Los riesgos climáticos son más graves que la crisis energética de Europa - ESA

·5  min de lectura
Vista general del humo que se eleva en Hostens, mientras los incendios forestales continúan extendiéndose en la región de la Gironda

Por Tim Hepher

PARÍS, 11 ago (Reuters) - El director de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha advertido que los daños económicos causados por las olas de calor y la sequía podrían eclipsar la crisis energética de Europa, al tiempo que instaba a tomar medidas urgentes para hacer frente al cambio climático.

El director general de la ESA, Josef Aschbacher, dijo a Reuters que las sucesivas olas de calor, los incendios, la disminución del nivel de los ríos y el aumento de la temperatura de la tierra, medidos desde el espacio, no dejaban lugar a dudas sobre las consecuencias del cambio climático para la agricultura y otras industrias.

"Hoy estamos muy preocupados por la crisis energética, y con razón. Pero esta crisis es muy pequeña comparada con el impacto del cambio climático, que es de una magnitud mucho mayor y que realmente tiene que ser abordada con extrema rapidez", dijo.

Aschbacher hizo estas declaraciones en una entrevista, mientras las olas de calor y las inundaciones generan preocupación por las condiciones meteorológicas extremas en todo el mundo.

Más de 57.200 hectáreas han sido arrasadas por los incendios en Francia este año, casi seis veces la media de todo el año.

En España, una prolongada racha de sequía hizo de julio el mes más caluroso desde al menos 1961.

El Gran Lago Salado de Utah y el río Po de Italia están en sus niveles más bajos. El Loira francés está ahora en la lista de vigilancia.

El martes, Reino Unido emitió un nuevo aviso ámbar de "calor extremo".

Esto se debe a las temperaturas récord de más de 40 grados Celsius, que hicieron que se volviera a prestar atención a los riesgos climáticos en el Salón Aeronáutico de Farnborough, celebrado en julio en el sur de Inglaterra, donde Aschbacher dijo que el problema supone el mayor desafío para la humanidad.

"Es bastante grave. Hemos visto extremos que no se habían observado antes", dijo Aschbacher a Reuters esta semana.

El aumento de las temperaturas del aire no es el único problema. La superficie de la Tierra también se está calentando.

Aschbacher dijo que la serie de satélites Copernicus Sentinel-3 de la ESA había medido temperaturas "extremas" de la superficie terrestre de más de 45C en Reino Unido, 50C en Francia y 60C en España en las últimas semanas.

La temperatura de la superficie terrestre impulsa la circulación del aire.

"Es realmente todo el ecosistema el que está cambiando muy, muy rápido y mucho más rápido de lo que los científicos esperaban hasta hace algunos años", dijo.

"Son la sequía, los incendios, la intensidad de las tormentas, todo junto, los signos visibles del cambio climático".

Como los cambios de temperatura también son más acusados, los vientos se hacen más fuertes y desencadenan tormentas más intensas.

"Los tifones son mucho más potentes que antes en cuanto a la velocidad del viento y, por tanto, a los daños", dijo Aschbacher.

DÉFICIT DE FINANCIACIÓN POR EL BREXIT

El científico austriaco fue nombrado director de la ESA, con sede en París, el año pasado, después de dirigir el trabajo de observación de la Tierra de la agencia de 22 países, que incluye el programa Copérnico, que según la ESA es el mayor esfuerzo de vigilancia medioambiental del mundo, codirigido por la Unión Europea.

En conjunto, las seis familias de satélites Sentinel del programa pretenden leer las "señales vitales" del planeta, desde el dióxido de carbono hasta la altura de las olas o las temperaturas de la superficie terrestre y los océanos.

Las imágenes del satélite Copernicus Sentinel-2 tomadas aproximadamente el mismo día de junio entre 2020 y 2022, publicadas por la ESA, muestran cómo el Po, afectado por la sequía y cuyas llanuras sustentan un tercio de la agricultura italiana, se ha retirado para dejar al descubierto amplios bancos de arena.

Sin embargo, el programa se enfrenta a un déficit de financiación por el Brexit de 750 millones de euros (774 millones de dólares) necesarios para ayudar a desarrollar una segunda generación de satélites que Reino Unido iba a aportar a través de la Unión Europea y cuyo destino está ahora en discusión.

Tras abandonar la UE el año pasado, Reino Unido sigue siendo miembro de la ESA y su contribución directa de 170 millones de euros no se ve afectada.

"Todavía necesitamos los 750 millones para completar el desarrollo de esta segunda generación de satélites", dijo Aschbacher.

"Y sí, es sin duda una cuestión para la vigilancia del clima a nivel mundial, pero (también) para Europa en particular, porque muchos de estos parámetros apuntan a prioridades para Europa".

Los ministros de la ESA debatirán en noviembre un paquete de financiación para la observación de la Tierra por un valor estimado de 3.000 millones de euros.

Aschbacher rechazó lo que describió como dos mitos expresados por los críticos que cuestionan el impulso climático internacional.

"El primero es que la gente cree que se puede esperar y que esperando de alguna manera lo superaremos", dijo. "El segundo es que costará mucho dinero hacer frente al cambio climático (...) y afectará a los más pobres, por lo que no deberíamos hacerlo", dijo, y añadió que no hacer caso a advertencias como la crisis meteorológica de este año podría costar cientos de billones de dólares este siglo.

"Por supuesto, siempre hay fluctuaciones meteorológicas... pero nunca de esta magnitud. No me cabe duda de que esto está causado por el cambio climático", dijo Aschbacher a Reuters.

(1 dólar = 0,9685 euros)

(Información de Tim Hepher; información adicional de Joey Roulette; edición de Mark Potter; traducción de Flora Gömez)