Reclaman regreso de política de parar y cachear y de unidad callejera

·3  min de lectura

Nueva York, 19 may (EFE).- Medio centenar de personas marcharon hoy por las calles del Bronx, convocadas por la Asociación de Ministros Hispanos (evangélica) en repudio a los repetidos sucesos de violencia armada en el barrio, el más reciente de ellos la muerte de Kyhara Tay, de 11 años, por una bala perdida el pasado lunes.

Esta muerte se suma a la de Kade Lewin, de 12 años, el 1 de abril, quien comía dentro de un coche con su tía y una prima en Brooklyn cuando fue herido mortalmente, o la de la adolescenete Anjalee Yambo, de 16, que el pasado abril fue victima de fuego cruzado entre dos bandas rivales cuando regresaba del colegio.

Tras recorrer varias calles entonando cantos y alabanzas, llegaron donde la niña fue disparada y levantaron un altar con flores, peluches, velas y mensajes, entre ellos uno dirigido al responsable de su muerte: "Por Kyhara te encontraremos!!!" que parece venir de la policía, que desde el pasado lunes estableció un pequeño cuartel en el lugar.

Los lideres evangélicos expresaron su apoyo a la policía y recriminaron a los legisladores haber suavizado las leyes contra la delincuencia, que según ellos se ha traducido en el brote de violencia por armas de fuego en la ciudad. Por ello, reclamaron el retorno de la polémica política del "stop and frisk" (parar y cachear), declarada inconstitucional en 2013 por un juez, y de la controvertida unidad de agentes especiales contra el crimen.

El presidente de la Asociación, el exconcejal Rubén Díaz, arremetió contra sus excompañeros en el Consejo de la ciudad al acusarles de apoyar el recorte de mil millones de dólares al presupuesto de la policía en el 2020, un recorte decidido por las protestas nacionales surgidas contra la policía tras la muerte del afroamericano George Floyd, en Minneapolis, a manos de un agente blanco, lo que desencadenó en disturbios.

"Esos concejales que votaron para atar las manos a la policía vienen aquí ahora a llorar y a pedir justicia", dijo Díaz, quien presentó una propuesta para "acabar con el crimen y evitar más tragedias como la de Tay" que incluye que se restauren los fondos a la policía y se modifique la ley que impide que los jueces impongan fianza en casi todos los delitos menores y delitos no violentos, lo que facilita que detenidos queden en libertad mientras se dilucida su caso en un tribunal.

Sobre su petición del regreso a los cacheos sistemáticos -muy criticados por centrarse en negros y latinos, Díaz dijo que si "no hay nada que esconder, no debe haber objeción al cacheo" y al responder a las denuncias de violaciones de derechos por parte de la policía aseguró que "violación es lo que hubo aquí" al referirse a la muerte de Tay y mencionar a otros jóvenes víctimas de la ola de violencia.

También reclamaron el retorno de la Unidad Contra el Crimen que patrullaban las calles vestidos de civil, a los que se acusó con frecuencia de uso excesivo de la fuerza y fue desmantelada en el 2020 por el entonces alcalde Bill de Blasio.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.