ofrecido varias pero las he rechazado. Es un género que me aterra. No me veo como una persona graciosa. Cuando veo a los comediantes soy consciente de que requiere de mucho entrenamiento y trabajo. No es fácil ser gracioso a petición de la cámara una y otra vez con una misma escena. Observo a Simon Pegg, que es divertidísimo cuando rodamos, y tiene una gran facilidad para ser divertido de forma espontánea e improvisada. Yo no puedo.

-¿Has tenido que luchar fuertemente por algo en la industria del cine?
He trabajado, y sigo trabajando, muy duro para ser honesta. A veces trabajas con gente horrible. Seamos honestos, a todos nos ha pasado alguna vez. En mi caso, hubo situaciones en las que he tenido que lidiar con gente así y te puedes sentir minimizada o dejada a un lado. Es muy fácil caer en la costumbre de permitir que te hagan sentir pequeña como mujer en el set, que levantar la voz y pedir que te escuchen. Recuerdo que Janet McTeer me dijo que si alguna vez sientes en tus entrañas que algo es incorrecto, que salga del set, lo piense y hable con un productor. Y así he ido aprendiendo a escucharme a mí misma y a lidiar con situaciones con los jefes, en lugar de caer en la facilidad de las quejas y los rumores en el set. Ya no voy al que crea problemas porque tiene un comportamiento egocéntrico, sino que si me molesta lo hablo con el jefe.

Para seguir leyendo:
Brie Larson: “Ponerme el traje de Capitana Marvel me cambió muchísimo”
Steve Carell estrena Bienvenidos a Marwen, su drama más emotivo: “Mi familia es mi inspiración”
Jean Reno estrena 4 latas, su primera película en español: “Era muy importante para mí”
Melissa McCarthy estrena la película que la llevó al Oscar: “No suelo leer críticas porque no creo que vayan a ayudarme”
Felicity Jones: “Espero que con el efecto de #MeToo comience a haber un cambio”
Saoirse Ronan y Margot Robbie estrenan María reina de Escocia: “Los hombres también se pueden identificar con nuestros personajes”
Michael B. Jordan: “Haremos Creed 3, tengo que estar a la altura porque ahora es mi saga”
EXCLUSIVA CON TOM CRUISE: Teme más por la vida de sus compañeros en escenas de acción que por la suya
Rebecca Ferguson: “Comprometerme con una saga como Wonder Woman me da mucho miedo”
Misión: Imposible-Fallout: Tom Cruise nos trae la mejor película de acción de 2018