El rechazo a los superhéroes sentenció la carrera de Josh Harnett

Josh Harnett debutó en Hollywood gracias a clásicos de terror de los 90 como The Faculty o Halloween H20: Veinte años después, no tardando en convertirse en una estrella de prestigio que pasó a protagonizar muchos de los grandes blockbusters de la época. Fue el caso de Pearl Harbor de Michael Bay, Black Hawk derribado de Ridley Scott e incluso de aclamadas cintas de autor como Las vírgenes suicidas de Sofía Coppola.

La prensa no tardó en calificarle como uno de los actores del momento, comparándole con muchas de las grandes figuras de Hollywood de aquel entonces como Leonardo DiCaprio, Brad Pitt o Tom Cruise. “Si todo sale según lo previsto, Josh Hartnett será un rompecorazones que moverá productos y tenderá puentes culturales al nivel de Leonardo DiCaprio”, vaticinaban en Vanity Fair en Julio de 2001 a raíz del estreno de Pearl Harbor.

Pero el éxito masivo le duró poco. Al buscar aspirar a películas de prestigio y no encasillarse en grandes producciones comerciales, cometió el error de rechazar papeles de la talla de Bruce Wayne en Batman Begins de Christopher Nolan o Clark Kent en Superman Returns. Y la industria no le perdonó este rechazo al cine de superhéroes.

Según contó en una entrevista con Playboy recogida por The Guardian, Christopher Nolan decidió prescindir de él para El truco final (El prestigio) tras haber dicho que no a su anterior película. “A la gente no le gusta que les digas que no. Aprendí la lección cuando me reuní con Christopher Nolan para Batman Begins. Decidí que no era para mí y luego no quiso contratarme para El truco final”, declaraba. “Ver a Christian Bale hacer tantas otras cosas ha sido increíble. Quiero decir, ha sido capaz de superar eso. ¿Por qué no pude ver eso en ese momento?”, se arrepentía.

Que a Hollywood le sentó mal sus aires de grandeza se empezó a notar a partir de 2006, cuando tras La dalia negra sus proyectos se limitaron a películas de terror como 30 días de oscuridad, cine de serie B como Bunraku o series como Penny Dreadful. Fue entonces cuando se marchó de Hollywood a vivir a Reino Unido, se casó con la modelo Tamsin Egerton, tuvo tres hijos y pasó a vivir una vida lejos del éxito de antaño.

No obstante, tras pasar años trabajando en producciones menores, el director Guy Ritchie lo rescató para sus películas Despierta la furia y Operación Fortune, lo que supuso un nuevo punto de inflexión en su carrera. De hecho, ahora, a sus 41 años, incluso le ha surgido la oportunidad de hacer las paces con Christopher Nolan en Oppenheimer, la cinta sobre el creador de la bomba atómica que supondrá su regreso a las producciones de alto presupuesto de Hollywood.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.