Ricardo Zielinski sigue en Estudiantes: el detrás de escena de una renuncia que no existió

·3  min de lectura
Ricardo Zielinski, en un momento de incertidumbre y rostros serios en Estudiantes
Ricardo Zielinski, en un momento de incertidumbre y rostros serios en Estudiantes - Créditos: @JUAN MABROMATA

LA PLATA.- Caras largas. Reunión. Continuidad. Así fue la verdadera secuencia de una mañana más extensa que lo habitual en el predio de entrenamiento de Estudiantes. A pesar de que no existió la renuncia de Ricardo Zielinski, sí hubo apoyo de la dirigencia en el contexto de un día espeso.

“Lo de la renuncia no aceptada no pasó porque la realidad es que nunca renunció. La presentación de Zielinski no existió y, por lo tanto, tampoco la insistencia nuestra para que siguiera. Sí hubo un acompañamiento en el marco de un clima feo porque las cosas no salen”, le detalló a LA NACIÓN Juan Prates, Vicepresidente 2° del club platense.

Más allá de que la comunicación del alejamiento no sucedió, los directivos albirrojos tienen la idea de que el DT continúe en su cargo. Sienten que se lo merece. Que llegó en un momento complicado y sacó al equipo de un pozo profundo. Pero tampoco son ingenuos.

En el último partido, Estudiantes perdió ante Argentinos 1-0 y Zielinski se fue expulsado por protestar
En el último partido, Estudiantes perdió ante Argentinos 1-0 y Zielinski se fue expulsado por protestar - Créditos: @FOTOBAIRES/Luciano Gonzalez

“La decisión es tratar de que finalice el contrato e intentar no interrumpir un proceso que termina a fin de año. Todos queremos eso, aunque también sabemos que de alguna forma los resultados tienen que acompañar”, explicó Prates.

El problema, el gigantesco problema, es que la química entre los futbolistas y Zielinski se rompió hace rato. La muy buena convivencia que caracterizó al ciclo del Ruso perdió consistencia, al punto que cuerpo técnico y jugadores parecen elementos de estructuras diferentes. La simpleza que antes gustaba, ahora sabe a poco.

Al entrenador no le será sencillo enderezar el rumbo. El semestre viene torcido, al borde de una ruptura definitiva. Estudiantes marcha 20° en la Liga Profesional y, con menos de un mes de diferencia, quedó eliminado de la Copa Argentina y de la Libertadores. Las ilusiones, que eran muchas, se hicieron trizas.

Hasta hace diez días, en el Pincha convivían dos equipos: el del ámbito local (apático y perdedor) y el del plano internacional (enérgico y ganador). Pero al Pincha lo sacaron de la copa y eso provocó un golpe serio. Una herida que, para el proceso de Zielinski, podría ser decisiva. Los resultados mandan y la comisión directiva reconoce que no pueden aferrarse al ciclo si los triunfos no aparecen.

Ricardo Zielinski da indicaciones en el partido ante Athletico Paranaense, por la Copa Libertadores
Ricardo Zielinski da indicaciones en el partido ante Athletico Paranaense, por la Copa Libertadores - Créditos: @JUAN MABROMATA

“El principal objetivo es la copa”, repetía el Ruso cuando le consultaban por el flojo andar en el torneo. Esa copa ya no está. Si bien es cierto que las decisiones arbitrales lo perjudicaron, la realidad marca que la Libertadores 2022 forma parte de los hechos del pasado. Estudiantes –gracias a un gran primer semestre– está con posibilidades de volver a meterse en un certamen internacional y ése debe ser el faro que ilumine un camino que hoy no tiene luces.

“Mis equipos son organizados, agresivos y competitivos, con convicción de pelear arriba”, afirmó el técnico en su primera conferencia de prensa como DT del Pincha. En la actualidad, el conjunto de Zielinski es todo lo contrario: en la cancha predomina el desconcierto, el ataque es inofensivo, Estudiantes se convirtió en un elenco del que casi todos se aprovechan y además se quedó sin sueños en las tres competencias.

El entrenador no mintió. Durante tres semestres, el Pincha fue todo aquello que señaló el Ruso. Llegó después de un 2020 caótico para Estudiantes, año en el que tildó dos marcas para nada exitosas: peor racha histórica de partidos sin ganar (15) y mayor cantidad de minutos de su historia sin convertir un gol (697). Zielinski borró esos récords de la memoria albirroja y colocó al club platense entre los ocho mejores de América.

Hoy, la realidad es bien distinta. El equipo no aparece y el actual ciclo depende de que vuelvan las victorias. Sin renuncia, Zielinski continúa. Al menos por ahora.