Sam Bankman-Fried de FTX dice que "nunca intentó cometer un fraude"

FOTO DE ARCHIVO: El fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, posa para una foto

NUEVA YORK, 30 nov (Reuters) - El fundador y expresidente ejecutivo de la quebrada bolsa de criptomonedas FTX, Sam Bankman-Fried, intentó distanciarse de las sugerencias de fraude en su primera aparición pública desde que el colapso de su compañía sorprendió a los inversores y dejó a los acreedores enfrentando pérdidas por un total de miles de millones de dólares.

Hablando a través de un enlace de video en la Cumbre Dealbook del New York Times con Andrew Ross Sorkin el miércoles, Bankman-Fried dijo que no mezcló a sabiendas los fondos de los clientes de FTX con los fondos de su empresa de comercio propia, Alameda Research.

"Nunca intenté cometer un fraude", dijo Bankman-Fried en la entrevista de una hora de duración, y añadió que personalmente no cree que tenga alguna responsabilidad penal.

La crisis de liquidez en FTX se produjo después de que Bankman-Fried trasladó en secreto 10.000 millones de dólares de fondos de clientes de FTX a Alameda Research, informó Reuters, citando a dos personas familiarizadas con el asunto. Al menos 1.000 millones de dólares en fondos de clientes se desvanecieron, dijeron las personas.

Bankman-Fried dijo a Reuters en noviembre que la compañía no "transfirió en secreto", sino que se equivocó en su "confuso etiquetado interno".

FTX se declaró en bancarrota y Bankman-Fried dimitió como presidente ejecutivo el 11 de noviembre, después de que los operadores retiraron 6.000 millones de dólares de la plataforma en tres días y de que la bolsa rival Binance abandonó un acuerdo de rescate.

Bankman-Fried dijo que hablaba desde las Bahamas y que la entrevista se hizo en contra del consejo de sus abogados. En el enlace de video se le ve hablando desde una habitación, vestido con una camiseta negra y bebiendo ocasionalmente de una taza.

La implosión de FTX marcó una impresionante caída en desgracia para el empresario de 30 años que aprovechó el auge de las criptodivisas para amasar un patrimonio neto que Forbes estimó hace un año en 26.500 millones de dólares.

Después de lanzar FTX en 2019, se convirtió en un influyente donante político y se comprometió a donar la mayor parte de sus ganancias a organizaciones benéficas.

Bankman-Fried dijo el miércoles que ahora no le queda "casi nada" y que sólo tiene una tarjeta de crédito en funcionamiento con "tal vez 100.000 dólares en esa cuenta bancaria".

Desde que FTX se declaró en bancarrota, Bankman-Fried se ha distanciado de la imagen que proyectaba en las entrevistas con los medios de comunicación y en el Capitolio, diciendo a un reportero de Vox que su defensa de un marco regulatorio de las criptomonedas era "sólo relaciones públicas" y que sus discusiones sobre la ética dentro de la industria eran, al menos en parte, una fachada.

Bankman-Fried dijo que Alameda había construido una posición sustancial en FTX y que a medida que los precios de los activos digitales se desplomaron este año, Alameda se apalancó cada vez más hasta el punto sin retorno a principios de este mes.

"Siendo realistas, (no había) capacidad para que FTX pudiera liquidar esa posición y generar todo lo que se le debía", dijo.

Cuando se le preguntado por el cumplimiento de las normas, Bankman-Fried dijo que sus empresas "fallaron completamente" en la gestión de riesgos.

"No había una persona que se encargara principalmente del riesgo posicional de los clientes en FTX, y eso es bastante vergonzoso en retrospectiva", comentó.

(Reporte de Carolina Mandl y Lananh Nguyen en Nueva York; Escrito por Hannah Lang en Washington; Editado en Español por Ricardo Figueroa)