Los royals británicos se ponen de parte del peor azote de Meghan Markle

·2  min de lectura


Piers Morgan es una figura muy conocida de la pequeña pantalla británica que en los últimos meses ha acaparado titulares a nivel internacional por sus críticas a la duquesa de Sussex, en especial a raíz de la entrevista que ella concedió a Oprah Winfrey para sincerarse acerca de las muestras de racismo que había presenciado e incluso sufrido en el seno de la monarquía.

El presentador acabó por renunciar a su trabajo en el matinal 'Good Morning Britain' tras afirmar en antena que no creía "ni una palabra" de lo que había contado la esposa del príncipe Enrique. También puso en duda que hubiese recibido un trato vejatorio por parte de los tabloides debido a su ascendencia afroamericana por parte de madre, tal y como ella sostiene.

Ahora Piers ha afirmado que otros miembros de La Firma se han puesto en contacto con él a través de terceras personas para mostrarle su agradecimiento por haberse atrevido a desmarcarse de la reacción general de apoyo a Enrique y Meghan que desató la emisión del especial con Oprah.

"Me han pasado algunos mensajes en nombre de varios miembros de la familia real. No voy a entrar a decir quién fue... pero [mostraban] gratitud por el hecho de que alguien le hubiera plantado cara", ha explicado en declaraciones a Billy Bush del portal 'Extra'.

Lo más irónico de esta historia es que el presentador y la duquesa se conocieron inicialmente cuando ella aún trabajaba en la serie 'Suits', y aunque no se puede decir que les uniera una relación de amistad, sí mantenían al menos un trato muy cordial que hizo que él se convirtiera en uno de sus mayores defensores cuando se anunció su compromiso que Enrique. Piers ha pasado de ser su principal valedor a definirla como una exactriz con "delirios de grandeza" que "gana millones a costa de la realeza mientras destroza a la familia" de su marido en una entrevista reciente a la cadena Fox.