Reino Unido: el largo adiós a Isabel II

Los restos mortales de Isabel II saldrán este domingo del castillo escocés de Balmoral, donde falleció el jueves a los 96 años, rumbo a Edimburgo, el inicio de un periplo que permitirá a los británicos despedirse de su reina. Una vez proclamado el sábado Carlos III como nuevo rey, el protagonismo vuelve a la difunta soberana, cuyo fallecimiento conmocionó al Reino Unido y al mundo.

Desde su muerte el jueves cuando veraneaba como todos los años en su residencia privada, los preparativos para recibir su féretro no cesaron en Escocia, una de las cuatros naciones del Reino Unido junto a Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

"Es realmente emotivo. Es genial que venga aquí para que todo el mundo pueda presentar sus respetos (...), para que los escoceses puedan despedirse y dar un último adiós a su reina", dijo la víspera a la AFP Paloma en la capital de Escocia.

Un amplio perímetro en torno al palacio fue cerrado al tráfico, y en sus alrededores no dejaban de concentrarse escoceses y visitantes para depositar sus flores y otros tributos.

Al protocolo oficial para el momento de su muerte, cuidadosamente elaborado durante años bajo el nombre en clave de "London Bridge", hubo que agregar disposiciones especiales dado que falleció en Escocia, la conocida como "Operación Unicornio".

Unos 200 km separan el dominio real de Balmoral, en el frío norte escocés, de Edimburgo. Pero el cortejo real tardará unas seis horas en recorrerlos porque irá haciendo paradas, en Aberdeen, en Dundee y en sus alrededores.

"El público tendrá la oportunidad de ver el coche fúnebre real y presentar sus respetos en actos cívicos a su paso", precisó el gobierno autónomo escocés.


Leer más sobre RFI