Salud mental: Estos hábitos te impiden ser feliz

La felicidad es un estado que todos experimentamos, pero que no es permanente. ¿Se puede estar siempre feliz? El ser humano es complejo y tiene más emociones pero, ¿y si la mente boicotea nuestra propia felicidad?

Salud mental: Hábitos para dejar la tristeza y ser más feliz vía Pixar

La salud mental sigue siendo un estigma en nuestra sociedad y, en ocasiones, nos da apuro visitar al psicólogo o al psiquiatra como si eso significara que hemos perdido la cabeza por completo. Visitar a un especialista e iniciar terapia para ser más feliz o para superar algunos problemas o traumas es el claro síntoma de que te das cuenta que algo no va bien y eso, es sencillamente genial.

Un experto en salud mental te guiará y te dará herramientas para poder sobrellevar mejor sentimientos y pensamientos negativos y es que, hoy en día, el estrés, la depresión, la ansiedad etc son compañeros de muchas personas y les consumen a diario.

Si no se frenan a tiempo, los problemas mentales pueden, literalmente, acabar con tu vida así que jamás menosprecies a nadie que te diga que se siente deprimido o que tiene altos niveles de ansiedad, nunca sabes por lo que debe estar pasando en su interior.

Te puede interesar: Paris Jackson, ¿nuevo intento de suicidio?

Salud mental: ¿Cómo ser feliz?

Ser feliz es más sencillo de lo que parece y es que, aunque la receta de la felicidad plena no existe ni es válida para todos porqué somos distintos, si aprendes a gestionar los siguientes hábitos, tu felicidad crecerá exponencialmente:

1- Freak control

No puedes controlarlo todo, asúmelo. Hay cosas a tu alrededor que no dependen de ti, no todo siempre tiene que estar perfectamente ordenado, acabado antes de tiempo y en perfecto estado. Esta ansia de control te consume por dentro y, aunque tú creas que te aporta paz mental, lo que te aporta es ser esclava de tus propios hábitos.

Deja ese plato en el fregadero, túmbate y acaba mañana la tarea que es para de aquí dos semanas. No te presiones tanto, no te cargues de tanta responsabilidad y, sobre todo, aprende a delegar.

2- Qué dirán y qué esperan de mí

¿A quién le importa? Una vez aprendas esta lección vital, te vas a sentir más libre que en toda tu vida. Todos opinamos sobre los demás. Algunos critican constructivamente y otros para destruirte. Los que te quieran ayudar a crecer, mantenlos cerca. Los que te opriman o sean tóxicos, aléjalos. Pero de verdad. Da igual si son familia, amigos de toda la vida, colegas de trabajo o el novio de tu mejor amiga, ALÉJALO de tu vida.

Tú eres tú. No hay otro como tú. No seas quien te hacen creer que debes ser y no hagas lo que otros esperan de ti. Haz lo que a ti te nazca de la cabeza y del corazón. Sé fiel a ti misma porque, al final de la vida, tus actos son los que contarán para ti.

3- No discutas por chorradas

Discutir por tonterías y más ahora que están las redes sociales, es un habitual diario en la vida de mucha gente y no te imaginas hasta el punto que desgasta y consume energías. Si ves una opinión que no compartes o te indigna y quieres expresar tu punto de vista hazlo siempre teniendo en cuenta que:

A- Lo que tú digas online no va a cambiar al mundo ni a la otra persona

B- Que no te va la vida en ello

C- No escribas atacando el comentario -sea cual sea- sino defendiendo tu postura

D- Retírate del hilo una vez hayas escrito. Desactiva notificaciones del post y pasa página.

E- No caigas en responder eternamente ni en cabrearte o entristecerte. No vale la pena.

 

4- No te quejes tanto

Aprender qué es importante en la vida y qué no es una lección vital. Intenta estar 24 horas sin quejarte y sin generar un solo pensamiento negativo. Cuando lo descubras en tu cabeza, cámbialo  por uno positivo y corrige ese auto-sabotaje.

Te crees que va a ser fácil pero no. Nos quejamos constantemente: “Si que tarda el metro. Cuánto tráfico. Qué frío. Qué calor. Seguro que llego tarde. Qué lento va el ordenador. Qué mal huele esta persona. Cuánto trabajo tengo. Otra vez suena el teléfono.” ETC. ETC. ETC.

Es increíble la cantidad de negatividad que generamos y eso merma nuestra felicidad sin darnos cuenta. ¿Estás dispuesto a intentar poner atención a estos hábitos? ¿Puedes pasar 24h sin quejarte? ¿Y 48h?