Rodrigo, el hijo motero de Julio Iglesias que quiere seguir sus pasos

·3  min de lectura
MADRID, SPAIN - JULY 08: Miranda Rijnsburger (L) and Rodrigo Iglesias, Julio Iglesias son (R) attend Agatha Ruiz de la Prada fashion show during the Mercedes Benz Fashion Week Spring/Summer 2020 on July 08, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Giovanni Sanvido/Getty Images)
Rodrigo Iglesias adora el motocross y sueña con ser como Julio Iglesias (Photo by Giovanni Sanvido/Getty Images)

Estos días se habla mucho de Julio Iglesias y de su estado de salud, quienes le conocen aseguran que sigue bien para su edad pero el paparazzi Diego Arrabal recogió sus posibles problemas de movilidad en el artista.

Julio Iglesias vive en Punta Cana, República Dominicana, prácticamente todo el año pero Miami también es una ciudad que siempre le ha fascinado y, de hecho, allí nacieron todos sus hijos junto a Miranda Rijnsburger.

Las gemelas son bastante populares en Instagram y es que Cristina y Victoria se han convertido en dos auténticas influencers. Sobre sus hermanos, Guillermo y Miguel se sabe mucho menos que sobre ellas pero si hay un gran desconocido en la familia Iglesias, ese es Rodrigo.

Rodrigo es el segundo hijo de Julio y Miranda, nació en Miami y es donde siempre ha vivido. Allí estudió en la Country Day School, un colegio muy elitista y prestigioso de Florida que, para más detalle, se encuentra en pleno campo de golf, te puedes imaginar la exclusividad del lugar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Vanity Fair’ recoge que su gran pasión es la música y a ello quiere dedicarse a nivel profesional. Desde bien pequeño se vio fascinado por la guitarra y toma lecciones casi diarias de guitarra eléctrica según el citado medio.

Aunque el joven quiere ser cantante profesional como su padre, esto del mundo de la fama parece que no le interesa y es que no ha tirado de apellido consagrado para aparecer en los medios de comunicación y lleva una vida privada muy tranquila.

Rodrigo Iglesias tiene ahora 23 años y no es un habitual de locales nocturnos ni de escándalos o fiestas, él dedica su vida a las cosas que le gustan como el deporte. De hecho de pequeño era muy normal verle jugando a tenis con Julio José Iglesias en la pista privada de casa del padre de ambos.

Otra de sus grandes pasiones es el surf, que también le encanta a Julio José, y que practica siempre que le es posible. Los animales, al igual que a las gemelas, le vuelven loco y le encanta pasar tiempo paseando con sus perros.

Pero la vida de Rodrigo no solo transcurre al otro lado del charco sino que desde pequeños los hijos de Julio Iglesias han veraneado en Marbella y ahora que Julio ya no suele venir, Rodrigo sigue yendo a la finca familiar con amigos e incluso con sus hermanos y su madre, Miranda.

A medida que ha ido creciendo le han ido gustando más los deportes de riego tipo paracaidismo pero su pasión por el motor supera (junto a la música) todo lo demás. Este joven ‘motero’ practica motocross y disfruta con su moto conquistando las montañas en busca de rincones donde conectar con la naturaleza y ver el sol salir o caer, según la hora.

En redes sociales hemos podido ver que Rodrigo también es muy familiar y que deleita a su familia con conciertos improvisados con él a la guitarra y su hermano Miguel al piano. Admira profundamente a su padre y quisiera llegar a su nivel algún día.

Él mismo ha contado públicamente que “El sueño más grande que tengo es llegar a ser un artista como ellos (haciendo alusión a su padre y a sus hermanos Enrique y Julio José). Me encantaría dedicarme a la música el resto de mi vida. ¡Aspiro a ser la siguiente generación de los Iglesias!”.

Ganas no le faltan y formación tampoco, además Rodrigo lucha por sus sueños y es un joven independiente que se fue de casa a los 18 para habitar en ‘el búnker de los millonarios’, una pequeña isla privada llamada Indian Creek.

Te puede interesar...