'Sálvame' tensa demasiado la cuerda con Lydia Lozano y un día se romperá

·6  min de lectura

La labor de Lydia Lozano es de las más necesarias de todo Sálvame. La periodista de origen palmero rema a favor de obra, día sí, día también. Carece del sentido del ridículo, y eso permite, por ejemplo, que la veamos bailar su famoso “baile chuminero” cada vez que suena una música festiva, transmite luz y diversión siempre que puede, y juega muy bien sus cartas como colaboradora. Eso, sin embargo, no significa que esté protegida, ni mucho menos. Es una mujer con las emociones a flor de piel, y tan pronto ríe como se enfada y termina llorando. Sálvame tensa demasiado la cuerda de Lydia, como ha sucedido en estos días, y un día la misma puede acabar rompiéndose, para sorpresa de todos.

La última jugada de Sálvame a Lydia Lozano ha sido enfrentándola con Rocío Carrasco. Este miércoles, la presentadora Adela González adelantaba que la periodista habría cargado contra Rocío Carrasco, pues no entendía su participación en el Sálvame MediaFest. “¿Qué pinta esta aquí?”fueron las palabras que Lydia habría dicho.

Lozano afirmó que, efectivamente, no alcanzaba a entender por qué Rocío tenía que participar en este programa especial, pues, en principio, era para que cantasen los colaboradores de Sálvame, y no entendió que quedase tan alta en la tabla de puntuación, pues no pertenece al programa. Adela metió los dedos en la herida, quería saber si consideraba a Rocío su compañera. “¿Qué va a ser mi compañera? Es una persona que ha hecho una docuserie y de la que hemos hablado”explicaba Lydia, no sin razón.

MADRID, ESPAÑA - 2022/06/16: Lydia Lozano asiste al photocall de los premios de la revista Influencers en Madrid. (Foto de Atilano García/SOPA Images/LightRocket vía Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 2022/06/16: Lydia Lozano asiste al photocall de los premios de la revista Influencers en Madrid. (Foto de Atilano García/SOPA Images/LightRocket vía Getty Images)

Efectivamente, Rocío Carrasco ha tenido intervenciones contadas en Sálvame. Fichó como defensora de la audiencia y participó muy pocas semanas. No se sienta en la mesa de actualidad para comentar la actualidad, es alguien que participa un rato de Pascuas a Ramos. Lydia no carecía de argumentos para expresarse como lo hizo, aunque entonces los demás colaboradores aprovecharon para echar leña al fuego. Kiko Hernández, por ejemplo, dijo que sus palabras demuestran la falta de cariño que le tiene a la hija de Rocío Jurado, “porque la detestas”.

Tras este plato de poco buen gusto, el jueves, Sálvameoptó por este enfrentamiento entre Rocío y Lydia. El melón era demasiado jugoso para no seguir abriéndolo. Carrasco primero respondió en unas declaraciones que se emitieron en el programa, y luego entró el plató, para ajustar las cuentas cara a cara. Rocío, quien explicó que igual no eran compañeras de plató, pero sí de productora y de cadena, reprochó a Lydia que hablase así a sus espaldas. “Te lo digo sin ningún tipo de acritud. Yo, cuando no te tengo delante, no hablo de ti en esos términos. No sé si lo tuyo es educación, cordialidad... o falsedad. Al ver lo que ha ocurrido, me suena a falsedad”.

Ahí Lydia estalló, y decidió abandonar el plató. También dijo que no la veríamos cantar en el Sálvame MediaFest, competición que, al parecer, estaba decidida a ganar. Ya está bien. Me voy. No se puede tener confianza en este plató con nadie. No canto esta noche ya. No me merezco esto”, se lamentaba.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Como decíamos al principio, Lydia siempre termina remando a favor de obra, y cantó en el MediaFest, abriendo la gala. Entonó ‘Mi mundo sin ti’ con Soraya Arnelas, y su testigo lo tomó Rocío Carrasco, que cantó con Rasel. Ahí entonces Adela González, única presentadora del evento (Jorge Javier no apareció en esta ocasión) volvió a poner sobre la mesa el desencuentro entre ambas. Aquello era una gala musical, pero no dejaba de ser Sálvame. Se buscaba el conflicto, la pelea, las lágrimas de Lydia incluso. Aunque ambas intentaron limar asperezas, y más tarde hasta se las vio bailar juntas.

La Fábrica de la Tele tiene mucha suerte con Lydia Lozano, porque tiene mucho aguante. Pero es normal que se canse y estalle. Es una diana en la que constantemente se están lanzando dardos, da igual si es por situaciones del presente o del pasado. Por ejemplo, un día de mayo de 2021 metió la pata al decir que había muerto el torero José María Manzanares, fallecido en 2014, por una noticia vieja que pensó que era reciente. Desde entonces, la frase de “ha muerto Manzanares” suena como un chascarrillo más en cada programa, varias veces si hace falta. Hasta la pusieron a jugar a un macabro concurso llamado ‘El muerto justo’ en el que le ponían fotos de famosos que tenía que decir si seguían vivos o no.

Eso sin olvidarnos de todo lo que le han hecho sufrir con el caso de Ylenia Carrisi. En 2005 aseguró que la hija de Romina Power y Al Bano estaba viva, aunque oficialmente estaba muerta, pues la vieron saltar a un río, si bien su cuerpo no apareció. La fuente de Lydia Lozano la engañó, todo resultó ser un bulo. Desde entonces, el fantasma de Ylenia es un monstruo que no le dejan guardar en el armario. En el año 2020 asustaron a Lydia diciendo que iba a emitirse un polígrafo al que se sometió en aquel 2005, y que nunca había visto la luz, lo que hizo que la periodista se derrumbase. Otras veces la “amenazan” con decir quién fue su fuente en este caso. O la apartan de sus compañeros para que vean cómo la critican por sus malas praxis periodísticas.

Me voy a mi casa y si queréis me echáis, pero yo no voy a participar de una vuelta al pasado”, dijo en mayo de 2020, cansada de que siempre quieran ponerle una soga al cuello. Y es que, tal como la propia Lydia ha explicado en muchas ocasiones, su fallo con el tema Ylenia le provocó una menopausa prematura, y su marido llegó a sufrir un infarto.

Es entendible que Lydia reciba mucha caña, básicamente, porque sabe aguantar el chaparrón. Pero Sálvamedebería cuidarla un poco más, porque el programa no pasa por su mejor momento de audiencia, y si Lozano se cansa y tira la toalla se le va a echar mucho en falta. Más de lo que cualquiera de sus compañeros se quiera imaginar. Que no tensen más su cuerda, porque igual el día menos pensado se termina rompiendo, y entonces veremos las consecuencias.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.