Ribera ve "razonablemente consistente" un precio máximo a compras de petróleo

·3  min de lectura

Luxemburgo, 27 jun (EFE).- La vicepresidenta española y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, considera "razonablemente consistente" el plan que estudia el G7 para fijar un precio máximo a las compras de petróleo, idea que se alinea con la plataforma conjunta de gas que está desarrollando la Unión Europea.

"Europa tiene una gran capacidad para operar como un actor único en el mercado mundial de adquisición de materias primas energéticas, procedan de donde procedan, y para poder actuar de manera eficaz frente al chantaje energético que plantea Rusia", declaró Ribera a su llegada a un consejo de ministros europeos de Energía celebrado en Luxemburgo.

Preguntada específicamente por la posibilidad de limitar el precio al que se compraría el petróleo, uno de los puntos tratados en la reunión del G7 este domingo en Alemania, la vicepresidenta española señaló que los anuncios de los últimos días en materia de energía en el contexto de la crisis de Ucrania van "todos en una dirección razonablemente consistente".

Recordó que esa reflexión del G7 sobre el petróleo está "en línea con lo que ya es uno de los elementos de debate a nivel europeo, la fijación de precios máximos de compra de materias primas energéticas procedentes de Rusia, no es sólo gas, es también petróleo. En Europa venimos trabajando desde hace un año en esa dirección".

"Hay que encontrar la fórmula para que esto sea una realidad, para que Europa pueda ejercer esa posición de mercado que tiene y para que ese ejercicio sea eficaz en la presión contra Rusia y poder utilizarlo de vuelta en un contexto en el que la prioridad es recuperar los principios, las libertades y evitar que la guerra en Ucrania siga escalando y pueda recuperar la libertad", agregó.

Ribera hizo declaraciones a los medios al entrar a un consejo de ministros europeos en el que se debatirán aspectos del paquete energético para reducir las emisiones de CO2 en al menos un 55 % en 2030 con respecto a 1990, pero en el que también se hablará, a puerta cerrada, sobre el impacto energético de la invasión de Rusia sobre Ucrania.

El jueves y viernes pasado, los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la UE acordaron en una cumbre en Bruselas coordinar sus planes de contingencia ante una posible ruptura total del suministro del gas ruso y la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, abordará ese tema con los titulares de Energía de los Veintisiete.

"Todos sabemos que la situación es difícil y la crisis puede aún empeorar", dijo Simson, quien recordó que doce Estados miembros ya han sufrido cortes totales o parciales por parte de Gazprom en lo que supone una "táctica de chantaje" del Kremlin.

Por eso, la responsable comunitaria presentará a los ministros de los Estados miembros las líneas generales de un plan para "coordinar el corte de demanda" en toda la UE porque "no hay gas disponible para sustituir el 100 %".

No obstante, Simson subrayó que se trataría de una hoja de ruta para las industrias que no afectaría a los hogares.

"Los ciudadanos son consumidores protegidos, nos preocuparemos de que puedan calentar sus hogares", subrayó.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.