Reválida francesa

Luis Miguel Pascual

Doha, 25 nov (EFE).- ¿Cuánto vale la Francia de 2022? La victoria contra Australia en el primer partido del Mundial de Qatar dejó buenas sensaciones pero no despejó todas las dudas de la campeona del mundo por la entidad del rival. La reválida será contra Dinamarca, un equipo que viene de derrotarle en dos ocasiones.

Ahí se verá el auténtico momento que atraviesa el conjunto de Didier Deschams, que puede salir del estadio 974 con el billete para octavos o sin la cara de campeón que se le puso tras su primer triunfo.

Difícil encontrar una mejor piedra de toque, un rival que tiene argumentos suficientes para obligar a cualquiera a superarse y que en Francia despierta cierta inquietud, porque conserva las cicatrices de recientes peleas.

Los de Kasper Hjulmand derrotaron en los dos duelos a Francia de la pasada Liga de las Naciones, 1-2 en Saint-Denis en junio y 2-0 tres meses más tarde en Copenhague y aspiran a convertirse en la primera nación que derrota tres veces a Francia en un año natural.

Una labor que no se presenta sencilla en el contexto de un Mundial y contra un equipo que, pese a la plaga de lesiones que han enturbiado su preparación, parece totalmente metido en la competición.

Ahora será más difícil sorprender a la campeona del mundo, que llega sobre aviso, sabedora, como dice Deschamps, de que Dinamarca es "una selección infravalorada" y que ganarle precisa de elevar el nivel más allá de lo que hicieron ante Australia.

En la hoja de ruta francesa, el duelo contra los daneses es una etapa en la progresión ascendente que aspira a firmar hasta la final del 18 de diciembre, aunque el nivel del rival le obliga a adelantar un poco los relojes.

En la reflexión del técnico francés, figura el dilema de si apostar por el esquema ofensivo que alineó contra Australia, con cuatro hombres de ataque, con Antoine Griezmann como enganche, o cubrirse algo más las espaldas.

¿CAMBIOS EN DEFENSA?

En la defensa la duda es si reintegrará en el equipo al central Raphael Varane, restablecido de los problemas que trajo a Catar, y si el barcelonista Jules Koundé figurará en el lateral derecho en lugar de Benjamin Pavard.

Aunque todo apunta a que los cambios serán los menos, habida cuenta de la satisfacción que dio el equipo en su debut: cumplió el centro del campo, con Rabiot y Tchouaméni, no dio problemas la defensa y se mostró excelso el ataque animado por Kylian Mbappé, Ousmane Dembelé y Olivier Giroud.

Un quebradero de cabeza que tiene que estar perturbando el sueño de Hjulmand, que debe preguntarse cómo detener tanta dinamita ofensiva, aunque el escandinavo advierte de que no se limitará a defender.

La confianza que les dieron las dos victorias conseguidas este año son la base para preparar el nuevo asalto a Francia, vital para una selección que no logró pasar del empate a 0 en su debut contra Túnez y que no quiere perder el tren de la clasificación.

El seleccionador danés, un maestro de la táctica, tratará de colocar un laberinto frente a los franceses, apostando por un juego menos directo del que marca la tradición del país y que se apoya en jugadores de toque como Eriksen o Hojbjerg.

- Alineaciones posibles:

Francia: Lloris; Pavard o Koundé, Konaté o Varane, Upamecano, Theo Hernandez; Tchouameni, Rabiot; Griezmann; Dembelé, Giroud, Mbappé

Dinamarca: Schmeichel; Andersen, Kjaer, Christensen; Kristensen, Hojbjerg, Eriksen, Maehle; Skov Olsen, Cornelius o Dolberg, Damsgaard

Árbitro: Szymon Marciniak (POL)

Hora: 19.00 horas (17.00 CET, 16.00 GMT)

Estadio: 947 Stadium de Doha.

(c) Agencia EFE