Ryan Murphy califica su millonario contrato con Netflix como 'emotivo y abrumador'

Ryan Murphy

El productor y guionista Ryan Murphy abandonará el próximo mes de julio la factoría que le ha ayudado a convertirse en una de las figuras imprescindibles de la ficción televisiva en Estados Unidos, la 20th Century Fox, la empresa para la que ha creado, a lo largo de más de una década, series tan exitosas como 'Glee', 'Scream Queens', 'American Horror Story' o 'American Crime Story'.

Y a pesar de la pena que le produce despedirse de la casa en la que ha venido operando durante tantos años y, asimismo, la que ha contribuido de forma significativa a su consagración profesional, lo cierto es que Murphy tampoco ha podido contener su entusiasmo ante el hecho de que lo hará con un contrato que le reportará nada menos que 300 millones de dólares y que su próximo destino para los próximos cinco años constituye a día de hoy uno de los mejores escaparates posibles para sus próximos trabajos: la plataforma Netflix.

"Soy plenamente consciente de lo histórico de este momento. Yo era un chico gay de Indiana que se mudó a Hollywood en 1989 con solo 55 dólares en el bolsillo, por lo que haber conseguido ahora que mis sueños cristalicen de una manera tan impresionante es, sin duda, algo muy emotivo y abrumador para mí", ha expresado Ryan Murphy a través de un comunicado con el que ha confirmado su desembarco en el gigante del 'streaming'.

Sin embargo, el artista está convencido de que su lucrativo fichaje no tiene por qué dañar la estrecha relación que sigue manteniendo con sus compañeros y socios de la Fox, ya que en la misma nota recuerda que continuará colaborando con ellos en todas aquellas producciones cuyas fechas de finalización no se avistan aún en el horizonte.

"Es todo un honor para mí, y me siento muy agradecido por ello, poder seguir trabajando con mis colegas y amigos de la Fox en todos aquellos programas que siguen en antena", ha declarado el -de momento- último peso pesado de la industria televisiva en abandonar el plano de los canales en abierto para sacar el máximo partido a los nuevos formatos de distribución, como ya hiciera la afamada Shonda Rhimes -creadora de series como 'Anatomía de Grey', 'Scandal' o 'Cómo defender a un asesino'- hace unas semanas al cambiar ABC por Netflix bajo un contrato de 100 millones de dólares.